Las grandes pérdidas rusas abren el debate sobre los blindados en la guerra actual
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Guerra de Ucrania >

Las grandes pérdidas rusas abren el debate sobre los blindados en la guerra actual

El futuro pasa por un buen uso de armas y sistemas combinados, se plantean los expertos, que coinciden en el fracaso de Moscú
Carro de combate T 72 ruso capturado por fuerzas ucranianas. Foto Oryxpioenkop
Carro de combate ruso T-72 capturado por las fuerzas ucranianas. Foto Oryxspioenkop
|

El uso de grandes unidades de carros de combate y otros vehículos blindados en la invasión rusa de Ucrania ha puesto en el mapa de nuevo a estos vehículos, cuya superioridad en tierra llevaba décadas siendo incontestable. Sin embargo, el enorme número de bajas que se han producido en estos recursos en apenas un mes de combate (existen evidencias en imágenes de que Moscú ya ha perdido en torno a 300 carros de combate y más de 700 blindados de otro tipo en Ucrania) pone en duda su papel en el campo de batalla actual.

El uso masivo de misiles antitanque portátiles como el Javelin estadounidense y el NLAW británico, y también la utilización de drones de combate turcos Bayraktar TB2, equipados con misiles anticarro, está detrás de estas pérdidas de blindados rusos. En un extenso análisis en el que se cuestiona el lugar de los carros de combate en el campo de batalla actual, el columnista, de The Whashington Post, Max Boot, augura la probabilidad de que Moscú sufra muchas más pérdidas de este tipo, en vista de las mayores partidas de armas como el Javelin (hace unos días EEUU aprobó hace unos días el envío a Ucrania de otros 2.000, además de otras 1.000 armas antiblindados de otro modelo y 6.000 lanzacohetes anticarro de la compañía sueca Saab Bofors Dynamics), además de drones Switchblade kamikaze (también calificados como munición merodeadora).

Boot recuerda que la combinación de TB2 y munición merodeadora permitió a Azerbaiyán dañar o destruir casi la mitad de los vehículos de combate armenios, lo que ha llevado a muchos expertos a plantearse el posible fin de los blindados actuales, o al menos la necesidad de protegerlos y desplegarlos mejor. La invasión rusa de Ucrania ha acentuado este debate, explica el articulista.

Caros y fáciles de destruir

Pese a las voces que apuntan a que los carros de combate y los blindados son demasiado caros y fáciles de destruir por armas ligeras antitanque y drones en la guerra moderna, los verdaderos expertos no lo tienen tan claro. En el caso de Rusia, la falta de apoyo aéreo, de artillería e infantería parecen haber pesado notablemente en sus grandes pérdidas de medios blindados. La solución, por tanto, pasa por un buen uso de armas combinadas en operaciones multidominio. También parece importante plantearse la conveniencia de contar con nuevos carros de combate más ligeros que operen coordinados con vehículos terrestres no tripulados (UGV, por las siglas de este concepto en inglés), según apuntan algunos expertos. De ese modo, dejaría de haber sistemas de sensores y armas concentrados en una sola plataforma para diversificar los distintos papeles entre diferentes sistemas (sensores de largo alcance en drones, señuelos en otros drones, el arma principal en un robot terrestre y en un vehículo de mando y control pequeño y bien protegido el elemento humano que lo maneja).

Menos tanques y más misiles

La Estrategia de Seguridad Nacional firmada en 2017 por el asesor de seguridad nacional H. R. McMaster y la Estrategia de Defensa Nacional de 2018 del entonces Secretario de Defensa, James Mattis, recogen el cambio de paradigma en las amenazas de seguridad, que ahora ha pasado a ser principalmente “la competencia estratégica interestatal”, como se ha confirmado con la invasión rusa de Ucrania, relegando al terrorismo, que hasta el momento venía percibiéndose como la principal preocupación.

Esta reorientación estratégica ya estaba produciendo cambios relacionados con el uso de elementos blindados. Por una parte, el Ejército estadounidense, por ejemplo, ha incrementado sus operaciones blindadas convencionales de grandes unidades, hasta duplicarlas. Sin embargo, de otra parte, el Cuerpo de Marines ha tomado el camino contrario y se está deshaciendo de sus carros de combate a la vez que incrementa el uso de misiles portátiles.

El futuro de los carros de combate y los blindados en general aún debe dibujarse, lo que parece claro, recuerda Boot, es que Rusia no los han estado empleando bien en el último mes, y las fuerzas ucranianas están dando buena cuenta de ello.



Recomendamos


Lo más visto