menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Operación Poseidón

Infodefensa embarca en el buque Atlântico: siete días con las FFAA de Brasil


Las Fuerzas Armadas de Brasil realizan operaciones aéreas a bordo del buque Atlântico


 Ver galería de fotos

06/09/2021 | NAM Atlântico

Roberto Valadares Caiafa

Durante la Operación Poseidón, el buque multipropósito Atlântico de la Marina Brasileña recibió a los pilotos del Ejército y Fuerza Aérea Brasileña en sus respectivas aeronaves, iniciando las actividades de Calificación y Recalificación de Aterrizaje y Despegue a Bordo (QRPB). Esta fue la primera vez que las tres Fuerzas realizaron Operaciones Aéreas Conjuntas con sus aeronaves de ala giratoria con el buque en marcha, aumentando así la interoperabilidad entre los servicios.

Entre los medios empleados en esta operación, además del NAM Atlântico, se encuentran la fragata Liberal, la aeronave H225M del 2º Escuadrón de Helicópteros de Uso General (EsqdHU-2) de la Marina, HM-4 Jaguar de la 1ª Aviación Batallón del Ejército (1º BAvEx) y H-36 Caracal del 3º y 8º Grupo de Aviación (3º / 8º GAV) de la Fuerza Aérea Brasileña.

Además del entrenamiento de aterrizaje, los militares realizaron ejercicios de infiltración para buzos de combate, evacuación aeromédica de los heridos y disparos reales sobre un objetivo a la deriva. La formación conjunta fue propuesta por el Ministerio de Defensa y tiene como objetivo aumentar continuamente la interoperabilidad entre los servicios.

El ejercicio contó con la presencia del ministro de Defensa, general Walter Braga Netto, y del comandante de la Armada, almirante de escuadrón Almir Garnier, y por el jefe de Operaciones Conjuntas del Ministerio de Defensa, almirante de escuadrón Petronio Augusto Siqueira de Aguiar. El comandante de la Armada destacó los propósitos de la integración y recordó que los miembros de las tres fuerzas a menudo usan sus propios términos y lenguaje para describir técnicas y equipos similares.

“El mayor desafío es que cada comando de la Fuerza tiene sus propias características, usos y costumbres, y cuando vas a operar en otro entorno, bajo la coordinación de otra Fuerza, debes adaptarte a él. Incluso la jerga y la cultura del tráfico a bordo de un barco, el resto es buena voluntad”, dijo Garnier.

Capacitación

 

El almirante Petronio recordó que este tipo de operación ha sido construida desde 2018 por el Ministerio de Defensa, como un programa para la evolución del entrenamiento de pilotos.

“El año pasado hicimos nuestro primer entrenamiento conjunto, con las tres Fuerzas y el barco parado, como si fuera un aeropuerto. Calificamos a los pilotos y ahora pasamos a una nueva fase de este ejercicio, con la nave en movimiento. Pretendemos que este tipo de entrenamiento continúe por unos años, porque todavía tenemos algunas fases por completar, incluso una operación nocturna, que es una situación muy diferente a lo que ocurre durante el día”, dijo Petronio.

El segundo objetivo, dijo el jefe de Operaciones Conjuntas, es preparar a las Fuerzas Armadas para atender cualquier demanda del Estado brasileño, incluidas posibles misiones de asistencia humanitaria internacional o de rescate.

“El mayor desafío es el hecho de que no pudimos simular un vuelo como este. Es la primera vez que aterrizamos en algo que se mueve. Esto es realmente nuevo para nosotros, que estamos en el mar, no tenemos mucho horizonte y no tenemos algo fijo que estabilizar. Entonces esto termina agregando valor a nuestro enfoque”, informó Galardo, quien trabajó en el rescate de víctimas, en 2019, en la tragedia de Brumadinho (MG).

Atlântico

 

El portahelicópteros Atlântico tiene capacidad para transportar 16 aviones de ala giratoria, pudiendo simultáneamente tener hasta siete aeronaves en su cubierta de vuelo y transportar doce en su hangar.

Puede utilizar todo tipo de helicópteros pertenecientes a los escuadrones de la Armada.

El barco tiene 203 metros de eslora, con una velocidad máxima mantenida en 18 nudos (33 kilómetros por hora) y un radio de acción de 8.000 millas náuticas (14.800 kilómetros). La cabina de vuelo tiene 170 metros de largo por 32 metros de ancho.

Submarinos y fragatas

 

Tanto Garnier como Petronio destacaron la llegada a la flota brasileña del primer submarino de la nueva familia, el Riachuelo, que debería ser entregado en diciembre de este año en pleno funcionamiento.

Después del Riachuelo, vendrán otros tres submarinos convencionales y, finalmente, el submarino de propulsión nuclear, que colocará a Brasil en el selecto grupo de países capaces de producir submarinos con esta avanzada característica táctica.

“Construiremos un submarino nuclear, ese es nuestro lema. Es nuestro gran objetivo. Es un desafío. Trabajamos en la frontera del conocimiento. No se trata de construir, sino de desarrollar un submarino”, dijo Petronio.

Riachuelo está en evaluación operativa, ya no es una prueba de ingeniería. El año que viene estará operando con nuestro escuadrón. Traerá un nuevo nivel de operación submarina, porque es un equipo mucho más moderno que los anteriores”, agregó Garnier.

Además, ambos recordaron que se contrata la producción de cuatro fragatas, fabricadas por un astillero en Itajaí (SC), programado para arrancar en 2022, y entrega estimada entre 2024 y 2025.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje