menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

44 carros de la versión 2A7+ y 24 PzH 2000

Alemania dotará de Leopard y obuses autopropulsados a Hungría por 300 millones

Carro Leopard alemán. Foto:Torsten Kraatz/Bundeswehr

Carro Leopard alemán. Foto:Torsten Kraatz/Bundeswehr

03/10/2019

Las compañías alemanas Rheinmetall y Krauss-Maffei Wegmann (KMW) lideran los trabajos para comenzar a entregar en 2021 las primeras unidades de nuevos carros de combate Leopard, obuses autopropulsados PzH 2000 SP y camiones HX y TGS encargadas por Hungría. El año establecido para completar este contrato valorado en unos 300 millones de euros es 2025. Se trata del pedido del que Infodefensa.com informó a principios de año y en el que también se incluyó el suministro de 12 carros de la versión 2A4 provenientes del inventario con el que cuenta su fabricante.

La información facilitada ahora por Rheinmetall sobre esta compra cita únicamente las unidades de nueva producción: en total de 44 carros Leopard 2A7+, 24 obuses autopropulsados PzH 2000 y 13 camiones logísticos HX y TGS. La empresa detalla en un comunicado que es la encargada de fabricar los cañones de 120 mm de ánima lisa que equiparán los Leopard húngaros y los de calibre 155 mm L52 de los nuevos obuses autopropulsados. Además se ocupa de los sistemas de control de fuego de estas plataformas y del chasis de los obuses autopropulsados.

Con la compra de todo este material, suscrito a finales del pasado diciembre, Hungría se convierte en el decimonoveno usuario del Leopard 2, con lo que se suma a un club en el que se incluyen Alemania, Austria, Canadá, Chile, Dinamarca, España, Finlandia, Grecia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Suecia, Suiza y Turquía, entre otros; y es el octavo usuario del PzH 2000, con el que también cuentan Alemania, Italia y Países Bajos, entre otras fuerzas armadas del mundo.

El carro de combate Leopard 2 tiene un peso de casi 60 toneladas. La primera unidad entró en servicio en 1979 y el Ejército alemán llegó a adquirir más de 2.000 unidades de este modelo, aunque con el fin de la Guerra Fría se deshizo de la mayor parte de ese arsenal.

La pieza de artillería autopropulsada PzH 2000, por su parte, comenzó a producirse a finales de los años 1990.

KMW forma parte del gigante franco-alemán KNDS, constituido en 2015 al 50 por ciento con la francesa gala Nexter Defense Systems. La empresa da trabajo a más de 4.000 personas y cuenta con instalaciones en Brasil, Grecia, México, Singapur, Reino Unido y Estados Unidos, además de en Alemania. Esta compañía está especializada en el desarrollo de blindados tanto de ruedas como de cadenas, además de sistemas antiaéreos y de artillería para carros de combate y lanzapuentes.

Desde que se fraguó la alianza de KMW y Nexter la compañía Rheinmetall ha incrementado sus esfuerzos para tratar de mejorar su posición en el mercado europeo de vehículos terrestres, hasta el punto de que en noviembre de 2018 trató incluso de hacerse con KMW, además de sondear otras posibles formas de cooperación con KNDS y/o KMW.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje