menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Experimentación con vehículos terrestres no tripulados

El programa Escorpión de UGV espera tener un primer demostrador a final de 2021


El programa Escorpión de UGV espera tener un primer demostrador a final de 2021


08/06/2021 | Madrid

B. Carrasco

El programa de vehículos terrestres no tripulados (UGV, por sus siglas en inglés) Escorpión, impulsado a principios de este 2021 por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), contará antes de final de año con un primer demostrador tecnológico, de acuerdo con el calendario actual del proyecto.

La iniciativa trabajará en los próximos meses en la definición de las misiones que deberán cubrir los dos demostradores tecnológicos de UGV que está previsto desarrollar -uno sobre ruedas y otro sobre cadenas-, a partir de las necesidades identificadas por el Ejército de Tierra.

La Subdirección General de Planificación Tecnología e Innovación (Sdgplatin) de la DGAM, que lidera este programa, explicó este lunes en un taller sobre sistemas robóticos y autónomos en el marco de la Fuerza 2035 que ambos prototipos podrían estar a disposición de las unidades del Ejército a principios de 2022 para efectuar pruebas sobre el terreno. Cada demostrador tendrá la opción de incorporar diferentes cargas (armamento, sensores, cámaras), con el objetivo de analizar su comportamiento en un amplio abanico de operaciones.

El programa Escorpión tiene un presupuesto de 4,2 millones de euros y el desarrollo del mismo tendrá lugar durante los próximos siete años, hasta 2027. En este punto, cabe señalar que los UGV es una de las tecnologías en las que pone el foco la nueva Estrategia de Tecnología e Innovación de la Defensa (ETID). El representante de la Sdgplatin, Joaquín Catalá, detalló que por el momento se ha efectuado un primer diagnóstico del mercado de vehículos terrestre no tripulados en España y evaluado los sistemas que existen actualmente.

Entre febrero de 2020 y abril de 2021, el proyecto ha identificado 17 sistemas UGV preparados para su adquisición, de los cuales 11 están orientados al uso militar y seis son vehículos civiles que podrían contar con una versión militar. El estudio ha permitido establecer otras clasificaciones: 11 son ruedas; cuatro, de cadenas; y dos, de tracción combinada.

Respecto al nivel de autonomía, cinco son teleoperados y los otros doce semi autónomos. Mientras que si se clasificación por peso dos están en la categoría mini (menos de 10 kg); dos, en la ligera (10-50 kg); cuatro, en la mediana (50-200 kg); dos, en la grande (200-600 kg); y siete, en la pesada (más de 600 kg).

Nuevo plan director

 

La DGAM también trabaja en un plan director de Sistemas Robóticos, cuyo borrador está en una fase muy avanzada, que establecerá las reglas del juego y las líneas maestras, con la intención de orientar a las empresas y fijar unos requisitos para todas las adquisiciones de vehículos de este tipo.

El objetivo principal del proyecto Escorpión es la experimentación con vehículos terrestres no tripulados, una fórmula conocida en otros programas como el Rapaz (UAV). “No es un programa de obtención, no estamos pensando en grandes series de productos, sino que estamos viendo cómo poner a disposición de las unidades del Ejército de Tierra tecnologías con el fin último de capacitar a la industria nacional”, aclaró Catalá.

Necesidades del Ejército

 

Durante el taller, el jefe del Centro Fuerza Futura 2035, coronel José Miguel García García, expuso además el tipo de vehículos terrestres no tripulados que busca el Ejército y sus aplicaciones.

Tierra aspira a contar con diferentes sistemas UGV: ligeros, de apoyo a pelotón y sección; con armamento, como ametralladoras o armas contracarro; de obtención, con diferentes sensores (radar, equipos electrópticos, de movimiento, NBQ…); ligeros para el combate subterráneo; detección y neutralización de IED; de desminado y apoyo a la movilidad; abastecimiento de ‘ultima milla’; evacuación médica; recuperación de vehículos y otros materiales; o repetidores de sistemas de telecomunicaciones.

El Ejército ha establecido una serie de características comunes que deben tener sus vehículos terrestres no tripulados. Entre los requisitos, destacan una autonomía superior a las ocho horas, diseño modular que permite diferentes cargas sobre una misma plataforma, estaciones de control rugerizadas, integración con los sistemas C4ISR de las unidades del Ejército de Tierra, capacidad de operar en enjambre y nivel de seguridad suficiente. Además, los sistemas con capacidad letal en ningún caso podrán accionarse sin la operación de un ser humano.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje