España no protege su talento militar
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >

España no protege su talento militar

Talento militar
|

En estos últimos años hemos leído y escuchado noticias referentes a que una multinacional de ventas por correo de comercio electrónico con su sede central en Seattle de nombre Amazon -también instalada en España-, entre otras actividades profesionales impulsa la contratación de militares y cuenta con un programa dirigido a ellos y a sus esposas o esposos, con trabajos a tiempo completo, parcial o por proyectos.

Y esto no ocurre porque su fundador y estadounidense, Jeff Bezos decide una mañana que apostar por la denominada "gestión del talento militar" de su país o por el "talento militar a un nivel global", le resulta tan beneficioso para sus objetivos comerciales como para la imagen de su empresa.

Sin embargo, hay algo más en la decisión de Amazon de apostar por el talento militar. Ocurre que el perfil de espíritu de servicio y la experiencia que acumulan estos hombres y mujeres le resulta muy útil a la compañía norteamericana para sus intereses comerciales porque, al otro lado del Atlántico, ser militar, es garantía de seguridad, lealtad y disciplina, valores que están implantados en los cimientos de Estados Unidos. En suma, son valores que aportan éxito para aquellas empresas que apuesten por contar con ellos, valores por sentirse orgulloso de sus militares y de la profesión castrense que defiende las libertades y las condiciones de vida de que goza el país.

Ser militar en Estados Unidos supone algo más que pasar unos años vestido de uniforme y estar desplegados en zonas conflictivas, con peligro por sus vidas. Han aprendido y asumido a ser buenos profesionales y, en consecuencia, las Fuerzas Armadas norteamericanas les ayudan a adaptarse a la vida civil, donde son considerados y tratados como trabajadores con alta cualificación.

En España, muchos políticos y altos directivos no se cansan de hablar de que hay que cuidar la gestión del talento en nuestras empresas nacionales. Pero suelen olvidarse de proteger el talento nacional, uno de cuyos componentes es el talento militar.

¿Qué está ocurriendo en el seno de nuestras Fuerzas Armadas para que estemos perdiendo nuestro talento militar? En estos últimos años, estamos viendo como un importante número de miembros activos de las escalas de oficiales, suboficiales y tropa del Ejército de TierraArmada, Ejército del Aire y también de la Guardia Civil dejan la carrera militar y se unen al sector privado.

Pero esta situacion, se prevé que vaya en aumento a medida que sigan transcurriendo los años. Ya que lo que era en el pasado una situacion quizás anecdótica de ambiciones individuales, en estos momentos presenta una tendencia muy creciente, al hacerse una situacion colectiva. Lo que en origen y en bastantes casos era una tradición familiar y una profesión vocacional, en un buen número de situaciones ha pasado a convertirse en una huida por motivos de desmotivación, por querer tener una mejor calidad de vida familiar, por aspirar a una mejor proyección profesional, por buscar nuevos retos, por obtener una mejor valoración profesional, etc…

Y si a lo anterior unimos que hay un elevado número de profesionales que tienen que dejar las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años -pero que quieren seguir siendo militares-, que perciben que no tienen futuro a la hora de ser recolocados o que pasan a la situación de reserva teniendo aun mucha carga familiar a sus espaldas y que todavía se ven con fuerzas para seguir siendo útiles a su país, el problema se agrava.

Es conveniente que ante la pérdida de talento tan especializado nos preguntemos si se están buscando soluciones para que nuestros militares no se marchen y sigan formando parte de las Fuerzas Armadas. O que si tienen que abandonar la profesión militar puedan volcar sus conocimientos y su experiencia en una empresa española mejor que en una extrajera. Y que los militares de 45 años tengan una opción de futuro como los que pasan a la reserva y quieren seguir siendo útiles a la nación.

Si no existe interés en resolver la pérdida de talento militar de la que estamos tratando, se seguirán marchando, la nación continuará desaprovechando sus cualificados conocimientos y nuestro talento partirán hacia allí donde se les valore de forma más adecuada. Y la situación desafecto y sensación de abandono y olvido que tiene nuestro talento militar nacional hoy en día, requiere algo más que buenas palabras. 

Ante la falta de alternativas profesionales y empresariales reales en España para los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, muchos militares pensaran que “siempre nos quedará Amazon”, empresa estadounidense que ha demostrado que apuesta por el perfil laboral de los militares y que, en consecuencia, se beneficia del talento castrense nacional que las compañías españolas desconocen o descartan. 



Recomendamos


Lo más visto