menú responsive
AMÉRICA | Tierra
-/5 | 0 votos

I División del Ejército

Perú estudia volver al servicio militar obligatorio ante la falta de conscriptos

El general Jorge Celiz Kuong, derecha, inaugurando obras en el cuartel Ramón Zavala, en Trujillo, en agosto pasado. Foto: Ejército del Perú.

El general Jorge Celiz Kuong, derecha, inaugurando obras en el cuartel Ramón Zavala, en Trujillo, en agosto pasado. Foto: Ejército del Perú.

02/11/2018 | Lima

Peter Watson

El ahora excomandante general de la I División del Ejército del Perú, general Jorge Céliz Kuong, ha afirmado que se necesitan más efectivos militares para misiones de apoyo al desarrollo nacional. Una de las alternativas que analiza la institución sería solicitar el retorno al servicio militar obligatorio. 

El general Céliz Kuong ha sido designado como nuevo comandante general del Ejército,  en reemplazo anticipado del general César Astudillo Salcedo.

En entrevista concedida al diario local La República, el general Céliz Kuong señaló que el número actual de conscriptos en los cuarteles es tres veces menor con el servicio militar voluntario que con el anterior servicio militar obligatorio, agregando que casi todos los países vecinos tiene el servicio militar como una obligación ciudadana.

Sin embargo, el general también indicó que los cuarteles se encuentran en un 96% de capacidad, lo que, contradictoriamente, es un indicativo a favor del servicio voluntario, a menos que la capacidad instalada del Ejército sea menor a la que verdaderamente le exigen sus requerimientos operacionales. Actualmente se tienen unos 30.000 conscriptos a nivel nacional.

Apoyo a la población civil

 

El general Céliz considera necesario disponer de un mayor número de efectivos militares para despliegue en misiones de apoyo a la población civil tras eventuales desastres naturales. A tal consideración, habría que agregar la difundida opinión que el servicio militar obligatorio es una medida que permite alejar de las calles a jóvenes que de otra manera podrían delinquir, aunque tal opinión pasa por alto que los cuarteles no pueden ser reformatorios, tal y como acertadamente opinó en reiteradas oportunidades el expresidente Ollanta Humala.

El general Céliz agregó que países como Francia y Suecia retornaron al servicio militar obligatorio tras no tener éxito con el servicio voluntario.

No obstante que los ejércitos de Francia y Suecia no pueden ser catalogados como carentes de tecnología, incrementar el número de conscriptos pasa también por alto el hecho de que la integración de tecnología moderna permite desplegar misiones más eficaces con menor número de efectivos, pero lamentablemente, el Ejército del Perú es muy probablemente el instituto armado más postergado en cuanto al programa de modernización militar se refiere, en particular, desde mediados de 2016 en que ingresó la actual administración estatal.

La importancia de la tecnología no puede ser relegada a un segundo plano, en beneficio de hacer masa a punta de conscriptos. Tal vez habría que comprar más camiones volquetes, tractores y retroexcavadoras, más camiones portatropas todo terreno, más helicópteros, hacer más pistas y carreteras asfaltadas en el interior del país, apoyar a SIMA Perú en la construcción de puentes, ello sin mencionar que el Ejército aún alinea tanques T-55  adquiridos a inicios de la década de 1970 y una mera docena de obuses autopropulsados, también comprados en los setenta.

La Ley Nº 29248 Ley del Servicio Militar fue aprobada el 28 de junio del 2008, estableciendo el Servicio Militar Voluntario para los peruanos entre los 18 y 25 años de edad, siendo posteriormente ampliado a 30 años de edad el límite máximo de los conscriptos. La medida formaba parte de un programa mayor para profesionalizar a las Fuerzas Armadas del Perú, a la par que se elevaba la moral al otorgar mayores beneficios a los conscriptos, los cuales fueron mejorados en el quinquenio 2011–2016.

El reglamento de la ley fue promulgado en el diario oficial el 3 de junio del 2013, vía Decreto Supremo No 003-2013-DE.

Cabe indicar que de no analizar el tema con cuidado, incrementar el número de conscriptos comprometería innecesariamente un mayor porcentaje del presupuesto público del sector Defensa en gastos corrientes, pudiendo perjudicar eventuales inversiones para modernizar las instituciones armadas, aunque es válido mencionar que tales inversiones eventuales requieren de un decidido y continuo respaldo político, lo que ya escapa del ámbito de competencia del general Céliz.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje