Tecnología e innovación en Defensa
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
La Ventana >

Tecnología e innovación en Defensa

|

El último informe de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (Fecyt)[1] indica que el gasto total en I+D en España se situó en unos 13.000 millones de euros de los que el 45,5% corresponde al sector público y el 54,5% a empresas e inversiones procedentes del extranjero u otras instituciones privadas. En 2008 ese total representaba algo menos de 15.000 millones de euros básicamente con el mismo reparto porcentual de un 45/55 entre sector público y sector privado.

Según la misma fuente los créditos asignados en presupuestos generales del Estado de 2016 para la Política de Gasto 46 (Investigación y Desarrollo) se sitúan en unos 6.500 millones anuales. De ellos se asignan al sector defensa alrededor de un 10%, un total situado en algo menos de 650 millones. En los Presupuestos Generales del Estado (PGE), 164 millones se contemplan en el presupuesto del Ministerio de Defensa y el resto en el ministerio de Industria (actualmente Economía, Industria y Competitividad), en los que se incluyen los anticipos para el desarrollo de actividades tecnológicas para programas especiales de armamento, singularmente la futura fragata F110 y vehículos de combate 8x8. De la parte asignada al presupuesto del Ministerio de Defensa se destinan a inversiones reales algo menos de 50 millones.

Los datos de la Fcyt indican que el objetivo defensa en el conjunto del gasto público para I+D se situó en el 1,3% en 2014. En 2004 el porcentaje era del 4,6% y en 2008 del 3,1%.

En términos absolutos la investigación asignada a la política de gasto de I+D para el sector defensa alcanzó valores máximos en 2006 con casi 1.700 millones de euros. En ese año representó casi un tercio del total de los fondos previstos en presupuestos generales del Estado para la política de gasto 46. Desde entonces ha caído hasta alcanzar valores mínimos en 2013 (363 millones).

Así vemos como en la última década ha caído el volumen de los fondos destinados al objetivo defensa dentro de la política de gasto de I+D en un marco de reducción global. Evidentemente la capacidad de gestión directa del Ministerio de Defensa en estas condiciones generales es muy limitada. Pero mayor problema parece el que la inversión pública en I+D para la Defensa Nacional, y su sector industrial asociado, haya ido perdiendo importancia en términos porcentuales de forma global, sin que se hayan materializado mecanismos para movilizar fondos o instrumentos para captar financiación allí dónde esté disponible e independientemente de quién realice la gestión.

Tanto la Estrategia de Tecnología e Innovación de la Defensa de los años 2010 y 2015, como la Estrategia Industrial de Defensa, contemplan entre sus líneas de actuación ideas referidas a establecer una mayor colaboración con otros organismos nacionales e internacionales que permitan establecer condiciones para potenciar las actividades de desarrollo tecnológico de interés para la Defensa.

El esfuerzo de las empresas, mantenido en el tiempo con las limitaciones impuestas por la situación vivida durante la última década, ha supuesto que las empresas de Tedae realicen el 7,6% del gasto total en I+D español, según datos de la propia asociación.

Ese esfuerzo desde el sector debe mantenerse, pero al mismo tiempo debe venir acompañado de políticas específicas desde el departamento para aprovechar las oportunidades que aparezcan en otros ámbitos con capacidad financiera en proyectos tecnológicos de interés dual, que serán la mayoría, centrándose el ministerio de Defensa con sus limitados recursos en aquellas áreas que por sus características específicas no tengan encaje por otras vías.

Se trata así no tanto de recuperar capacidad de inversión directa, lo que parece muy complicado en las condiciones previsibles, sino en mejorar el rendimiento a través del establecimiento de políticas y estrategias específicas que permitanmejorar la colaboración con otras instituciones y la utilización de otras vías para alcanzar los objetivos de potenciación tecnológica.

[1] Fecyt. Indicadores del sistema español de ciencia, tecnología e innovación. Edición 2016. Icono. Observatorio Español de I+D+i. Disponible en:

https://icono.fecyt.es/informesypublicaciones/Paginas/indicadores_secte.aspx



Recomendamos

Lo más visto