menú responsive
AMÉRICA | Empresas
-/5 | 0 votos

Transferencia de tecnología con desarrollo local

Sedena prepara una nueva serie de 20 blindados DN-XI con capacidades mejoradas

Esta nueva versión de los DN-XI proporcionará mayor seguridad y movilidad. Foto, IDS

Esta nueva versión de los DN-XI proporcionará mayor seguridad y movilidad. Foto, IDS

28/01/2019 | Ciudad de México

M. García

Hace meses que se conoce públicamente que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha adquirido una veintena de kits para que la Ensambladora de Vehículos Militares, dependiente de la Dirección General de Industria Militar, (DGIM), prepare un nuevo lote de 20 vehículos tácticos ligeros para reforzar sus capacidades de respuesta ante el crimen organizado. Este nuevo vehículo no será ninguno de los esperados, sino una nueva variante del vehículo táctico DGIM DN-XI y que contará con capacidades de blindaje mejoradas, proyecto que cuenta con una importante participación de Plasan.

Pese a que incialmente se especuló erroneamente sobre una nueva compra de vehículos Oshkosh Sandcat o Plasan Stormer, la documentación y ficha técnica claramente dice que se trata de un “diseño industrial único desarrollado según las especificaciones de la Sedena para el uso exclusivo de la misma”. La colaboración entre IBN, Plasan y Sedena no está basada en la compra de un vehículo de una marca específica, sino que se considera en ella la transmisión de conocimiento y los kits para ser ensamblados en México. Esto permitiría a la Sedena añadir mejoras locales como torretas u otro tipo de protecciones balísticas, volviendo efectivamente al nuevo vehículo una versión mejorada de los tácticos blindados ya existentes en México, lo que en principio parece tremendamente positivo.

En base a documentación del Gobierno mexicano para promover la legalidad de las compras de gobierno, los kits fueron provistos por la empresa IBN Industrias Militares y de Alta Tecnología Balística, teniendo el proyecto un costo global de 6.49 millones de dólares con impuestos incluidos, es decir aproximadamente 280.000 dólares como precio unitario. IBN es una empresa mexicana líder en el mercado de blindajes en México, relacionada a su vez con otro grande de la industria, Plasan.

Es de reseñar que Infodefensa se ha puesto en contacto con Sedena e IBN, desde donde declinaron hablar sobre este punto en concreto. 

El contrato, que arrancó a mediados del año pasado, considera en su cronograma la construcción de los kits en dos meses. La entrega de documentación y materiales para la transferencia de tecnología comenzarían el segundo mes. Por otra parte, la preparación de Sedena en la ensambladora arrancaría en los meses dos y tres. Los kits comenzarían a ser entregados en el tercer mes, así como la capacitación teórica. Durante el cuarto mes, los kits comenzarían a ser ensamblados en paralelo a la capacitación del personal de Sedena para su mantenimiento y operación. La entrega de los vehículos está contemplada para el cuarto mes, lo que significa que en ese momento los carros ya estarán listos o en las fases finales de entrega.

Características e impacto

 

El proyecto es una línea natural que inició en el Sandcat para pasar a un diseño local en la forma del DN-XI que ahora recibe capacidades mejoradas. Estos nuevos vehículos son 4x4, con un motor V8, turbodiésel con una carrocería blindada para nueve pasajeros. Tendrán como características técnicas un chasis Ford F550, una longitud de seis por dos metros, un peso máximo sin carga de 7.6 toneladas, una distancia entre eje de 3.5 metros y podrá llevar una carga útil de 1.2 toneladas.

La protección balística mejorada es perfectamente capaz de resistir impactos a 90° de calibres .50, 7.62mm y el piso es resistente a la explosión de granadas de mano, los paneles de blindaje están unidos sin soldadura, por lo que su mantenimiento y reemplazo será más fácil. Sus llantas cuentan con sistemas run flat, aparte de proveer a los operadores con aditamentos de vigilancia como cámaras, pantalla y sistemas de monitoreo del exterior del vehículo. La garantía para el chasis es de cinco años, diez para el blindaje opaco y cinco para el transparente.

Esta compra y transferencia de conocimeinto es muy positiva para la industria mexicana, pues los vehículos no sólo vienen a reforzar los 246 Oshkosh Sandcat comprados entre 2010-2012, que posteriormente fueron superados a partir de 2011 por los 50 DGIM DN-XI construidos y diseñados en México por la DGIM y que se sabe tienen problemas en su relación de peso/potencia.

Esta nueva versión mejorada de los DN-XI no sólo proporcionará mayor seguridad y movilidad a sus ocupantes, sino que la Sedena podrá incorporar mejoras que los ingenieros mexicanos han desarrollado en base a la experiencia del soldado y los mecánicos mexicanos, como pueden ser mejores torretas, materiales balísticos cerámicos o blindaje espaciado.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje