Hispano Vema y el Ejército de Perú disertan en Lima sobre riesgos NRBQ
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

Hispano Vema y el Ejército de Perú disertan en Lima sobre riesgos NRBQ

Presentación de la 1ª Conferencia internacional sobre riesgos tecnológicos NRBQ en el Perú. Foto: Peter Watson.
|

La Dirección de Ciencia y Tecnología del Ejército del Perú y la empresa española Hispano Vema llevaron a cabo el pasado 21 de septiembre la primera Conferencia Internacional sobre Riesgos Tecnológicos Nuclear, Radiológico, Bacteriológico y Químico. En el evento, realizado en Lima, especialistas del ramo han descrito las amenazas potenciales que se ciernen sobre la comunidad internacional a través del uso de materiales NRBQ, de sencilla elaboración y efectos sumamente nocivos para la población, así como las alternativas de remediación, solución o eliminación que brinda la tecnología.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del director de Ciencia y Tecnología del Ejército, general de brigada Andrés Ruiz Carreño, quien resaltó el nivel de los expositores y el interés que la materia ha despertado en las Fuerzas Armadas del Perú, la Policía Nacional del Perú, el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú y otras entidades públicas, habida cuenta de que la ciudad de Lima será sede de los Juegos Panamericanos 2019 y la creciente tendencia para realizar eventos internacionales en ciudades del Perú, tanto de negocios, gubernamentales, turismo, entretenimiento, deportes, entre otros.

El general Ruiz Carreño enfatizó que el Perú no es ajeno a amenazas NRBQ, que es de gran importancia intercambiar experiencias en la materia y que el Ejército está dispuesto a actuar de manera efectiva ante tales situaciones.

La presentación de los dos expositores estuvo a cargo del agregado de Defensa de España, capitán de navío Miguel Ángel Izquierdo de la Iglesia, quien a su vez enmarcó el escenario internacional actual como uno en que los presupuestos públicos no le permiten a un solo país asegurar sus requerimientos de seguridad y defensa en todos los rubros, por lo que se requiere de la búsqueda de alianzas y asociaciones en diferentes niveles.

De acuerdo al agregado Izquierdo de la Iglesia, España, como socio estratégico de Perú, tiene una base industrial de la Defensa conformado por unas 543 empresas, de las cuales el 18 % son grandes empresas, que en su conjunto generan ingresos anuales de unos 5.000 millones de euros, 20 mil empleos directos y 28,500 empleos indirectos. En tal contexto, Hispano Vema es una dinámica PYME que se ha convertido en empresa líder en su sector, lo que le ha valido ganarse el apoyo del gobierno español por la calidad de sus productos.

El CEO de Hispano Vema, José Antonio Navarro Moreno, ha estudiado Administración de Empresas, en el Ejército del Aire se especializó como cazador y paracaidista, llevando cursos relacionados a su especialidad y habiendo participado en ejercicios militares de la OTAN, incluyendo Red Flag. Su objetivo para la conferencia era hacer entender a los presentes el riesgo tecnológico sobre NRBQ y brindar la sensación de que tienen el tema controlado.

Hispano Vema exporta a todo el mundo, en particular a China, Corea del Sur, África y Oceanía, la edad media en la empresa es de 38 años. Ha colocado hospitales de campaña por todo el globo y sus soluciones se adaptan a los requerimientos del cliente. En Latino América es reciente la aproximación a tecnologías NRBQ.

Amenaza global

Los riesgos tecnológicos NRBQ son una amenaza global, real, de interés para los servicios antiterrorismo para reducir las probabilidades de ataques, una labor que no tiene reconocimiento público pero que es de suma utilidad para la seguridad pública.

De lo que se trata es salvar vidas y evitar el pánico, que es la primera reacción ante un ataque virulento, lo que tiende a empeorar la situación. Usualmente no se pueden predecir ataques NRBQ, pueden suceder en cualquier momento y puede ser de gran virulencia, afectando entornos urbanos, industriales, infraestructuras críticas, campos de batalla y eventos públicos. Su impredictibilidad y efectos muy dañinos los asemejan a un desastre natural.

Los agentes biológicos que se pueden usar son anthrax, botulismo, virus Zika, virus Nipah, en total unas 50 variedades. Entre los radiológicos destacan el polonio, tecnecio, uranio, radiación alfa, beta, gamma, rayos X, isotopos radioactivos, etc. Los agentes químicos pueden ser gas mostaza, difosgeno, sarín, amoniaco, entre una gran variedad. Los explosivos varían desde variantes caseras, TNT, Anfo, TATP, entre otros. En total, existen unos 397 diferentes tipos de amenazas potenciales, que se pueden combinar en aproximadamente 13.985 diferentes escenarios.

Un gramo de gas mostaza puede genera la muerte a 24 personas, de gas sarín a 56 personas, y si se toma en cuenta que producir un kilo de gas sarín cuesta unos ocho dólares, producir 54 mil muertos, se puede apreciar el letal efecto que un ataque de tal naturaleza puede provocar en un evento público. El especialista español enfatiza que cualquier laboratorio puede producir gas sarín.

