Los Eurofighter españoles regresan al Báltico
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

Los Eurofighter españoles regresan al Báltico

Caza de combate Eurofighter del Ejército del Aire. Foto: Emad
|

Seis cazas de combate Eurofighter del Ejército del Aire despegaron este miércoles del Ala 11 en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para participar en la misión de Policía Aérea del Báltico de la OTAN durante los próximos cuatro meses.

Es la segunda vez que los Eurofighter de las instalaciones sevillanas participación en la operación de la Alianza Atlántica, después de un primer despliegue a finales de 2014 y principios de 2015 en la base aérea de Amari en Estonia. En esta ocasión, las aeronaves españolas operarán desde Siauliai en Lituania. El destacamento estará formado por 130 militares, al mando del teniente coronel Manuel García de Veas.

El despliegue comenzó el pasado lunes con el desplazamiento hasta tierras lituanas de equipos y material junto con una parte del destacamento, compuesto por armeros, mecánicos, personal de apoyo al despliegue y sanitarios. El traslado tuvo lugar en un avión de transporte A400M, que llegó a Morón desde su base en el Ala 31 de Zaragoza.

El contingente español participará en la Policía Aérea del Báltico entre los meses de mayo y agosto. Durante este tiempo, los cazas efectuarán principalmente misiones scramble, que consisten en la interceptación de aeronaves que no informan sobre la trayectoria de sus vuelos. La mayoría de los incidentes se producen por parte de aeronaves rusas que recogen el corredor aéreo entre Kaliningrado y San Petersburgo con los transpondedores apagados.

Por cuarto año consecutivo, los cazas del Ejército del Aire vigilarán el espacio aéreo de las repúblicas bálticas -Estonia, Letonia y Lituania- ante posibles incursiones. En 2017 participaron los F-18 del Ala 15 de Zaragoza desde Estonia, mientras que en 2016 y 2015 estuvieron los Eurofighter de Albacete y Morón de la Frontera, respectivamente.

España se estrenó en la operación en 2006 con el envío de sus Mirage F1, operativos todavía en aquel año. La misión echó a andar en 2004 tras la incorporación a la OTAN de los tres países bálticos, con el objetivo de garantizar la seguridad del espacio aéreo de estos estados sin aviación de combate. Los F-16 de Portugal, también con base en Siauliai, y los Rafale franceses desde Amari en Estonia completarán la presencia aliada en la región durante el segundo cuatrimestre del año



Recomendamos