​A. Rosety (Vox): “Necesitamos a nuestros aliados frente a las amenazas manifestadas sobre Ceuta y Melilla” (1)
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Guerra de Ucrania >
Entrevista

​A. Rosety (Vox): “Necesitamos a nuestros aliados frente a las amenazas manifestadas sobre Ceuta y Melilla” (1)

El diputado de Vox también aborda las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania
Agustin rosety portavoz defensa vox
Agustín Rosety, portavoz de Defensa de Vox. Foto: Vox
|

Agustín Rosety, general de brigada de la Infantería de Marina retirado, es el portavoz de Defensa de Vox y diputado de la formación por la provincia de Cádiz. En mitad de la invasión de Rusia a Ucrania, concede una entrevista a Infodefensa.com en la que analiza el conflicto y sus repercusiones. "El ataque lleva a una ruptura del orden de seguridad europeo", alerta. Durante la conversación, dividida en dos partes por su extensión, también habla sobre las lecciones que debería sacar España de este conflicto y pone el acento en "el riesgo objetivo" que representa Marruecos en Ceuta y Melilla. Además, aborda otras cuestiones como la pérdida de "relevancia internacional" de España por, a su juicio, "el comportamiento no predecible" del Gobierno actual.

¿Cómo valora el ataque ruso a Ucrania?

Todavía estamos viendo lo que ha pasado, lo que está claro que ha habido una violación clamorosa de la carta de Naciones Unidas atentando contra la integridad territorial de un Estado soberano como es Ucrania. El ataque lleva a una ruptura del orden de seguridad europeo. Ha acabado con todos los foros de entendimiento. Hay un cambio de paradigma en el contexto internacional. La idea de seguridad compartida apoyada en un sistema de relaciones multilaterales se está viendo desbordada por la asertividad de determinadas potencias grandes y pequeñas que persiguen sus propios intereses. Ante esto hay que ver cuáles son los intereses de España. 

¿Tiene sentido el despliegue español en la región?

El despliegue español forma parte del despliegue disuasorio de la Alianza Atlántica, a la que pertenecemos, donde hay unos compromisos adquiridos y rotaciones de los países aliados. Esto no tiene nada que ver con Ucrania, que no es un país aliado y miembro de la OTAN. No estamos ante un supuesto del artículo 5. España cumple sus compromisos internacionales.

¿La Unión Europea debería ser más firme?

La Unión Europea no es un actor estratégico. No tiene la voluntad propia para influir en los acontecimientos que afectan a sus propios intereses. Falta la voluntad, la capacidad y la conciencia del interés común. Hay una cierta confusión entre la UE y Europa, a veces interesada. Una cosa es la defensa del continente y otra las capacidades de defensa europeas. Las capacidades de defensa europeas son muy limitadas, lo que tenemos en común es muy poco. Llegamos hasta el control de crisis y nada más. La defensa del continente descansa sobre la Alianza Atlántica.

¿La respuesta está siendo suficientemente contundente?

Putin ha roto el orden internacional. De momento no afecta a la seguridad de ningún país de la Alianza, no ha cruzado el Danubio. Pero sí está poniendo en riesgo la seguridad europea, construida sobre la idea de una seguridad compartida que ha sido superada por los acontecimientos.

¿Qué lecciones tiene que sacar España?

España tiene un riesgo geopolítico objetivo. En la percepción de nuestros intereses de seguridad hay que mirar hacia el sur y no solamente el este. Estoy pensando en África. ¿Se puede poner Rusia en el Danubio? Puede que sí, ya veremos qué pasa, y constituir una amenaza directa sobre los países enclavados allí. Pero es que Rusia está en Libia y Mali a través de la compañía Wagner, lo que también nos afecta a nosotros. Hay que mirar a Rusia al este y también por el sur. Y también hay que mirar a nuestros aliados, necesitamos el concurso de nuestros aliados frente a las amenazas manifestadas sobre Ceuta y Melilla dentro de una nueva idea que se conoce como guerra híbrida o la llamada zona gris, lo que antes se conocía como crisis, el intermedio entre la paz y la guerra.

Por tanto, ¿hay un riesgo en Marruecos?

La frontera entre la paz y la guerra se ha borrado. En Ucrania estamos viendo una superposición entre la crisis y la guerra y también vimos esa película en Crimea en 2014. En Ceuta y Melilla hay un riesgo objetivo con Marruecos. ¿Cómo se ha materializado? Pues, en que en una noche nos metieron 10.000 personas. Haciendo una comparación con Bielorrusia, llegó a haber 2.500 o 3.000 que fueron pasando a Polonia. En esa zona gris, pueden ocurrir cosas muy graves. Todo esto crea inestabilidad. A veces se dice que Marruecos no es una amenaza militar directa contra España o que no va a haber una guerra con Marruecos. Eso es una cuestión de fe. Lo cierto es que al final las capacidades militares influyen mucho en el posicionamiento internacional de los estados. La estrategia de una nación como actor internacional, además, depende no solo de cómo sea recibida por su potencial adversario, sino también por sus propios aliados. España puede dejar de ser un aliado fiable si no tiene un comportamiento previsible en relación con los intereses de sus aliados en otras zonas del mundo como puede ser América.

Pero España participa en las misiones de la OTAN en el este.

Sí, pero el mundo es más grande ¿Cómo puede percibir Estados Unidos el comportamiento del Gobierno español con los ‘bolivarianos’? No debe crear mucha seguridad. España tiene un Gobierno estrafalario y dividido y no puede ser tomada en la misma consideración que otros aliados que en un momento determinado pueden ser más fiables. Y está es la cuestión. Eso es lo que nos estamos jugando.

¿Habla entonces de una pérdida de credibilidad?

España ha perdido mucha relevancia internacional precisamente por ese comportamiento no previsible que tiene su Gobierno y ha perdido prestigio,  porque sus capacidades militares están en retroceso con la pérdida de la patrulla marítima con los P.3, el arma submarina no es ni sombra de lo que fue, hay que ver cómo está la capacidad antiaérea de las F80, la modernización de las F100 también está a la espera, por no hablar de los programas de caza o el futuro de la aviación embarcada. Y luego está el programa Dragón... Seguimos con los BMR que estaban en servicio cuando salí del Ejército hace 16 años. 




Recomendamos


Lo más visto