Juegos Panamericanos

En el Perú se tiene en un par de años a los Juegos Panamericanos, un evento de gran envergadura que de manera similar a Brasil con la Copa Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos de Verano debe de prepararse ante potenciales amenazas NRBQ. Hispano Vema ya ha recibido muestras de interés de entidades peruanas sobre la materia.

Existen tres tipos de actividades, las preventivas, aquellas desplegadas durante un ataque y las actividades de respuesta post ataque. El protocolo ante ataques comprende etapas de respuesta: Protección, Detección, Análisis y Descontaminación.

La protección indica que los equipos de personas que intervienen ante ataques debe ser protegida con trajes especiales, equipos de respiración autónoma, en particular a aquellas personas desplegadas a ‘zonas calientes’. La detección constatar la presencia de uno o más agentes, tomar muestras para análisis, etapa en la que es vital identificar el agente utilizado, sea en laboratorios móviles o fijos.

Una vez conocida la magnitud y tipo de ataque, se deben implementar medidas de respuesta, que van desde Intervención Rápida, Intervención Media, Intervención Masiva/Forense y Deco VIP. La intervención rápida requiere del despliegue de un equipo de respuesta en ocho minutos, con una capacidad de procesamiento (descontaminación) de hasta 50 personas por hora. La intervención media, mismo tiempo de despliegue, para escenarios pequeños, con una capacidad de 100 personas x hora. La intervención masiva, para la gestión de grandes eventos, capacidad para 200 o más personas por hora, debe desplegarse en 25 minutos. El Deco VIP es la media de respuesta para descontaminar a personalidades, es de despliegue rápido y requiere de la máxima privacidad.

En este punto ingresa a participar el segundo expositor, el especialista José Miguel Jiménez, nacido en Madrid, trabaja en Malmo, Suecia, ha estudiado Ciencias Químicas en París y la mayor parte de su actividad privada la ha dedicado al sector NRBQ. Trabajó para la corporación Brooker por ocho años como responsable del área NRBQ para Latino América y actualmente se desempeña como asesor en el rubro.

Jiménez no tardó mucho al genera interés al indicar que se puede hacer gran daño con cantidad de latas de tomates caducadas, que tienen gran potencial como agente NRBQ. Indicó asimismo que ante un ataque con hexafluoruro en un estadio, la reacción inicial sería evacuar, pero sería un error porque el gas se distribuye por las gradas y la mejor medida en este caso es ir hacia el césped, que está mayormente libre del agente.

Desde el punto de vista operativo el objetivo es reducir al máximo el evento NRBQ y si es posible eliminar sus efectos. Es en esencia un escenario muy asimétrico, muy complejo, que puede involucrar a personas en estadios, supermercados, metro, en la selva, en variedad de áreas o lugares de congregación de público.

Es en ese sentido importante estar preparado para la complejidad de un evento NRBQ, tener conciencia que deberán convivir con los falsos positivos y falsos negativos, además de gestionar la línea temporal del evento, que depende en gran medida del tipo de agente y magnitud del ataque.

Cada tipo de intervención requiere de diferentes equipos y en números específicos, diferente tipo de monitoreo (a distancia, zonal y/o individual), vehículos de intervención, un puesto de comando móvil (shelter) con medidas de seguridad, kit de recolección de muestras (todo lo necesario en un maletín y que sea fácil de usar en condiciones de campo), trajes de presión positiva (mayor presión adentro que afuera) laboratorio móvil (en un contenedor o sobre un camión o ambas), laboratorio fijo, puestos de detección, enclave en zona abierta y elevada, puntos de control en los accesos al lugar, sistemas de comunicaciones, equipos portátiles de detección de agentes o desactivación de explosivos, entre otros.

Las diferentes zonas deben asimismo ser delimitadas: Zona Caliente (Hot Zone), Zona Intermedia (Warm Zone) y Zona Fría (Cold Zone), para lo cual es necesario identificar las zonas potencialmente contaminadas.

En general, la conferencia despertó gran interés de los asistentes, quienes realizaron diversas preguntas a los especialistas, incluyendo una interrogante de un representante de la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial (Corpac), administradora de diversos aeropuertos y aeródromos en el Perú y entidad reguladora de los servicios y procedimientos para la navegación aérea en el país, mostrando interés sobre las medidas de respuesta a aplicar ante un evento NRBQ en algún aeropuerto del Perú, y a lo cual Jiménez quedó en contestar ampliamente tras la conferencia, por la variedad de posibilidades y escenarios.

Asistieron diversos oficiales y suboficiales de los tres institutos armados de Perú y de la Policía Nacional, algunos de los cuales plantearon también sus interrogantes.

Finlamente, el general EP Ruiz Carreño entregó a los expositores un certificado de participación en la conferencia.



Recomendamos