menú responsive
ESPAÑA | Tierra
-/5 | 0 votos

Foro Ejército-Empresas

Pardo de Santayana (MALE): "Trabajamos en la obtención cíclica de brigadas al completo de sus capacidades"

Jefe el MALE, teniente general Ramón Pardo de Santayana. Foto: Ejército de Tierra

Jefe el MALE, teniente general Ramón Pardo de Santayana. Foto: Ejército de Tierra

28/05/2018 | Madrid

B. Carrasco

Durante la primera edición del Foro Ejército-Empresas, celebrado la semana pasada en Toledo, el teniente general Ramón Pardo de Santayana, jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército (MALE), explicó a Infodefensa.com los planes del Ejército de Tierra para reformular el modelo actual de adquisición de material en el marco del diseño de la Brigada 2035.

El general analizó el proyecto NOCET que pretende avanzar hacia un modelo de obtención de capacidades por brigadas completas, de forma cíclica. "Este proyecto responde a la necesidad sentida por el Ejército de Tierra de reformular su estrategia de adquisición de recursos materiales para dotar y equipar de forma completa sus unidades de combate. Es un nuevo paradigma de obtención cíclica de brigadas de combate al completo de sus capacidades", detalló.

Dentro del diseño del Ejército 2035, ¿qué papel juega el MALE?

A finales de 2017 el JEME marcó para el Ejército el desafío de vestir y diseñar las capacidades que deben tener las Fuerzas Terrestres en el horizonte 2035, atendiendo a su vocación expedicionaria y a las misiones que se le asignan en todo el espectro del conflicto. En esas directrices, estableció dos esfuerzos o ejes de transformación: un primer eje que permita llevar a Ejército a la frontera tecnológica y en el que la Brigada, como sistema integral de combate, constituya la referencia del concepto 2035; y un segundo eje que impulse una nueva estrategia de capacidades completas, que atienda a la adquisición cíclica de Brigadas de combate. Ambos ejes tienen una consideración cuantitativa, en términos de volumen y tipo de materiales; y una vertiente cualitativa, representada por el estado de arte tecnológico, es decir, por la imperiosa necesidad de adaptar los medios y los procedimientos a la emergencia de las nuevas soluciones tecnológicas, particularmente los sistemas autónomos robotizados (tecnología RAS), la integración de sistemas de mando y control, la disponibilidad de una imagen operacional compartida de voz, video y datos entre todos los escalones de mando (incluido el combatiente aislado), la extensa sensorización de la Brigada, la ciberdefensa, las nuevas capacidades de guerra electrónica, etc. Por tanto, el aspecto tecnológico y la puesta a disposición de nuevos materiales para su experimentación, junto con la implantación del NOCET, son elementos claves en el nuevo diseño de la Fuerza Terrestre, en los que el MALE, como punto de soldadura entre la Industria y el Ejército, tiene un papel relevante, tanto en lo evidente (adquisición de nuevos materiales y seguimiento de programas), como en la prospección tecnológica de los nuevos desarrollos de la industria de defensa.

El Ejército está inmerso en el proyecto Nodriza de Obtención de Capacidades del Ejército (NOCET). ¿En qué consiste?

NOCET es un proyecto que responde a la necesidad sentida por el Ejército de Tierra de reformular su estrategia de adquisición de recursos materiales para dotar y equipar de forma completa sus unidades de combate. Es, o pretende ser -porque aún no es un proceso acabado- un nuevo paradigma de obtención cíclica de brigadas de combate al completo de sus capacidades y con un gran sustrato tecnológico, que conlleva la sincronización y concurrencia de los actuales y futuros programas especiales de armamento de la DGAM con los otros proyectos de adquisiciones del Ejército.

¿Qué objetivos tiene marcados el proyecto?

Como objetivo principal, NOCET será el motor que posibilite alcanzar y mantener el Ejército 2035 con las capacidades necesarias y en el mejor estado de arte tecnológico. En realidad, NOCET ha constituido el primer intento de desarrollo conceptual y de materialización de las directrices del GE. JEME para dotar de un renovado impulso al Ejército de Tierra y, por ello, cabe considerarlo la matriz y la palanca impulsora de todas las iniciativas que se están desarrollando en este momento. Como objetivo derivado del anterior, ya que la consecución del mismo no se puede acometer aplicando el actual modelo de adquisición de recursos, NOCET debe articular otro paradigma de obtención que permita superar el vigente modelo vertical de adquisición de sistemas de armas basado en una lista integrada y priorizada de necesidades, al evidenciarse que este modelo no asegura la disponibilidad de las capacidades necesarias, que genera asimetrías y que cronifica carencias, sustituyéndolo por un modelo cíclico de obtención horizontal de Brigadas de combate al completo de capacidades. Es decir, se pretende completar unidades de combate (Brigadas) en lugar de llenar carencias parciales en el conjunto de la Fuerza. Además, el NOCET deberá estar imbricado en el planeamiento del Ministerio de Defensa, de tal modo que se garantice la financiación necesaria en el marco del nuevo ciclo inversor.

¿Cuál es la situación actual del NOCET?

La transición al Ejército 2035 y a la consolidación de la nueva estrategia de obtención exigirá tiempo. El Ejército está desplegando un notable esfuerzo de concepción y diseño de la nueva Fuerza Terrestre 2035 a través de sus órganos de planeamiento operativo. Simultáneamente, está acomodando su planeamiento presupuestario al nuevo modelo de obtención y ajustando calendarios de entregas, manteniendo para tales propósitos una intensa corriente de coordinación con la DGAM para catalizar y acelerar el proyecto. Hay dos actividades de especial visibilidad actualmente que son la organización por la Fundación Museo del Ejército de las Jornadas con Empresas en Toledo, realizadas entre el 21 y el 23 de mayo de 2018, en las que el MALE ha participado activamente y que darán lugar a reuniones sectoriales de capacidades, y la puesta en marcha de una fase de experimentación de capacidades en una Brigada Experimental, cuyo arranque está previsto para el próximo mes de noviembre de 2018, y en la que se persigue evaluar y validar tanto medios como procedimientos que permitan confirmar el concepto de Brigada 2035.

La participación de la industria de Defensa en el diseño del Ejército 2035 también resulta fundamental, ¿Qué acciones tienen previstas para mejorar la relación ejército-empresa?

Es indudable que, tal como y como contemplaba el calendario del ET 2016, Empresa y Ejército, ambos realizan un esfuerzo en común para proporcionar a nuestra sociedad una fuerza moderna, preparada y dispuesta para cumplir con su misión allí dónde se requiera, por lo que la relación ejército-empresa es actualmente excelente. Hay que destacar, especialmente, la magnífica acogida a la iniciativa de realizar las Jornadas de Empresas llevadas a cabo con éxito en Toledo. El desarrollo del Ejército 2035 y del nuevo paradigma de obtención hace que esta convergencia de esfuerzos sea aún más necesaria y, en este sentido, el resultado de las Jornadas con Empresas en Toledo por parte de la Fundación Museo del Ejército cobra especial importancia como elemento canalizador de la sinergia entre el Ejército de Tierra y la Empresa, constituyendo un foro abierto de intercambio de información entre ambos actores en el que se pongan en común las necesidades del Ejército y las soluciones que ofrece la industria de defensa, como así ha sido reconocido por la propia Ministra de Defensa en sus palabras ante los asistentes a las Jornadas y también, unánimemente, por las empresas.

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje