Airbus investiga en Sevilla nuevas tecnologías para una aviación más sostenible
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >
Clean Sky 2

Airbus investiga en Sevilla nuevas tecnologías para una aviación más sostenible

La empresa utiliza un C295 para realizar su programa de pruebas
|

Airbus está actualmente inmersa en un programa de ensayos con el Flight Test Bed 2 (FTB2), un demostrador de vuelo con diferentes tecnologías enfocadas a conseguir una reducción sustancial en las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) y NOX (óxido de nitrógeno) en la aviación civil y militar. 

Además del demostrador, que se está probando en la planta de San Pablo (Sevilla), Airbus también ensaya otros sistemas en un simulador en tierra, en una cabina activa, que permitirán reducir la carga de trabajo de los pilotos. La cabina se encuentra en la planta que la compañía tiene en Getafe y junto con el demostrador de vuelo forma parte del programa europeo Clean Sky 2.

El FTB2 se ha integrado en un C295, avión de transporte táctico diseñado por la compañía española CASA en los años 90 y que ahora fabrica Airbus.

Ala semimórfica

El demostrador presenta un nuevo diseño para reducir emisiones y propone como principal innovación la integración de un ala, denominada semimórfica, de alta eficiencia, que replica el comportamiento de las aves cuando adaptan sus alas y plumas a las diferentes condiciones de vuelo para reducir el consumo de energía.

El ala se compone de varias superficies móviles controladas por ordenador y permitirá una reducción en las emisiones de CO2 del 43%, y del 70% en emisiones NOX, en un escenario típico para una misión de búsqueda, rescate o vigilancia de 400 millas náuticas.

Se trata de un ala análoga a la de un C295, pero con algunas modificaciones en su parte exterior. Además, incluye winglets de fibra de carbonoen las puntas con borde de salida móvil.

Ala semimu00f3rfica del C295. (Foto, Pablo Gracia)


El ingeniero jefe de I+D de aviones militares de Airbus, Luis Benítez, ha detallado a Infodefensa cómo funcionan esas modificaciones: “Tenemos superficies comandadas por hidráulica y eléctrica. Hay un sistema de sustentación totalmente nuevo impulsado en su escalón principal por hidráulica, mientras tenemos un borde de salida con elementos electromecánicos independientes, lo que nos permite una versatilidad increíble para los ensayos en vuelo”.

El programa Clean Sky 2 es una iniciativa conjunta de la Comisión Europea y la industria aeronáutica del continente que tiene como eje principal la reducción de emsiones para alcanzar un mejor rendimiento ecológico.

El compromiso ecológico es el principal objetivo perseguido por Airbus, pero no el único. Además de contribuir a la sostenibilidad, el proyecto también trabaja con otras tecnologías diseñadas para mejorar la conectividad de los aviones, reducir los ciclos de fabricación e incrementar la automatización de los vuelos.

Reducción de la carga de trabajo

Uno de los apartados a los que el proyecto presta más atención es la reducción de la carga de trabajo de los pilotos, ya que incluye varias tecnologías enfocadas a esa tarea. Una de ellas es una estación de control en tierra, que funciona como un asistente de vuelo mediante el que un operador puede auxiliar a la tripulación en diferentes tareas (cargar el plan de vuelo, por ejemplo).

En un demostrador en tierra también se integra una gafa de visión sintética, un sistema de cámara infrarroja desarrollado por Bae Systems que aporta información del entorno, reduciendo entre un 30 y un 40% la carga de trabajo del piloto.

Josu00e9 Antonio Urbano (Airbus) con el C295. (Foto de Pablo Gracia)

Por último, en esa línea de facilitar la labor humana, aparece la tecnología Pilot Monitoring System. Esta función considera al piloto un sistema más del avión, susceptible de ser monitorizado, y permite medir sus niveles de estrés y fatiga.

En ese sentido, el director técnico de I+D de aviones militares de Airbus, José Antonio Urbano, ha asegurado a Infodefensa que se están probando con éxito estas aplicaciones en un simulador de un avión A330: “Exponemos a la tripulación a una serie de escenarios, con y sin estas tecnologías, y vemos que cuando están presentes se reduce notablemente la carga de trabajo”.

Varios demostradores

Y es que no todas las tecnologías se dirigen a los ensayos en vuelo. Algunas se integran en la plataforma basada en el demostrador del C295, mientras otras se utilizan en demostradores de tierra.

Para mejorar la eficiencia de los sistemas antihielo, Airbus ha introducido tecnologías de inducción o calentamiento bifásicas. Además, la compañía se ha asociado con el grupo israelí Gilat para desarrollar una antena aerodinámicamente más eficiente.

Sumando todos los recursos movilizados entre Airbus, sus socios comerciales (más de 20) y las contribuciones de la UE, el capital invertido en este proyecto asciende hasta los 160 millones de euros.

Hasta ahora los ensayos se han llevado a cabo en tierra, pero Airbus espera hacer volar por primera vez al FTB2 a finales de este año o principios de 2022. La idea de la compañía es finalizar todas las pruebas de todas las líneas tecnológicas en el primer trimestre de 2023.




Recomendamos

Lo más visto