Tal día como hoy en 1558 los españoles vencen a los franceses en Gravelinas
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1558 los españoles vencen a los franceses en Gravelinas

El ejército francés se preparaba para una gran ofensiva con el objetivo de retomar territorios en el norte del país
Gravelinas
Ilustración de la batalla de Gravelinas
|

Tal día como hoy, 13 de julio, pero de 1558, el Imperio español venció al Reino de Francia en un combate decisivo para la guerra que les enfrentaba desde 1547. La batalla tuvo lugar en la localidad francesa de Gravelinas, en la costa del Mar del Norte, a unos 25 kilómetros de Dunkerque.

El ejército francés, enviado por Enrique II de Francia, se preparaba para una gran ofensiva con el objetivo de retomar territorios en el norte del país frente a los ingleses que ocupaban la zona. Los británicos perdieron en esta arremetida el puerto de Calais y se retiraron mientras los hombres de Enrique II avanzaron conquistando Dunkerque, Nieuwpoort y se aproximaban a Bruselas. Este ejército estaba compuesto por 10.000 infantes, 2.000 jinetes y nueve cañones de artillería. Cuando regresaban victoriosos a Calais recibieron la información de que un ejército español planeaba interceptarlos en el río Aa. Aquel contingente, enviado por el duque Manuel Filiberto de Saboya y Felipe II de España, estaba compuesto por 12.500 infantes, 3.200 jinetes y 12 navíos. 

Una maniobra veloz de los españoles

Paul de Thermes, al mando de las tropas francesas, se vio sorprendido por la velocidad con la que las tropas españolas alcanzaron a las suyas en el pueblo de Gravelinas. Con el río a su espalda y el mar a su izquierda, las tropas se vieron atrapadas. Thermes trató de desplegar el ejército a lo largo de la orilla de río, formó una doble línea de caballería con la artillería delante y la infantería detrás.

Las tropas españolas, mandadas por el conde de Egmont, destacaron por el papel de los arcabueros, mejor equipados y entrenados que sus enemigos. Las balas destrozaron a la caballería francesa, que trató de arremeter sin demasiado éxito; los arcabuceros avanzaron para acribillar también a la infantería, que apenas tenía unos carros tras los que poder resguardarse. Mientras tanto, la flota española, acompañada de algunos navíos ingleses, se posicionó detrás de los franceses y comenzaron el bombardeo.

La batalla fue fatal para el ejército de Enrique II. Se calcula que solo unos 1.500 hombres lograron huir cruzando el río bajo las balas. Thermes fue capturado con vida como colofón a esta sonora derrota que obligó al Reino de Francia a replegarse de nuevo a sus fronteras. Este resultado fue clave para que unos meses después Enrique II firmase la llamada Paz de Cateau-Cambrésis de 1559, documento que cerraba el matrimonio de la hija de Enrique II, Isabel de Valois, con el propio Felipe II.



Recomendamos

Lo más visto