menú responsive
AMÉRICA | Contratación
-/5 | 0 votos

Recuperación de la capacidad táctica

Argentina busca submarino para sustituir al ARA San Juan

ARA Santa Cruz (S-41), puerto de Ushuaia, año 2008 Foto: Wikimedia Commons.

ARA Santa Cruz (S-41), puerto de Ushuaia, año 2008 Foto: Wikimedia Commons.

25/02/2019 | Buenos Aires

Gonzalo Mary

El Ministerio de Defensa, la Armada Argentina y los Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor) coinciden en que la Argentina debe recuperar capacidad táctica en el Atlántico Sur. Es por esto que el gobierno proyecta devolverle a la Argentina un submarino para la defensa.

Las opciones que se barajan son tres: comprar un submarino nuevo a otro país, que requeriría desembolsar al menos 250 millones de dólares; reparar por completo el ARA Santa Fe a un costo de 200 millones de dólares, además de requerir ayuda externa; o la puesta en marcha el proceso de reparación de media vida del ARA Santa Cruz, a un costo de 20 millones de dólares.

Desde el hundimiento del ARA San Juan, nota cubierta por Infodefensa, la Armada Argentina dejó de tener submarinos operativos, consecuentemente se perdieron funciones que ejercía el ARA San Juan, como la capacidad de patrullaje disuasivo para la preservación de recursos naturales y la defensa ante eventuales amenazas externas. Es por esto que la Armada no tiene dudas en la necesidad de que la Argentina vuelva a tener un submarino operativo cuanto antes.

El ARA Santa Cruz es el buque hermano del hundido ARA San Juan (ambos de clase TR-1700), y como tal posee las mismas características y el mismo poder de despliegue. A la fecha es una embarcación donde los marinos reciben capacitación por lo que ya estarían familiarizados con ese tipo de tecnología. Además la Armada cuenta con convenios con Perú, Alemania y Australia donde reciben clases teóricas y prácticas.

Allegados al ministro de Defensa, Oscar Aguad, afirmaron que “la modernización puede llevar dos años. Hay voluntad política de hacerlo porque el submarino es un arma táctica insustituible para el cuidado de los recursos en el Atlántico Sur”.

Luis Riva, secretario de Investigación y Producción para la Defensa del Ministerio que está a cargo de Tandanor, Fadea y Fabricaciones Militares afirmó que “Tandanor está en condiciones de terminar la reparación del submarino ARA Santa Cruz que hoy está en el astillero, incluyendo varias actualizaciones y mejoras”. Por su parte, Jorge Arosa, director ejecutivo de Tandanor, dijo que “la reparación del ARA Santa Cruz es lo más factible hoy de hacer para que la Argentina vuelva a tener un submarino con capacidad disuasiva y por una cuestión de geopolítica externa”. Arosa, que a su vez es veterano de la Guerra de Malvinas, agregó que "la Argentina no debería carecer de un submarino ya que eso lo pondría en inferioridad de condiciones frente a las Fuerzas Armadas de la región".

Para la Armada Argentina “el submarino es un arma estratégica por sí sola, contribuyendo de forma decisiva a negar el mar a cualquier adversario en la defensa de los intereses vitales de la nación, debido a sus características de operación disuasiva y furtiva”.

ARA Santa Cruz

 

El ARA Santa Cruz fue construido en el astillero alemán Thyssen Nordseewerke ubicado en Emden. Fue botado en septiembre de 1982 para iniciar con las pruebas de mar. Luego de realizar la puesta a punto de los distintos sistemas fue entregado a la Armada Argentina que lo incorporó al Comando de la Fuerza de Submarinos con asiento en la Base Naval de Mar del Plata en 1984.

Sus actividades fueron variadas, tuvo una participación constante en ejercicios conjuntos y combinados, y realizó despliegues en diferentes puntos del Mar Argentino.

En el año 1999 el buque se trasladó a Río de Janeiro donde ingresó al Arsenal da Marinha do Rio de Janeiro para llevar a cabo una modernización. Regresó a su base a fines de 2001 y se reintegró al servicio activo en 2002 en un acto en el Apostadero Naval de Buenos Aires donde participaron autoridades argentinas y brasileñas.

En 2008 representó a la Armada Argentina en la feria Exponaval de Valparaíso; Chile, y también participo del ejercicio aeronaval combinado Gringo-Gaucho, que se realiza periódicamente desde los años 90s.

El ARA Santa Cruz está fuera del agua desde el primer semestre de 2015, época en que fue retirado para cumplir con el proceso de reparación de media vida. El trabajo en el barco fue detenido por el Ministerio de Defensa luego de la pérdida en el mar del ARA San Juan el 15 de noviembre de 2017 para determinar si ese accidente fue causado por una falla que podría repetirse en ARA Santa Cruz.

Clase TR-1700

 

Los submarinos clase TR-1700 son submarinos de propulsión Diésel-eléctrica, construidos en Thyssen Nordseewerke. Dos unidades fueron entregadas a la Armada Argentina y a la fecha no hay submarinos de este diseño en servicio en otras marinas debido a que la licencia es de propiedad de la Armada Argentina.

Son naves de 66 metros de eslora, 8,36 metros de manga y 6,5 metros de calado, que cuentan con alrededor de 40 tripulantes. Posee un motor eléctrico de propulsión de cuatro armaduras y 6400 kilovatios, 960 elementos de baterías de plomo-ácido que son abastecidas por cuatro motores diésel MTU de 16 cilindros y 1200 kilovatios de potencia. Estos motores brindan una autonomía de 12.000 millas náuticas (22.000 kilómetros) y le permiten alcanzar una velocidad de 15 nudos (28 kilómetros por hora) en superficie y 25 nudos (46 kilómetros por hora) sumergido.

Está armado con seis tubos lanzatorpedos y puede llevar hasta 24 torpedos SST-4.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje