La Armada se plantea la venta o cese de buques como medida de ahorro ante los recortes presupuestarios
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Armada >

La Armada se plantea la venta o cese de buques como medida de ahorro ante los recortes presupuestarios

ConejeraPatrullero
|

07/06/2010 (Infodefensa.com) Madrid - La Armada se plantea la venta o cese de los buques más antiguos a terceros países como medida de austeridad ante la previsión de mayores recortes en el presupuesto del Ministerio de Defensa para el próximo año, tras el ajuste del 12%, 940 millones de euros, de los dos últimos ejercicios.

De esta manera, la Marina española recibiría contraprestaciones económicas de la venta o ahorro en el mantenimiento con los ceses de los buques, para mantener un mínimo de operatividad ya que los fondos públicos que se obtengan pueden ser insuficientes para mantener, reparar y modernizar toda la flota, según recoge el diario ABC.

Desde 2009, la Armada había tomado la determinación de adelantar las bajas de los barcos más antiguos, pese a los retrasos en la entrega de los nuevos buques como en el caso de los Buques de Acción Estratégica (BAM) que relevarán a parte de los viejos patrulleros. Una medida drástica pero necesaria para concentrar los esfuerzos en el grupo de combate, las fragatas y los buques de asalto anfibio, necesarios para las operaciones en el exterior y la cooperación con la OTAN.

Sin embargo, el Estado Mayor de la Armada se plantea además tantear a otros países para vender los navíos como mercancía de segunda mano o cederlos, puesto que el mantenimiento o coste de amarre se empieza a considerar en la Administración de Defensa como un lujo, , según recoge el citado diario.

Hasta el momento, se busca comprador para dos patrulleros, Dragonera y Conejera, después de 28 años de servicio y que operan en los puertos de Huelva y Almería, respectivamente. En el caso de los patrulleros de clase Conejera son de los más antiguos y pequeños (32 metros de eslora, 103 toneladas de desplazamiento) y están en la fase final de su vida.

La Armada cuenta para ello con los patrulleros de altura, de mayor envergadura, como son los de la clase Descubierta, con más de 30 años de servicio y que se están empleando en la Operación Atalanta. Las ventajas de estos patrulleros es que gastan menos que las fragatas, tienen 88 metros de eslora y desplazan 1.500 toneladas, pero no pueden llevar helicópteros a bordo, un medio fundamental para la vigilancia de áreas tan grandes como las asignadas a Atalanta.

Así, la fragata Victoria será relevada en septiembre por el patrullero Infanta Cristina y el buque de asalto anfibio Galicia, con capacidad éste para llevar más helicópteros e Infantería de Marina con la ventaja de que su mantenimiento es menos costoso.

En cuanto a las fragatas más antiguas, las F-80, Santa María (F-81), Reina Sofía (F-84), Victoria (F-82) y Numancia (F-83), están en proceso de renovación tras dos décadas de servicio. Este programa estuvo valorado en 2003 en 254 millones de euros.

Por otra parte, la entrega del Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I, que acaba de terminar las pruebas de mar y que constituye el mayor buque militar construido en España, coincide con el tiempo de modernización también después de dos décadas de servicio del portaviones Príncipe de Asturias, sin embargo, la Armada no contempla por el momento este proceso (ver noticia). La Armada pretende que ambos portaaviones convivan durante años en la flota, aunque no puedan operar al mismo tiempo por su alto coste, pero sí relevarse en distintas fases y operaciones. Una vez puesto al día, al Príncipe de Asturias, le quedaría un mínimo de 15 años de vida útil, igual que a las fragatas.



Recomendamos