Alemania sustituirá con fusiles HK416 A7 los G36 K de sus fuerzas especiales
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Europa Occidental Contratación >

Alemania sustituirá con fusiles HK416 A7 los G36 K de sus fuerzas especiales

Fusil de asalto HK416 A7. Foto: HK
|

La nueva familia de fusiles HK416 de Heckler & Koch comenzará a sustituir a los antiguos G36 en las fuerzas alemanas, tal y como preveían distintos expertos, como ha venido informando Infodefensa.com. La compañía germana, que también es el fabricante de los G36, ha ganado el concurso para dotar al Mando de Fuerzas Especiales (KSK, por sus siglas en alemán) de la versión A7 del HK416, como reemplazo a las unidades K (más corta y ligera) del G36.

Si no se producen contratiempos los nuevos fusiles serán introducidos en las unidades de fuerzas especiales alemanas a principios del año 2019. El HK416 K es un arma alimentada por munición del calibre 5.56 mm x 45 OTAN, con 14,5 pulgadas de longitud del cañón y en torno a 3,7 kilos de peso.

El fabricante destaca la alta precisión, la fiabilidad y la seguridad de un arma de la que el contrato adjudicado ahora contempla la compra de 1.745 unidades para la Defensa alemana.

Por otra parte se prevé que Alemania también seleccione a la empresa local Heckler & Koch (HK) para hacerse con un contrato estimado en casi 250 millones de euros por 120.000 nuevos fusiles de asalto, con probabilidad del modelo HK-416 A5.

De acuerdo con el experto Jürgen Grásslin, “para Heckler & Koch esta licitación es cuestión de vida o muerte, ya que los ingresos anuales de la empresa se cifran en 350 millones”.

Hace dos años trascendió que el fusil de asalto G36, empleado también por las Fuerzas Armadas españolas, entre otros, se sobrecalienta en ambientes tórridos o por el uso continuo del arma, hasta el punto de poder desviar su precisión tras sesenta disparos medio metro en disparos a una distancia de doscientos, e incluso seis metros en alcances de medio kilómetro. De ahí que, tras casi dos décadas en la infantería alemana, la propia ministra de Defensa llegó a afirmar que “el Heckler & Koch G36 no tiene futuro en el Ejército alemán en su actual estado de construcción”, tal y como recogió Infodefensa.com.

Las sospechas sobre los fallos se iniciaron tras la muerte de tres paracaidistas alemanes el Viernes Santo de 2010 en las afueras de la base de Kunduz, en Afganistán. Allí un grupo de 32 militares mantuvieron durante nueve horas un combate a vida o muerte hasta que el sobrecalentamiento de sus fusiles de asalto les obligó a retirarse. En el camino de vuelta un blindado pisó una mina causando el fallecimiento de tres de los militares de la Bundeswehr.

El motivo de los problemas que podrían estar afectando al G36, según avanzó la investigación oficial hace unos meses, es el polímero compuesto del que están hechos sus cañones, que incluso a solo 23 grados comienza a ablandarse, por lo que no pueden mantenerse rectos. El G36 cuenta con muchos componentes de plástico que le dotan de una mayor ligereza, por encima de la de competidores como el francés FAMAS o el americano Colt AR-15.

Por su parte, el fabricante, Heckler & Koch, respondió a las acusaciones del Ministerio de Defensa culpándole a su vez de haber colocado una cubierta protectora de estaño a los cañones del fusil antes de su uso en el campo que es la que originaría el sobrecalentamiento del arma.

La Audiencia Provincial de Coblenza (oeste de Alemania) dio la razón hace algo más de un año al fabricante en el contencioso que le enfrenta al gobierno del país sobre estas supuestas deficiencias del G36. El tribunal rechazó la petición del ministerio de Defensa de recibir una indemnización por 4.000 armas al concluir que el modelo no presenta desperfectos según las obligaciones contractuales.



Recomendamos


Lo más visto