menú responsive
AMÉRICA | Empresas
-/5 | 0 votos

El fracaso del acuerdo entre Boeing y Embraer

La improbable alternativa china


Boeing rompe el acuerdo con Embraer. Análisis Roberto Caiafa.


01/05/2020 | Belo Horizonte

Roberto Valadares Caiafa

El 24 de abril, en una nota oficial, Boeing anunció la suspensión de la fusión con Embraer, un negocio en discusión durante casi tres años y valorado en 4.200 millones de dólares.

El mismo día, la empresa brasileña respondió con una nota en términos duros, no solo cuestionando cómo Boeing rompió el llamado MTA sino también citando la crisis causada por el 737-Max y cuestionando la reputación de la compañía estadounidense.

En las redes sociales, el video grabado y lanzado por el presidente y CEO de Embraer, Francisco Gomes Neto, se volvió viral. Este contiene las mismas acusaciones en términos severos que la nota oficial de la compañía.

Gomes Neto fue enfático al declarar que la empresa está capitalizada, tiene acceso al crédito en el mercado financiero y que hay opciones para la compañía.

Este video fue seguido por otro, grabado por el icónico fundador de la compañía, Ozires Silva, exaltando las cualidades de las personas que han trabajado allí durante los últimos 50 años de grandes logros para la industria aeroespacial brasileña.

La opción China

 

Por su parte, al ser preguntado sobre el tema, el presidente Jair Bolsonaro dijo que "si no hay más negocios con Boeing, Embraer puede hacer otro trato con otra compañía". Eso no agregó mucho, pero las declaraciones del vicepresidente Hamilton Mourão colorearon la situación de rojo.

Según Mourão, China podría ser una gran opción para Embraer. El vicepresidente también declaró que Embraer continuará estando bajo control brasileño y que la compañía podrá entregar un producto que China necesita, a medida que el país asiático expanda sus operaciones en la aviación nacional: "Tenemos el producto y ellos tienen la necesidad. Tenemos la tecnología... Es un matrimonio inevitable".

Si pensamos solo en los productos militares emblemáticos de Embraer, el EMB-314 Super Tucano y el KC-390 Millennium, ningún proveedor de piezas y componentes para estos dos proyectos aceptará trabajar con una ecuación cuyo resultado final sea que China reciba estas tecnologías a través de Embraer, por lo que podemos eliminar la parte militar de cualquier inversión china.

En la aviación comercial y ejecutiva, parece que el vicepresidente brasileño no tiene conocimiento del pasado reciente de Embraer. A principios de la década de 2000, la compañía brasileña celebró un acuerdo comercial industrial con los chinos, creando HEAI - Harbin Embraer Aircraft Industry Company Ltd.

En esa fábrica, se produciría la versión china del buque insignia de la compañía brasileña, el ERJ-145, cuyo primer modelo voló en Harbin en 2003.

Durante siete años, la fábrica china produjo este avión, mientras que la sede brasileña comenzó a producir los nuevos E-Jets, hoy en su segunda generación, conquistando el mercado norteamericano.

Cuando Embraer señaló su intención de producir E-Jets en China, con un ojo puesto en el mercado local y su área de influencia (un mercado con miles de millones de pasajeros potenciales), el Gobierno chino ni siquiera respondió a las intenciones de la compañía brasileña.

A finales de 2010, un Embraer desilusionado anunció su partida del gigante asiático para ver la aparición de China Commercial Aircraft Co (Comac), una nueva compañía de propiedad china que, curiosamente, produce un avión muy similar a los E-Jets, el Comac C919.

Por lo tanto, parece que no hay espacio para hacer negocios con los chinos, especialmente cuando el mundo, ante la pandemia del coronavirus, cuestiona la dependencia industrial creada en torno a China.

Además, no es de esperar que los chinos hagan pedidos de aviones a Embraer y los lleven a China, manteniendo así los trabajos de los brasileños. Menos ahora que existe Comac.

Durante la última semana de abril, las acciones de la compañía brasileña cayeron un 7% y, en el acumulado de 2020, la compañía perdió casi el 60% del valor de las acciones.

Sin embargo, Embraer tiene 3.300 millones de dólares en efectivo, con una deuda a corto plazo de solo 215 millones, lo que demuestra la fortaleza para resistir la crisis surgida del Covid-19. ¿Por cuánto tiempo más? Difícil de predecir...

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje