menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

En el sur de Chile

La FACh despliega sus Bell y Hermes para el combate de incendios forestales

El RPAS Elbit Systems Hermes Q900 despega desde la base aérea Quintero. Foto: FACh

El RPAS Elbit Systems Hermes Q900 despega desde la base aérea Quintero. Foto: FACh

19/02/2020 | Santiago

Óscar E. Aránguiz

La Fuerza Aérea de Chile (FACh) dispuso de sus helicópteros del Grupo de Aviación N° 9 y del RPAS Elbit Systems Hermes Q900 del Grupo de Aviación N° 2 para el Combate de Incendios Forestales (CIF), registrados en la región de La Araucanía, al sur del país.

El 11 de febrero se trasladaron, desde la IIª Brigada Aérea en Santiago hasta la región de la Araucanía, un helicóptero Bell UH-1H Iroquois y un Bell 412EP para el CIF en el sur. Las aeronaves están operando desde la base aérea Maquehue de la IIIª Brigada Aérea en Temuco, y se encontrarán apoyando las misiones CIF con el sistema SEI Bambi Bucket que les permite lanzar 1.000 litros de agua por cada descarga, así como también pueden transportar a sus respectivas tripulaciones, las que ya han trabajado en zonas como Renicura y Galvarino.

Además en las bases aéreas Pudahuel y El Bosque de Santiago, y Maquehue de Temuco, están instaladas piscinas para el carguío de las aeronaves de la FACh y la Corporación Nacional Forestal (Conaf) que combaten los incendios que afectan a las distintas regiones del país.

Capacitación en España

 

Según la última edición de la Revista Fuerza Aérea de Chile, los primeros en operar fueron los UH-1H el año 2018, cuyos pilotos se capacitaron en España, considerando la gran experiencia y a las capacidades existentes en ese país. A estos se les sumó en 2019 los Bell 412, un helicóptero bimotor, más grande, con mayor capacidad de cargar agua y con mejor performance.  

En la revista de la FACh, el comandante de escuadrilla Víctor Yantén indica que “en estos momentos tenemos la capacidad de lanzar 1.100 litros de agua, además de poder trasladar a nueve brigadistas a terreno. Se tomó la decisión de optar por los Bell 412 debido a que los UH-1H están destinados, principalmente, a entrenar a los nuevos pilotos de helicópteros de la institución. La misión es llegar al foco del siniestro, tomar contacto con el jefe de incendios que es el experto en tierra quien ya analizó las imágenes enviadas por el Hermes, y atacar los blancos determinados para poder extinguirlo".

“Hay mucha diferencia en el vuelo. Nosotros volamos principalmente en operaciones tácticas que es totalmente distinto. Entrenamos en zonas pequeñas, donde las fuentes de agua son pocas debido a la sequía, lo que puede resultar riesgoso debido a que los canastos en vez de agua pueden recoger barro, lo que dificulta el control del  helicóptero. Es por ello que la institución resolvió enviar a un grupo de pilotos a capacitarse al extranjero. En octubre fuimos a España y nos entrenamos en un simulador de vuelo especialmente diseñado para la extinción de incendios. Fue prepararnos para una nueva forma de volar”, dice.

“Hay varias técnicas de lanzamiento que depende de si se trata de pastizales, matorrales o árboles. Los más complejos son los incendios de copa, principalmente, los pinos cuya resina es muy inflamable. En una zona de incendio la temperatura puede llegar a los 700 grados, consumir el oxígeno y apagar los motores de la aeronave, que en esas condiciones, funciona con parámetros muy ajustados", añade.

Operaciones del Hermes


En tanto desde el Regimiento de Artillería Antiaérea y Fuerzas Especiales Escuela Táctica, ubicado en la base aérea Quintero de la IIª Brigada Aérea, en la región de Valparaíso, continúa operando el sistema RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) Elbit Hermes Q900, como apoyo al Combate de Incendios Forestales en la región del Biobío.

En la misma edición de la revista, el Director de Operaciones de la FACh, general de brigada aérea Francisco Torres, señaló que "nosotros tenemos que potenciar la polivalencia de nuestros medios que adquirimos para el rol de la Defensa también en tiempos de paz, junto con destacar que una de ellas es la tecnología".

El RPAS está dotado con sensores que le han entregado a Conaf una nueva capacidad para prevenir incendios y predecir su comportamiento, lo que permite definir planes de ataque más focalizados. “Su cámara infrarroja de alta definición posibilita ver a través del humo que despiden los siniestros, y así indicar a los pilotos de aviones y helicópteros, dónde exactamente arrojar las cargas de agua. También puede seguir la huella calórica del foco y mostrar cómo un incendio que parece extinguido en la superficie avanza de manera subterránea, consumiendo las raíces de los árboles. Este plan busca evitar que los incendios se salgan de control”, señala el general.

Las imágenes y datos captados por el Hermes son enviados de forma inmediata al Puesto de Mando de la FACh. En no más de cinco minutos quedan a disposición de Conaf en una plataforma de información geográfica con planimetría creada por el Servicio Aerofotogramétrico de la FACh (SAF). Según el general Torres “es un servicio que le permite a Conaf ver los incendios y analizarlos de manera inmediata para tomar una mejor decisión".

Fotos: FACh.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje