Consorcios nacionales vs consorcios europeos
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >

Consorcios nacionales vs consorcios europeos

Recreacion digital corbeta europea navantia
Recreación digital de la futura corbeta europea
|

Defendía en mi artículo reciente 'Consorcios' publicado en este mismo medio, la idea de consorcio, y lo hacía desde el punto de vista nacional, grandes consorcios nacionales formados por 'primes', midcaps, pymes y microempresas, para hacer frente a los retos internacionales como país, y defendiendo a su vez el concepto del que todos nos deberíamos sentir orgullosos: Marca España.

Pero citaba ampliamente en el mismo artículo, la idea de consorcio que tiene la Unión Europea para desarrollar los planes de financiación europea que había definido en la política del EDAP, tanto para los programas experimentales PADR y EDIDP, como a los ya actuales y en pleno proceso de desarrollo del EDF. Dicho de otra manera, lo que busca la UE a través de la EDAP es: Marca Europa.

Una y otra no son excluyentes, tenemos necesidad de una Marca España dentro de la Marca Europea, como también sería lógico la necesidad de cualquier Marca Autonómica dentro de la Marca España. Es necesario defender nuestra industria local dentro de la regional, la regional dentro de la nacional, y la nacional, dentro de la europea. Es nuestro mundo, es donde estamos.

Proyectos europeos: EPC y 4E

Viene todo esto a colación con la salida a escena tanto en Pesco como en EDF de los nuevos programas, European Patrol Corvette (EPC), y, Essential Elemets of European Escorts (4E). Este último también denominado por muchos Futuro Escolta Europeo, y aunque me voy a referir específicamente a ellos, no cabe duda que estas reflexiones pueden servir para cualquier otro proyecto europeo donde el consorcio es obligatorio.

Pretendo con este artículo intentar defender la idea de 'consorcio de consorcio' es decir consorcios nacionales que se puedan unir a consorcios europeos, pues lo que se perseguiría con todo ello es, por una parte, defender y racionalizar la industria de defensa europea, para, tal como indica el EDAP, fortalecer una sólida Base Tecnológica Industrial de la Defensa en Europa, y por otra parte, defender también a la industria de defensa nacional como establece la Directiva de Defensa Nacional y la Estrategia de la Industria de Defensa, para potenciar también una Base Tecnológica Industrial de la Defensa en España.

Estamos en los pasos iniciales de la formación de consorcios para la EPC, se estima que para el programa 4E, el EDF lo acometerá más adelante, pero ambos programas están bajo el paraguas de la normativa de la UE Pesco, o lo que es lo mismo, un compromiso de Cooperación Estructurada Permanente para mejorar la autonomía estratégica de la UE en Industria de Defensa y reforzar su capacidad para actuar como proveedor de seguridad.

Pesco es algo más que una normativa, es un compromiso político, en el que los países que se asocian para presentar un proyecto, se comprometen con fondos a desarrollarlo y posteriormente obtenerlo con la participación de sus industrias.

En el caso EPC, el Ministerio de Defensa, teniendo como una necesidad futura prioritaria la obtención de una capacidad de unidades OPV similares, se unió a los ministerios de Defensa de Francia, Italia y Grecia para presentarlo a la UE, y comprometerse a su desarrollo y a la adquisición de diverso número de unidades. El programa EPC fue aprobado por la UE para ser incluido en los Pesco y actualmente está como proyecto candidato para la concesión de fondos del EDF donde se va a presentar la oferta de proyecto tras la publicación de los Call for Proposals 2021 del EDF en la categoría de Naval Combats dentro del 'topic' Multirole and modular offshore patrol vessel.

En el caso del proyecto 4E, España junto a Italia y Portugal, han lanzado esta iniciativa que se ha incluido en la última oleada de Pesco, para desarrollar el futuro escolta europeo. Obviamente, será Navantia la que lidere ambos programas en España, de hecho, ya están en negociaciones con los socios participantes de Italia, Francia y Grecia, en la EPC, y con Italia y Portugal en el proyecto 4E, donde hay además países observadores. Entre todos irán definiendo las posibles alternativas que desean cada país, para sobre unas plataformas base, establecer diferentes roles polivalentes de acuerdo con sus necesidades.

Es evidente, que las necesidades para ambos proyectos no las determinará Navantia, sino la División de Planes de la Armada en coordinación con el Emacon, la DGAM y la propia Navantia.

No voy a entrar en esas necesidades que ni es mi asunto ni es el motivo de este artículo, lo que si quisiera aportar es la participación obligatoria y necesaria de la industria nacional en ese consorcio, no solo de la 'prime' líder como es Navantia, sino una participación que creo que sería muy oportuno hacerlo a su vez en consorcio nacional, como así lo van a hacer seguro, los franceses e italianos. Y digo obligatoria, pues Navantia, como líder del proyecto, pero sobre todo como empresa del Estado, es la primera que debe de velar por los intereses nacionales.

Tenemos que pensar que en España, Navantia, podría ser completamente autónoma para llevar a cabo un proyecto similar, de hecho, tiene en cartera proyectos similares, para los que cuenta con la participación de industrias de la defensa nacional, y, como motor estratégico de la industria naval española, podría liderar los proyectos navales nacionales como contratista principal y establecer 'joint ventures', acuerdos tecnológicos y subcontrataciones con las empresas de la industria nacional que tienen capacidades inherentes al proyecto y están interesadas en participar. Este es el ejemplo del programa F110 que es un programa nacional.

El valor del consorcio

Decía en mi anterior artículo que sería bueno hacer lo mismo, pero a través de consorcio, y añado ahora, que debería ser un consorcio nacional fuerte, capaz y permanente, bajo el paraguas de una especie de Pesco nacional donde todos los intervinientes se comprometan a una cooperación estructurada y permanente para desarrollar proyectos.

Pero, se trata ahora de aprovechar los fondos europeos de defensa, los EDF, para llevar a cabo proyectos eminentemente europeos con la participación en consorcio de las industrias de defensa de las naciones participantes.

España tiene industrias de defensa con capacidades suficientes en todos los sectores de la construcción naval: astillero, ingeniería naval, propulsión y energía, sensores, comunicaciones, armamento, elementos auxiliares, etc, para llevar a cabo diseños prácticamente 100% nacionales. Como decía también, la unión de todos, potencia la oferta y la hace mucho más competitiva, esto es totalmente válido para proyectos internacionales, pero la UE de forma paralela, exige lo mismo, consorcios fuertes y capaces, pero en este caso, transnacionales, y si es posible, duraderos, si no permanentes. 

De hecho, premia a los proyectos comprometidos en Pesco, pero, ¿sería posible integrar un consorcio nacional en un consorcio europeo? La respuesta sería positiva si el resto de países no tuvieran las capacidades solicitadas, pero esto no es así, y obviamente, hay que repartir la participación en el proyecto entre las empresas de las industrias de defensa de los países con capacidades similares, lo que significaría tener que excluir a algunas empresas del proyecto por el mero hecho de que hay que distribuirlo entre al menos tres empresas diferentes de tres países de la UE distintos, pero, esto debiera hacerse sin romper el consorcio nacional, pues, posteriormente, cada país exigirá modelos con roles específicos donde esas empresas sí pudieran participar. En definitiva, la conformación de consorcios nacionales es beneficioso para todos los participantes.

Permítanme seguir usando la ficción que usé en el artículo anterior, imagínense un consorcio nacional denominado Proyectos Navales Españoles, conformado por las siguientes empresas que cubran todas esas capacidades: Marantia de líder, y la participación de Andra, Movifónica, Tecnobyte, Senar, JMV, Trigardo Hispania, Impal, IM&I, MMS, etc. Suena bien ¿verdad? Sería al menos altamente competitivo.

Y, finalmente, imagínense la conformación de consorcios transnacionales europeos denominado European Naval Proyects, con la participación de los consorcios Proyectos Navales Españoles, Proiets Navals Francais, Progetti Navali Italiani, Projetos Navais Portugueses y Ellinika Naftifa Erga. A que también suena bien.


Puede ver el anterior artículo al que hace referencia el autor en el siguiente enlace: Consorcios





Recomendamos


Lo más visto