Japón, Reino Unido e Italia suman fuerzas en un caza de sexta generación
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Sistemas >

Japón, Reino Unido e Italia suman fuerzas en un caza de sexta generación

El anuncio del acuerdo, previsto para diciembre, coincide con el desbloqueo del programa FCAS sellado por Francia, Alemania y España
Presentación del mockup del caza de sexta generación BAE Tempest en FIA 2018. Foto: BAE Systems.
Maqueta del Tempest en una feria sectorial. Foto BAE Systems
|

Los gobiernos de Tokio, Londres y Roma ultiman el acuerdo formal para el desarrollo de un avión de combate de nueva generación que deberá entrar en servicio en torno al año 2035. El futuro modelo sustituirá a los actuales F-2 de la Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón, que se corresponden con una variante local del caza F-16 estadounidense desarrollada conjuntamente por la firma norteamericana Lockheed Martin y la firma local Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

La noticia ha sido revelada por fuentes gubernamentales de Japón, que adelantan que la firma oficial de la alianza se espera para diciembre, informa el periódico local The Asahi Shimbun. La información no especifica el grado de implicación que este proyecto puede tener con el programa de futuro sistema de defensa británico que contempla el desarrollo del caza de sexta generación Tempest, en el que también está implicado Italia y Suecia, si bien esta última mostró ciertas desavenencias este verano. En todo caso, la posible adhesión de Japón a este proyecto lleva tiempo larvándose, lo que supone un hito para el país, que lleva utilizando exclusivamente aviones de combate de origen estadounidense desde que acabó la Segunda Guerra Mundial. De ahí que esta posibilidad no goce de la simpatía de Estados Unidos.

Las empresas que liderarán el nuevo compromiso coinciden también con las del programa del Tempest. Junto a MHI, como principal desarrollador japonés, encabezará la iniciativa BAE Systems por parte de Reino Unido y también estará implicada la italiana Leonardo. En el desarrollo del motor que impulsará la futura aeronave se va a contar con IHI por parte de Japón, Rolls Royce del lado británico y la italiana Avio.

Tokio y Londres ya anunciaron el pasado mayo que presentarían un esquema de colaboración antes de finales de años. Ambos países, como destaca el medio japonés, cuentan con planes para el desarrollo de cazas con capacidad de sigilo (stealth) y tecnología para operar coordinados con drones, lo que define en parte la llamada sexta generación de aviones de combate.

Exportar por primera vez

Japón lleva tiempo trabajando en un concepto propio de avión de combate de próxima generación dentro del llamado programa F-X, que dará lugar al avión de combate F-3 y que se propuso diseñar sin ayuda exterior. De este modo la posibilidad de que Lockheed Martin prestara soporte técnico, que se estuvo planteando durante un tiempo, quedó descartada en buena parte por que la implicación de la compañía estadounidense dificultaría los planes japoneses de exportación del nuevo avión. Y esta es otra de las grandes novedades del programa, ya que las actuales leyes niponas impiden vender fuera este tipo de tecnología de combate (únicamente lo puede hacer en caso de que se trate de equipos para rescate, transporte, vigilancia, control y limpieza de minas). De ahí que esté previsto una reforma legislativa, en sintonía con la aspiración del actual Gobierno de impulsar con el desarrollo de nuevos aviones la industria de defensa del país.

El anuncio de la alianza de Japón, Reino Unido e Italia en torno a un avión de combate de próxima generación coincide con el desbloqueo que España, Francia y Alemania acaban de sellar a su propio proyecto de futuro sistema de combate aéreo (NGWS/FCAS), tras meses de tensas negociaciones entre Airbus y Dassault, principales socios industriales de Alemania e Italia.

Distintas fuentes autorizadas llevan abogando desde hace tiempo con la necesidad de acabar fusionando los programas del Tempest y el FCAS en uno solo para contar realmente con posibilidades de éxito en el sector internacional, tanto de un lado como de otro.



Recomendamos


Lo más visto