El jefe militar israelí visita Marruecos para estrechar lazos en defensa
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

El jefe militar israelí visita Marruecos para estrechar lazos en defensa

La agenda del viaje de tres días del teniente general Aviv Kochavi incluye intercambiar conocimientos sobre entrenamiento y desarrollo de armas
Teniente general Aviv Kochavi. Foto Fuerzas de Defensa de Israel
Teniente general Aviv Kochavi. Foto Fuerzas de Defensa de Israel
|

El restablecimiento de relaciones que Israel y Marruecos acordaron a finales de 2020, dentro de los llamados Pactos de Abraham, se consolidan algo más desde esta semana, con la visita al país norteafricano que el lunes inició el máximo jefe militar de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), teniente general Aviv Kochavi. El desarrollo y la posible adquisición de armamento también se encuentran en la agenda de este viaje.

El general de brigada Ran Rochav ha explicado al medio generalista israelí Ynet TV que entre los asuntos previstos para tratar en la visita a Marruecos esta semana (tres días en total) se encuentra “el intercambio de conocimientos, el entrenamiento (la capacidad de entrenar ambos en maniobras conjuntas), el desarrollo de armas, la transferencia de conocimientos técnicos y quizás también de armamento”, informa Euronews.

La recién estrenada buena sintonía entre ambos países dio un salto hacia adelante importante el pasado noviembre, con la visita a Marruecos del ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, once meses después de que las dos naciones acordasen normalizar sus relaciones. Se trató de la primera visita al país magrebí de un ministro de defensa israelí en toda la historia, y tuvo como plato fuerte la firma de un memorando de entendimiento para una cooperación militar que no ha dejado de acrecentarse desde ese momento. Esa evolución alcanza ahora un punto álgido con el viaje de esta semana del militar de mayor rango israelí.

Tel Aviv y Rabat ya acordaron previamente trabajar en el desarrollo de una industria en Marruecos relacionada con la producción de munición merodeadora, en ocasiones conocidos como drones kamikazes. También ha trascendido en este tiempo el posible suministro al país magrebí del avanzado sistema de defensa antiaérea israelí Iron Dome (Cúpula de Hierro), que únicamente se ha acordado facilitar de momento a Estados Unidos.

El software espía Pegasus, de la firma israelí NSO, con el que el Gobierno español ha reconocido que le han interceptado comunicaciones, también se encuentra entre los suministros facilitados por Israel a Marruecos. Con él, según Amnistía Internacional, Rabat llegó a espiar al presidente de Francia, Emmanuel Macron, si bien lo ha negado oficialmente.

Rabat está protagonizando en los últimos años un proceso para la renovación y, sobre todo, la modernización del material y el equipamiento de sus Reales Fuerzas Armadas, que tiene como principales suministradores a Francia y Estados Unidos, y que en los últimos meses ha sumado a Israel.

Restablecimiento de relaciones desde 2020

La normalización de relaciones entre ambos países se oficializó en diciembre de 2021, con el impulso de la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que a cambio reconoció la soberanía marroquí sobre la antigua provincia española del Sáhara Occidental. Sobre este territorio en conflicto volvieron en 2020 las hostilidades, tras el largo periodo de paz que acordaron en 1991 ambas partes: Marruecos y el Frente Polisario, que actúa en nombre de los antiguos habitantes de la región que escaparon a Argelia tras la ocupación que protagonizó el primero.

Las relaciones con Argelia también atraviesan un momento especialmente complicado para Marruecos, con quien tiene cortadas sus relaciones diplomáticas desde agosto del año pasado. Las tensiones entre ambos países les ha llevado a protagonizar una cierta carrera armamentista para tratar cada uno de presentarse más fuerte ante su adversario.

Marruecos llevaba desde el año 2000, al inicio de la Segunda Intifada, sin mantener relaciones normalizadas con Israel. En torno a 700.000 israelíes, casi el 8% de la población total del país, son descendientes de marroquíes.



Recomendamos


Lo más visto