La Fuerza Aérea Argentina, en busca de la capacidad supersónica perdida
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Sin categoría >

La Fuerza Aérea Argentina, en busca de la capacidad supersónica perdida

Aviones Pampa de la Fuerza Aérea Argentina. Foto FAA
|

Las Fuerzas Armadas Argentinas han sufrido una desinversión constante desde el fin de la Guerra de Malvinas (1982), ya sea por decisión política, falta de visión estratégica o revanchismo en contra de los procesos militares. Esto ha afectado directamente en diversas capacidades, pero se hace aún más evidente en la Fuerza Aérea y en las ramas aéreas de cada fuerza.

La desinversión ha llevado a la desprogramación de varios sistemas de armas, debido a su obsolescencia, falta de repuestos o de tareas de mantenimiento, que sumado a las nuevas funciones que deben cumplir las aeronaves en operaciones de ayuda a la comunidad u otras de apoyo logístico, plantea una situación crítica, donde se incrementan los costos y los riesgos.

Este contexto no sólo dificulta las tareas operacionales, donde desde el fin del conflicto del Atlántico Sur hasta el presente, se redujeron el número de escuadrillas, las cuales tampoco están completas; sino que además afecta directamente la formación y el adiestramiento del personal.

Desde el ministerio de Defensa esperan con ansias la aplicación y las posibilidades que pueden conseguirse con el Fondo Nacional de Defensa (Fondef). El ministro Agustín Rossi afirmó, en la última entrevista con Infodefensa.com, que “Argentina debe tener una Fuerza Aérea que tenga aviones supersónicos”.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier Xavier Isaac tiene como prioridad recuperar el material que ha sido sacado del servicio activo que aún tenga potencial. A su vez, quiere recuperar la capacidad del personal, que permitiría llevar a cabo servicios que antes eran tercerizados. Por otro lado, Isaac desea que cada base de la Fuerza Aérea tenga al menos seis aviones.

Es indiscutible que, por su basto tamaño y cantidad de recursos, Argentina necesita una fuerza aérea capaz de cumplir su función de custodiar los cielos del país.

El veto británico y posibles adquisiciones

 

Para el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, el embargo británico no fue una sorpresa -que frustró las avanzadas negociaciones con Korea Aerospace Industries (KAI) para la adquisición de aviones FA-50-  y es algo que se plantea a todo aquel que ofrezca sus productos. Isaac considera que la fuerza debe contar con aviones de cuarta o quinta generación, aunque es consciente de sus limitaciones presupuestarias, y espera que este año se avance en la adquisición de aviones de combate.

Desde la Fuerza Aérea afirman que son varias las opciones, que se es pragmático y se analizan todas y cada una de ellas, explorando actores tanto occidentales como no occidentales. En este último caso están atentos a los detalles de las contrataciones ya que no hay mucha alternativa logística. Pero sea cual sea el caso se espera que la Fábrica Argentina de Aviones &39;Brigadier San Martín&39; (Fadea) sea participe del proyecto; y se prevé adquirir 12 aviones.

En el transcurso del año varias delegaciones han visitado el país para presentar sus propuestas. Una comitiva de la empresa china Catic (China National Aero-Technology Import & Export Corporation) profundizó su ofrecimiento de los aviones Chengdu JF-17, de desarrollo conjunto entre China y Pakistán. En 2017, una comisión de Fuerza Aérea viajó a Pakistán para analizar la aeronave, aunque hoy, en su versión Block 3, es otro avión. En una serie de reuniones se estudió y evaluó en detalle el JF-17: la logística, el radar, el sistema de comunicaciones y su armamento. Además, se discutió el financiamiento, la realización de cursos para pilotos y mecánicos y la posibilidad de una transferencia tecnológica.

Con la Federación Rusa ha habido varios acercamientos en materia de defensa. Se realizó la VII Comisión Intergubernamental para la Cooperación Técnico – Militar entre ambos países con el objetivo principal de coordinar actividades y revisar las posibilidades de realizar proyectos conjuntos. Por otro lado, Isaac se reunió con el embajador ruso en Buenos Aires, Dmitry V. Feoktistov, donde trataron las perspectivas de cooperación técnico-militar bilateral entre ambas naciones. Las ofertas fueron variadas, desde el avión de entrenamiento YAK-130 hasta los Mig-29 y Su-30, aunque actualmente la oferta que más resuena es la del MiG-35. Junto con las aeronaves se ha planteado la posibilidad de que Fadea participe en su ensamblado.

