menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

El buque fue puesto a flote el viernes 7 de mayo

La ministra de Defensa visita este martes el submarino S-81 Isaac Peral

Puesta a flote del submarino S-81 Isaac Peral. Foto: Navantia

Puesta a flote del submarino S-81 Isaac Peral. Foto: Navantia

11/05/2021 | Madrid

La ministra de Defensa, Margarita Robles, visita este martes por la tarde el submarino S-81 Isaac Peral, puesto a flote el pasado viernes en el astillero de Navantia en Cartagena.

Esta es la segunda vez en apenas un mes y medio que la ministra viaja hasta a Cartagena para seguir el estado del programa S-80. El pasado 29 de marzo, la titular de Defensa estuvo en la Flotilla de Submarinos, en el Arsenal de Cartagena, y pudo conocer de primera mano el proceso de adiestramiento en los simuladores de la dotación de quilla del Isaac Peral.

El primer submarino de la serie S-80 fue puesto a flote el 7 de mayo con la ayuda de un dique flotante. La compleja maniobra comenzó a primera hora de la mañana y finalizó pasadas las cinco de la tarde. Al acto asistió una delegación de Defensa, encabezada por la secretaria de Estado, Esperanza Casteleiro.

Antes, el 22 de abril, las instalaciones de Navantia acogieron la ceremonia de amadrinamiento, presidida por el rey Felipe VI. La Princesa Leonor, madrina del buque, cortó como manda la tradición la cinta, accionando el mecanismo para estrellar contra el casco del submarino una botella de vino tinto español seleccionada por la Armada.

Tras entrar en el agua, el submarino quedó atracado en el muelle de armamento del astillero de Navantia en Cartagena. A partir de ahora, las pruebas de puerto permitirán comprobar todos los sistemas del buque, con diversos hitos de seguridad, como el embarque de gasoil, la carga de batería o la prueba de propulsión sobre amarras. En el primer trimestre de 2022 comenzarán, según el calendario previsto, las pruebas de mar y un año después, a principios de 2023, será entregado a la Armada española.

Trabajos en el resto de submarinos

 

El programa S-80 permite a España en el selecto club de países con capacidad para diseñar y construir un submarino, en el que solo se encuentran Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Suecia, Rusia, Japón, China y Corea del Sur

Los siguientes submarinos de la nueva clase (S-82 Narciso Monturiol, S-83 Cosme García y S-84 Mateo García de los Reyes), actualmente en construcción en estas instalaciones de Cartagena, se incorporarán tras el S-81 a la lista de buques operativos con una cadencia de uno cada dos años, de acuerdo con el calendario que maneja Defensa.

En el S-82 se trabaja en la fabricación de estructuras no resistentes y el embarque de tanques en todas las secciones y comenzado premontaje de tuberías y equipos. En el S-83 se ha terminado el casco resistente y han comenzado los trabajos de aceros: construcción de tanques, fabricación y montaje de polines y soportes. En el S-84 ha comenzado la elaboración de cuadernas del casco resistente.

Características de la serie S-80

 

El submarino S-80 tiene un desplazamiento en inmersión de casi 3.000 toneladas (2.965 t), una eslora de 81 metros y un diámetro de casco resistente de 7,3 metros. Su velocidad en la superficie será de 10 nudos y en inmersión de 19 nudos. En su interior alberga 180 sistemas y 60 km de cables.

El sumergible está dotado con un sistema de propulsión principal basado en un motor eléctrico (MEP) de 3.500 kw y un motor diésel compuesto por tres grupos generadores de 1.200 kw que producen la energía que alimenta al MEP. Por su parte, el Sistema de Propulsión Independiente del Aire (AIP) permite al buque, de acuerdo con Navantia, permanecer hasta tres semanas bajo el agua. Mientras este sistema está activo, el submarino no tiene la necesidad de ascender a cota snorkel para recargar las baterías.

En las consolas de la sala de mando y control se maneja desde la propulsión del buque, hasta el aire acondicionado, pasando por los equipos y armamento que forman parte del sistema de combate o las comunicaciones.

La dotación del submarino está compuesta por 32 marinos, aunque tiene capacidad para acoger otros ocho efectivos más para, por ejemplo, operaciones especiales. La alta automatización de los equipos y sistemas ha reducido prácticamente a la mitad la dotación con respecto a los submarinos de la serie S-70, pese a ser un submarino de un desplazamiento y complejidad muy superior.

Por su parte, el sistema de armas incluye seis tubos lanzatorpedos y capacidad para embarcar 18 armas (misiles, torpedos y minas). El sonar cilíndrico ubicado en la proa es el principal sensor acústico pasivo para operaciones en inmersión.

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje