​El Ejército pone a prueba su batería Nasams y misiles Amraam en condiciones de frío extremo en Letonia
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Tierra >

​El Ejército pone a prueba su batería Nasams y misiles Amraam en condiciones de frío extremo en Letonia

La Unidad de Defensa Aérea se encuentra en la base aérea letona de Lielvarde
Misil amraam letonia
Traslado de un misil Amraam hasta la batería Nasams. Foto: Emad
|

La Unidad de Defensa Antiaérea del Ejército de Tierra desplegada en la misión de la OTAN en Letonia ha efectuado un ejercicio en condiciones de frío extremo con su batería Nasams y misiles Amraam.

El personal de la unidad ha puesto a prueba las capacidades de la batería con el termómetro por debajo de cero grados, algo ya habitual en esta época del año en tierras letonas. La unidad permanece activa las 24 horas del día para la defensa del espacio aéreo del país báltico frente a posibles amenazas. Este tipo de ejercicios permiten también a los militares responsables de la operación del sistema adaptarse a estas condiciones tan adversas no muy frecuentes en España.

La batería Nasams española, desplegada en la base aérea letona de Lielvarde, forma parte de los medios enviados para reforzar la disuasión tras la invasión rusa de Ucrania. El contingente y la batería llegaron a Letonia a mediados del pasado mes de junio. La unidad de defensa aérea está formada por una batería, compuesta por dos lanzadores y un radar de detección, y un contingente de 85 efectivos, encargado de su operación. El seguimiento de la operación se realiza desde el centro director de fuegos automatizado con tan solo tres personas para vigilar y controlar toda el área de responsabilidad.

Sistema Nasams y misiles Amraam

El sistema Nasams, diseñado por las compañías Kongsberg y Raytheon, entró en servicio en el Ejército de Tierra español en 2003 en el marco de las compensaciones industriales por la compra de cinco fragatas clase Fridjof Nansen para la Armada noruega. La plataforma de disparo está compuesta por seis tubos contenedores desde los que se lanzan misiles Amraam 120 C5, de fabricación estadounidense.

Además incorpora un radar Sentinel para la detección y seguimiento de los blancos con un alcance de 75 kilómetros y capacidad para manejar en tiempo real hasta 80 trazas de aeronaves. La artillería antiaérea española cuenta con cuatro baterías, dotadas cada una con un radar, un centro director de fuegos y dos lanzadores, instalados sobre camiones Iveco.

El Nasams (siglas en inglés de Sistema de Misil Superficie-Aire Avanzado Noruego) opera a media cota, a partir de 300 metros de altura, y tiene un alcance efectivo de entre siete y diez kilómetros en torno al objetivo a proteger, aunque puede alcanzar los 25 kilómetros. La tasa de fuego es de dos segundos. El misil Amraam, por su parte, es del tipo dispara y olvida con un peso de 157 kg, una longitud de 3,65 metros, un diámetro de 178 mm, y una envergadura de 533 mm. Alcanza una velocidad de 2 Mach con un sistema de guiado semiactivo y una cabeza de guerra de 35 kg. 



Recomendamos


Lo más visto