menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Una promesa de campaña

López Obrador da marcha atrás en la compra de Sea Hawk para México

Sin un contrato en marcha difícilmente puede considerarse un revés, debido a las opciones existentes. Foto Devin M. Langer

Sin un contrato en marcha difícilmente puede considerarse un revés, debido a las opciones existentes. Foto Devin M. Langer

12/07/2018 | Ciudad de México

M. García/ J. Quevedo

En lo que es su primer comentario hacia un programa de Defensa, el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cumplió con lo dicho durante su campaña y ha anunciado que “cancelará el contrato de compra de ocho helicópteros que el actual gobierno pretendía adquirir de Estados Unidos”. López Obrador se refiere a los ocho Sikorsky MH-60R Sea Hawk cuya autorización de venta a México se anunció el pasado 20 de abril pese a que aún no se había confirmado si finalmente serían o no adquiridos por la Armada mexicana.

Lo cierto es que aún no hay ningún contrato o pedido oficializado, sólo la autorización del Departamento de Estado Norteamericano por llevar a cabo la compra, por lo que todavía no puede catalogarse como un revés para los planes de modernización de la Armada de México. Hay que tener en cuenta, por un lado, los 1.200 millones de dólares que el proyecto costaría, que se percibían desproporcionados contra el número de aeronaves, pese al nivel tecnológico y los accesorios que los acompañarían y porque hay opciones análogas y a mejores precios en el mercado internacional.

El verdadero problema de esta noticia es la afirmación del futuro presidente de que “esa compra se va a cancelar porque no podemos hacer ese gasto”. La aseveración arroja una primera sombra de incertidumbre para este y otros proyectos de Defensa en México y por supuesto hacia las empresas interesadas en promover productos y servicios alrededor de la industria aeroespacial y de defensa.

Hasta ahora, el otro objetivo a derribar del virtual presidente electo de México ha sido el Boeing 787 Dreamliner que se introdujo en esta administración como el nuevo avión presidencial y cuyo costo y futura venta fue utilizada como un eje político durante la campaña de López Obrador, reiterando en repetidas ocasiones que  no usará el avión y que buscarán venderlo, pese a no haberse dado a conocer hasta ahora un plan de acción objetivo y claro sobre el tema.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje