Las FFAA de Brasil despliegan 30 aeronaves en el ejercicio conjunto Tápio
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

Las FFAA de Brasil despliegan 30 aeronaves en el ejercicio conjunto Tápio

240473072 263287048731516 1288553242373370338 n
|

La Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea de Brasil llevan adelante el Ejercicio Conjunto Tápio (Excon Tápio) que se desarrolla en el 5º Ala (Base Aérea de Campo Grande), en el estado de Mato Grosso do Sul, desde el pasado 16 de agosto hasta el 3 de septiembre y para el que han sido desplegadas alrededor de 30 aeronaves y 16 unidades aéreas y de infantería. En Excon Tápio se llevan a cabo misiones de ataque, reconocimiento aeroespacial, infiltración aérea, búsqueda y rescate en combate y otras actividades con aviones de combate, transporte, reconocimiento y helicópteros.

Durante el entrenamiento, el personal militar perfecciona su función de Guía Aéreo Avanzado, es decir, cuando los equipos en tierra guían a los pilotos en la identificación de los objetivos de las fuerzas contrarias.

Esta es la segunda fase de Excon Tápio dado que el primero se celebró en el Campo de Pruebas Brigadeiro Velloso, en Novo Progresso, Pará.

El entrenamiento militar es coordinado por el Cuartel General de Operaciones Conjuntas del Ministerio de Defensa y por el Comando Preparatorio de la Fuerza Aérea Brasileña.

Esta edición de Excon Tápio está centrada en el Combate-SAR, por lo que no habrá misiones de carga ni de lanzamiento de tropas, y entre los aviones participantes no estarán los nuevos KC-390 ni los antiguos C-130, ni tampoco los veteranos Bandeirantes.

En el caso del Ejército del Aire, el Escuadrón Poti, presente en 2020, estará ausente en 2021, y en el de la Armada, el Escuadrón VF-1 tampoco participará en el ejercicio.

En la lista de misiones diarias, las operaciones de Combate-SAR, la infiltración y exfiltración de tropas especiales con enfrentamientos en tierra, el empleo de aviones A-29 en la escolta de helicópteros transportados por las Fuerzas Especiales y el uso de aviones de ataque Embraer A-1 AMX que realizan ataques de precisión.

Los aviones de transporte C-105 Amazonas del Escuadrón Onça están operando en el ejercicio dejando caer a los soldados de las tropas especiales que participan.

Entre las unidades participantes, el Escuadrón Guardián es el que realiza las misiones de mayor duración, siendo sus aviones los primeros en despegar y los últimos en regresar a la Base Aérea de Campo Grande.

Con su radar Ericsson PS-890 Erieye instalado en el fuselaje, el E-99M FAB-6703 es responsable de la alerta temprana y la vigilancia del espacio aéreo en la región. Mientras que el R-99 FAB-6752 utiliza el radar de visión lateral de apertura sintética y el escáner multiespectral EPS-31T para realizar la vigilancia del campo de batalla.

Ambas aeronaves han sido modernizadas recientemente y se les ha aplicado el nuevo patrón de pintura gris brillante con marcas de baja visibilidad.

El director del ejercicio y comandante de la Base Aérea de Campo Grande, brigadier del aire Clauco Fernando Vieira Rossetto, destacó que la operación es fundamental para garantizar la continuidad del entrenamiento operativo de los militares de la Fuerza Aérea Brasileña. "También nos permite responder con rapidez en las distintas misiones que lleva a cabo la Fuerza”, señaló.

Presencia estadounidense

En 2021, el ejercicio contará con la participación de fuerzas norteamericanas que llegaron a Brasil el pasado sábado 21 de agosto. A bordo de dos cargueros Boeing C-17A Globemaster III de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) venían dos helicópteros Sikorsky Pave Hawk semidesmontados, especializados en misiones de operaciones especiales diurnas y nocturnas, y unos 80 militares.

El primero en llegar fue el s/n 00-0177 Unite, seguido poco después por el s/n 95-0105 Sentinel, ambos del 137º Escuadrón de Transporte Aéreo (137 AS) del 105º Ala de Transporte Aéreo de la Guardia Nacional Aérea de Nueva York, con sede en la Base Stewart de la Guardia Nacional Aérea en Newburgh, New Hampshire.

Los dos helicópteros Sikorsky HH-60G Pave Hawk (s/n 7065 y s/n 6970) que estos majestuosos cargueros trajeron a Brasil pertenecen al 101º Escuadrón de Rescate (101 RQS) del 106º Ala de Rescate de la Guardia Nacional Aérea de Nueva York, con sede en la Base Francis S. Gabreski de la Guardia Nacional Aérea en Westhampton Beach, Nueva York.

La versión HH-60G está especialmente preparada para misiones diurnas y nocturnas de Búsqueda y Rescate en Combate (C-SAR), con modernos sistemas de comunicación y navegación, un panel para el uso de Gafas de Visión Nocturna (NVG), torreta FLIR y radar de búsqueda, así como una sonda de reabastecimiento en vuelo.

Esta es la segunda vez que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos trae sus helicópteros de Búsqueda y Rescate en Combate (C-SAR) a la Base Aérea de Campo Grande.

En julio de 2000, la Fuerza Aérea Brasileña llevó a cabo la Operación Ángel Patriota y la USAF aportó dos Sikorsky MH-60G Pave Hawks del 301º Escuadrón de Rescate del Mando de la Reserva de la Fuerza Aérea, con sede en la Base Patrick de la Fuerza Aérea, Florida, y un Lockheed HC-130N Hercules del 304º Escuadrón de Rescate de la Guardia Nacional Aérea de Oregón, con sede en la Base de la Fuerza Aérea de Portland.

Los Pave Hawks fueron llevados a Brasil en un Lockheed C-5 Galaxy a la Base Aérea de Brasilia. En el camino de Brasilia a Campo Grande, los Pave Hawks fueron reabastecidos en vuelo por el HC-130N.

Imágenes via Spotter (Luciano Porto, Campo Grande, MS)



Recomendamos