menú responsive
ESPAÑA | Seguridad
-/5 | 0 votos

Contrato de 5,3 millones de euros

La Guardia Civil instalará cámaras más potentes en su sistema de vigilancia costero

Equipo del sistema SIVE. Foto: Guardia Civil

Equipo del sistema SIVE. Foto: Guardia Civil

28/12/2020 | Madrid

La Guardia Civil trabaja en un proyecto para la renovación de las cámaras y sensores del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), instalado a lo largo de la costa mediterránea y en los archipiélagos de Canarias y Baleares, para vigilar las aguas españolas y su entorno. Este sistema es responsable de la detección e reconocimiento tanto de embarcaciones con inmigrantes irregulares como de lanchas utilizadas por la redes que trafican con droga.  

Dentro de este programa, el Instituto Armado puso en marcha a mediados de este mes de diciembre un contrato con un presupuesto de 5,3 millones de euros -impuestos incluidos- para el suministro de 12 nuevos sensores optrónicos durante los próximos tres años. Siete serán implantados en los puestos de vigilancia de la península y los cinco restantes reforzarán los medios desplegados en Canarias.

El sistema consta en la actualidad con estaciones de sensores fijos en las comandancias de la Guardia Civil en las provincias de Huelva, Cádiz, Algeciras, Ceuta, Málaga, Granada, Almería, Murcia, Alicante, Valencia, Castellón, Tarragona, Islas Baleares, Gran Canaria, Tenerife y Pontevedra. Además, se disponen de unidades móviles que permiten ampliar la capacidad de vigilancia, en caso necesario, en zonas donde no exista cobertura de los despliegues permanentes.

El SIVE aporta información en tiempo real, como explica la Benemérita, “a centros de mando y control, desde donde se centraliza la información obtenida por las estaciones sensoras de vigilancia, para que, una vez analizada y evaluada, se cursen órdenes pertinentes para la interceptación de embarcaciones de interés o el salvamento de personas en peligro, dando conocimiento, en su caso, a otros organismos o instituciones si fuese necesario (Salvamento Marítimo, Cruz Roja, Cuerpo Nacional de Policía, etc.)”.

Más alcance y resolución

 

Los nuevos sensores permitirán incrementar alcance de detección, la resolución para la identificación y la capacidad de seguimiento automático de objetivos. La Guardia Civil afirma que debido a la obsolescencia tecnológica resulta necesario sustituir el parque de sensores existentes, que en la actualidad cuenta con una antigüedad superior a 15 años. A esto hay que sumar que siete de ellos cuentan con equipos de los que ya no hay disponibles repuestos para su reparación.

Cada sistema optrónico estará compuesto por una cámara de imagen infrarroja (Flir), una cámara de imagen visible (Vis), un sistema de posicionamiento de gran precisión (Plat), un sistema de seguimiento automático de blancos sobre imagen (Trac), un sistema de procesado de imagen con algoritmos (Vp) y un interfaz para el control completo de todos los elementos del sensor.

Detección y reconocimiento de pateras y lanchas

 

El sistema deberá detectar y reconocer dos tipos de blancos: pateras y lanchas semirrígidas o zodiac. Por patera se entiende una embarcación de madera, goma o fibra de cinco a siete metros de eslora, unos dos metros de manga y velocidad de entre uno y diez nudos, sobre una mar de rizada a gruesa.

Mientras, la lancha semirrígida se define como una embarcación de goma o fibra, de cinco a ocho metros de eslora, unos dos metros de manga, y velocidad de entre 1 y 60 nudos, desplazándose sobre una mar rizada a gruesa.

Según los pliegos del contrato, el alcance máximo tanto de la cámara infrarroja como de la cámara visible será de 23 km en condiciones atmosféricas buenas sin bruma y de cinco kilómetros en condiciones limitadas con atmósfera húmeda, cálida y brumosa.

El alcance mínimo exigible para la cámara infrarroja en el caso de la patera será de 16 kilómteros para la detección y de 11 para el reconocimiento en buenas condiciones, y de cuatro kilómetros en ambos casos en condiciones limitidas. En el caso de la lancha semirrígida, esta cámara deberá detectarla a 17 kilómetros y reconocerla a 12 con buen tiempo, y se mantienen los cuatro kilómetros si el tiempo es adverso.

Para la cámara visible el rango de detección mínimo sube a 20 kilómetros en detección y a 12 kilómetros en reconocimiento para las pateras y se sitúa en 22 y 15 kilómetros, respectivamente, para la lancha semirrígida. El alcance en todos los casos con condiciones limitidas será de al menos cinco kilómetros. 

El contrato está gestionado a través de la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil mediante procedimiento abierto y tramitación ordinaria. Las empresas interesadas tienen hasta el 18 de enero para presentar sus ofertas. El 26 de enero se producirá la apertura de dichas propuestas económicas.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje