menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

La tripulación del Naiguatá naufragó durante 24 horas

La Armada Bolivariana sostiene que el Resolute se encontraba en aguas venezolanas

BVL Naiguatá. Foto: Navantia

BVL Naiguatá. Foto: Navantia

07/04/2020 | La Spezia (Italia)

Andrea Guidugli

El crucero RCGS Resolute se encontraba detenido en aguas jurisdiccionales venezolanas y tras resistirse al comando del BVL Naiguatá impactó contra el buque, según ha informado el comandante general de la Armada Bolivariana, Giuseppe Alessandrello Cimadevilla, en una comparecencia televisiva en la que, además, enseñó un vídeo del momento en el que el navío de bandera portuguesa colisiona contra el patrullero venezolano.

Esto desmiente la versión dada por la propietaria del Resolute, Columbia Cruise Services (CCS), que aseguraba que su crucero se encontraba en aguas internacionales realizando tareas de mantenimiento. En las grabaciones entre las dos embarcaciones, dadas a conocer por la Armada Bolivariana, se escucha cómo un miembro de la tripulación pide disculpas por encontrarse en aguas venezolanas y afirma que desconocía esta situación.

Si bien no está prohibido transitar por aguas jurisdiccionales, existe un instrumento que se llama paso inocente que permite transitar sin solicitar permisos, pero el Resolute se encontraba detenido, sin autorización. A pesar de esto, cabe destacar, que cuando el buque venezolano intercepta al crucero, este ya se encontraba en aguas contiguas a las jurisdiccionales.  

En los audios también se corrobora la reiterada negativa del Resolute de seguir con la indicación del comandante del Naiguatá,con plena autoridad, de tomar rumbo hacia Puerto Moreno en la Isla Margarita, como ya había informado este medio. Ante esta situación, el navío venezolano ordena al crucero detener máquinas o de lo contrario se verá obligado a emplear su armamento.

Como el Resolute seguía desobedeciendo, desde el Naiguatá se realizaron disparos con un fusil de asalto AK 47. Sin embargo, momentos después y por motivos que se desconocen, el crucero cambió de rumbo sorpresivamente e impactó al patrullero. De acuerdo al comandante Cimadevilla, en los audios y vídeo se demuestra que “el buque Resolute busca colisionar al guardacosta”.

Posibles negligencias del Naiguatá

 

Fuentes cercanas a la Armada Bolivariana, a las que tuvo acceso Infodefensa.com, aseguran que, además de las infracciones cometidas por el crucero de CCS, existen otros hechos, vinculados a la actuación del buque venezolano, que pudieron haber contribuido de manera determinante al accidente.

Según estas fuentes, el BVL Naiguatá no habría respetado el diámetro táctico de cada buque: una distancia específica que, ante una maniobra extraña como la que hizo el Resolute, posibilita al comandante maniobrar sin riesgo a la navegación. Las embarcaciones se encontraban a una distancia de 200 metros.

Estando a tan corta distancia, de acuerdo a las fuentes consultadas, el comandante de la patrulla no debería haber ordenado girar todo el timón a estribor -como se oye en las grabaciones- porque, al estar los buques tan cerca, la popa es lo primero que cambia de rumbo y se le dirige en contra. En cambio, la orden tendría que haber sido parar máquinas o efectuar otra maniobra.

Asimismo, el buque debería haber estado totalmente compartimentado. Cada buque de guerra tiene mamparos estancos y a la hora de este tipo de acciones, como el de visita y registro, estos deben estar a nivel de combate; como así también las escotillas encontrarse cerradas. De esta manera, si hay entrada de agua por algún lado, el barco no se hunde. Según dichas fuentes, se puede concluir que el navío de la Armada no estaba compartimentado o no se respetaron las condiciones de cierre para mantener el buque estanco.

Además, las fuentes consultadas sostienen que el patrullero no solo tenía la autoridad para ordenar al Resolute que lo siguiera rumbo a la Isla Margarita, sino también la potestad para efectuar disparos de advertencia dirigidos frente a la proa del crucero. Empero, señalan problemas con el armamento a bordo del Naiguatá: el cañón OTO Melara de 76 mm está inoperativo, el cañón de 35 mm no tiene municiones y las ametralladoras 12,7 mm no han sido utilizadas. Esto explicaría el uso de un AK 47, fusiles efectivos a corta distancia y que no deben haber tenido ningún efecto intimidatorio.

Cabe destacar que, de acuerdo a la información a la que tuvo acceso Infodefensa.com, el Naiguatá demoró unas horas en hundirse y la tripulación fue rescatada al día siguiente, es decir, permaneció en las balsas de salvamento por aproximadamente 24 horas. En este punto, la Armada sostiene que el Resolute se marchó de la zona del zozobro sin dar inmediato curso a las operaciones de rescate.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje