Gustavo Petro y la defensa nacional de Colombia
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >
Análisis

Gustavo Petro y la defensa nacional de Colombia

El presidente electo de Colombia ha advertido que devolverá "todo avión" que compre el actual gobierno de aquí a que concluya su mandato
Petro y Duque editado
El presidente de Colombia, Iván Duque, y el presidente electo, Gustavo Petro. Foto: RRSS Petro
|

"No tiene presentación que un país que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), tiene siete millones de habitantes en la pobreza, esté pensando en comprar aviones ejecutivos para los generales de la Policía nos parece un exabrupto. Si los compran, Petro los va a vender. No sé si vayan a comprar los aviones de caza o de guerra por doce billones de pesos, pero Gustavo Petro ha dicho que si no se alcanza a concretar ese negocio antes de su posesión, él desistirá del mismo y destinará esos recursos a la construcción de universidades, tal y como lo prometimos en campaña", afirmó Gustavo Bolívar, líder de la bancada en el Senado del partido Pacto Histórico, ganador de la últimas elecciones presidenciales de Colombia.

Ayer mismo Gustavo Petro, presidente electo del país, confirmó las palabras de Bolívar vía Twitter: "Todo avión que se compre para instituciones públicas en estas semanas, se vuelve a vender. Le solicito al presidente Duque suspender esas compras".

Ambas declaraciones son consonantes con lo que se afirmaba en el artículo Rodolfo y Petro: tiempos oscuros para la defensa nacional colombiana, en el que se anticipaba un panorama oscuro para el sector de la defensa colombiano, dadas las opiniones del entonces candidato -así como de su rival- y ahora presidente respecto a su posición frente a los temas de seguridad nacionales.

Sin embargo, es relevante anotar que las declaraciones de Bolívar se refieren al proceso adelantado por la Policía para la compra de nuevas aeronaves de enlace/transporte (y VIP), posición con la que -diversos analistas colombianos- están de acuerdo, pues consideran que las explicaciones dadas por esa fuerza para este proceso no se justifican desde los puntos de vistas operacional y táctico, frente a otras necesidades operativas que podrían considerarse más urgentes para la institución.

Renovación versus populismo

Por el contrario, en relación al proyecto de renovación de la flota de cazas de combate y aviones Lift´s, las opiniones expresadas por los voceros del futuro gobierno levantan serias dudas sobre la forma en que podría desarrollarse e implementarse una nueva política de defensa nacional que, de entrada, desconoce sin ningún tipo de argumentación técnica, realidades y necesidades de las Fuerzas Militares y las formas y medios para garantizar no solo la defensa, sino la soberanía e integridad territoriales.

En este sentido, Daniel Cárdenas, especialista y editor en temas de aviación, comentaba a este diario que "las declaraciones provenientes del presidente electo demuestran una clara política anti-estamento, que desafortunadamente repercutirá en la pérdida de capacidades de las Fuerzas Militares, construidas en las últimas décadas en medio de amenazas externas e internas, que auguran tiempos de incertidumbre y descenso en los niveles de seguridad del país. En síntesis, la FAC perderá la posibilidad de renovar su flota en los próximos cuatro años".

En esa misma línea concuerda Roberto García, especialista y editor en temas de defensa, manifestando que "estas declaraciones iniciales de Gustavo Petro y de sus más cercanos colaboradores develan el talante con el cual regirá su relación con las Fuerzas Militares de Colombia durante los próximos cuatro años y marcan una línea clara en la política de adquisiciones militares del gobierno entrante. Esta aversión a la compra de equipos nuevos, especialmente en lo que respecta a aviones, responden a intereses populistas y deja en vilo la urgente renovación de capacidades estratégicas que necesitan las FFMM para seguir garantizando la seguridad interna del país y para defender la soberanía en tierra, mar y aire".

Las opiniones expresadas reflejan el sentir del sector de la defensa colombiano, en momentos en que precisamente el saliente gobierno lleva adelante procesos para dotar de capacidades reales a su Sistema Integral de Defensa Nacional (Siden), particularmente en lo referente a los proyectos de renovación de las flotas de la Fuerza Aérea (FAC) y al de modernización de fuegos del Ejército (defensa antiaérea de medio alcance), proyectos en los que el nuevo gobierno parece no tener mayor conocimiento y tampoco interés, por lo menos a corto plazo.

¿Francia y España?

En este aparte, se especula ya que habría países que eventualmente serían favoritos o podrían posicionarse mejor que otros ante eventuales futuros programas de adquisición de sistemas y equipos, entre ellos Francia (recordando el carácter francófilo de Gustavo Petro) y España, habiendo ya en estos momentos un interés en presentarle al próximo presidente los proyectos que empresas de estas dos naciones adelantan en Colombia.

Cabe también mencionar que la posición ideológica que identifica al entrante gobierno implicará una distensión casi que inmediata en las relaciones con Venezuela (hasta hoy principal hipótesis de conflicto) y Nicaragua, siendo esto además óbice para argumentar la futilidad y el, por tanto lógico, cese de proyectos de modernización de las FFMM.

Sobre la mesa se plantean entonces serias dudas, precisamente sobre cómo este nuevo gobierno abordará la defensa y la seguridad nacional -por no mencionar la futura política de seguridad y convivencia ciudadana, así como la antinarcóticos- motivado esto en una continúa racha de declaraciones y posiciones, incluso en contra del comandante del Ejército, que solo ensombrecen aún más el ya de por si oscuro panorama que se cierne sobre las Fuerzas Armadas y por ende sobre la seguridad de todo el país. 



Recomendamos


Lo más visto