Por otro lado, han existido otros ofrecimientos, por ejemplo, la empresa Israel Aircraft Industries (IAI) ofreció entre 12 y 14 aeronaves Kfir en sus variantes C-10, C-12 y TC-12; mientras que Leonardo ofreció su entrenador avanzado y caza de ataque ligero M-346 que compitió junto con el FA-50 de KAI.

A4-AR Fightinghawk

 

Además, Argentina busca incrementar el número de A4-AR Fightinghawk operativos mediante la recuperación del ciclo logístico correspondiente. El Brigadier Xavier Isaac ha expresado la voluntad de encontrar la forma de que la aeronabe continúe volando.

Por su parte, el ministro afirmó que para finales de 2021 espera recuperar alrededor de ocho unidades de A-4 AR Fightinghawk

Pucará

 

La Dirección General de Investigación y Desarrollo (DIGID) de la Fuerza Aérea Argentina, junto con el Invap, llevó a cabo los primeros vuelos de certificación e integración del POD aerotransportado destinado a misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento para el IA-58 Pucará Fénix modernizado por Fadea.

Tanto la empresa cordobesa FixView., como la rionegrina Invap trabajan en un POD aerotransportado destinado a misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento para este sistema de armas. Paralelamente se lleva a cabo la modernización de la cabina.

Para el Invap, el IA-58 Pucará Fénix será el marco para el desarrollo del POD ISR mediante sucesivos METs que irán incorporando capacidades al producto. El MET 2 se espera para mediados de 2022 y un año más tarde el MET 3, al que se integrará un POD de giro estabilizado con cámara electro óptica desarrollado por FixView.

Este proyecto constituye el hito inicial del camino de Invap en el segmento de radares AESA aerotransportados lo que se complementa con la experiencia de la empresa en sensores EO/IR aerotransportados; y abre las puertas a su continuación con el desarrollo de un radar aire – aire para aeronaves de combate.

Desde la Fuerza Aérea esperan poder contar con entre cinco y seis unidades, a las cuales se les va a mantener la capacidad de tiro, y no se descarta su utilización para el control de la Zona Económica Exclusiva.

Pampa

 

Actualmente, Fadea produce entre uno y dos aviones del programa IA-63 Pampa, y se aspira a hacer de dos a tres por año. Desde el gobierno confían que el programa esté bien financiado por el Fondef, y se aspira a construir entre 36 y 40 unidades.

Agustín Rossi promueve un programa de sustitución de importaciones, ya que el Pampa posee una serie de componentes que son fabricados en el exterior y que cree que pueden ser fabricados en el país.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, espera que para finales de 2021 el Pampa III dispare con el POD subalar Tordo de 12,7 mm y con los cañones DEFA 553 de 30 mm. La Dirección de Evaluación y Homologación trabaja junto a equipos de la Fadea para que dichos sistemas de armas estén completamente operativos.

Recientemente el gobierno adjudicó a Fadea la suma de alrededor de 100 millones de dólares para la provisión del Pampa III. La empresa deberá entregar seis IA-63 Pampa III bloque II, a un ritmo de dos unidades por año; convertir tres IA-63 Pampa II a Pampa III bloque II y realizar la certificación para el Pampa III bloque II.

Super Étendard Modernisé (SEM)

 

Los cinco Dassault Super Étendard Modernisé (SEM). comprados por 15 millones de dólares, que arribaron al país en mayo de 2019 con el fin de reactivar la 2ª Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque de la Aviación Naval de la Armada Argentina, están imposibilitados de volar ya que carecen de repuesto de los cartuchos eyectores de cúpula que tienen los asientos Martin Baker de origen inglés.

Por otro lado, tres reguladores de oxígeno, dos pertenecientes a los nuevos SEM y uno a los Super Étendard, fueron enviados a ser inspeccionados por la empresa Secamic a Francia. Este componente resulta imprescindible para la puesta en servicio de ambas aeronaves. El mismo, regula el caudal, proporción y presión de oxígeno suministrado a la máscara del piloto.

Rossi comentó, en un principio, que los SEM estarían en condiciones de operar en dos años cuando la Armada Argentina consiga los asientos eyectables. Posteriormente, aseguró que “sería frustrante no verlos volar en 2021”.

Tucano

 

Este 2021 se comenzará con la modernización de la cabina del EMB-312 Tucano. Se busca modernizar un total de doce unidades y a su vez se trabaja en la homologación del sistema de tiro Colibrí, para que pueda contribuir a las tareas de vigilancia y operar con visores nocturnos.



Recomendamos