menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Distintas estrategias en Europa y Estados Unidos

El impacto del coronavirus se extiende en la industria militar occidental


Las empresas de Defensa europeas de la OTAN toman medidas más drásticas que EE. UU. ante el Covid-19


18/03/2020 | Madrid

G. S. Forte

Las grandes compañías del sector de la defensa de los países de la OTAN comienzan luchar contra el virus Covid-19, aunque con desiguales estrategias. De momento se están adoptando medidas más contundentes en algunas firmas europeas, que han optado directamente por parar su actividad temporalmente mientras la situación mejora. Al otro lado del Atlántico, principalmente en Estados Unidos, lo que por ahora se han suspendido son algunos encuentros sectoriales, pero la industria todavía sigue en general en activo, aunque con restricciones en los viajes de negocio previstos y distintas pautas de contingencia.

La lucha sectorial contra el coronavirus la encabeza en occidente el país del área actualmente más afectado por él: Italia. Una de sus principales compañías, los astilleros semipúblicos Fincantieri, no se ha andado con rodeos y ha decretado el cierre de su actividad durante dos semanas, a contar desde este lunes y hasta el día 29 de marzo, de momento. Como fórmula para hacerlo, sus responsables han escogido “la anticipación de las vacaciones colectivas con respecto a su uso tradicional de actividades por un período de verano”. Una vez que pase la crisis sea superada, la firma espera reiniciar nuevamente a plena potencia los trabajos para proteger así “el futuro de nuestra empresa y de nuestro país, sin causar una pérdida económica para los trabajadores”.

El otro gigante de la industria transalpina, Leonardo, ha suscrito un protocolo de medidas para combatir el Covid-19 con los sindicatos metalúrgicos del país en el que se ha acordado evitar la interrupción completa de las operaciones industriales. El procedimiento, que sigue las disposiciones contenidas en el decreto del primer ministro el 11 de marzo, requiere una evaluación puntual de las condiciones que aseguran los niveles prescritos de protección para las personas. Principalmente se ha de guardar al menos un metro de distancia entre trabajadores, y en los casos en los que esto no sea posible, por la naturaleza de la tarea, el personal deberá equipar las medidas de seguridad necesarias, establecidas en un protocolo del 14 de marzo. La empresa ha preparado igualmente un plan de gestión de emergencias válido hasta el próximo día 25, y que incluye una limpieza y saneamiento extraordinarios de las instalaciones. Los empleados encargados de tareas que sí se interrumpen estos días tendrán garantizado su sueldo mediante el uso de días de vacaciones, permisos pagados u horas de recuperación posteriores, por ejemplo.

En el segundo país más afectado de Europa, España, también se ha detenido la producción en algunas empresas, como las factorías de Navantia, en las que solo continúan tareas de mantenimiento y limpieza, la mayor parte de la producción del grupo General Dynamics European Land Systems (GDELS), y todas las plantas de Airbus, que de momento echan la persiana durante cuatro días, en los que se van a “implementar condiciones estrictas de salud y seguridad en términos de higiene, limpieza y distanciamiento, mientras mejora la eficiencia de las operaciones bajo las nuevas condiciones de trabajo”. Además de las plantas españolas, la medida de Airbus también afecta a las que tiene en Francia, que es el tercer país con mayor incidencia del Covid-19 en Europa. La decisión no afecta a las factorías que el grupo tiene en Alemania, el cuarto país europeo más afectado por el virus.

En Estados Unidos los efectos del coronavirus en su la industria militar han comenzado en el mayor programa del momento: el del avión de combate de quinta generación F-35. El parón en la producción de las factorías que este caza tiene en Italia y Japón, para tratar de parar la enfermedad, incide directamente en la marcha de la producción norteamericana. Por lo demás, en el sector del mayor país productor de armamento del mundo “todos están mirando a todos los demás para tomar la iniciativa sobre cómo abordar esto”, en palabras del responsable de la Asociación de Industrias Aeroespaciales del país, Eric Fanning.

Se auguran más medidas

 

Por ahora, las principales medidas de las compañías estadounidenses pasan por su retirada de ferias internacionales, como el Salón Aeronáutico de Singapur el mes pasado, una de las mayores ferias de defensa en Asia. Lockheed Martin, Raytheon, Honeywell y varias decenas más de empresas estadounidenses optaron por no participar en el encuentro, de acuerdo con Defense News. Tampoco va a poder mostrarse ninguna de ellas en la cita anual de invierno de la Asociación del Ejército de Estados Unidos (Ausa) en Huntsville, en el estado de Alabama, que debía celebrarse esta misma semana y que ha quedado suspendida ante la evolución del Covid-19 en Estados Unidos, donde ya hay en torno a 4.000 afectados por la enfermedad (En España se rozan los 12.000, en Italia los 30.000 y en Francia los 7.000).

Los viajes de negocios también se resienten en el sector norteamericano. Boeing ha limitado estos desplazamientos, además de reducir las reuniones presenciales y fomentar el teletrabajo cuando sea posible.

La evolución prevista de la enfermedad y las intrincadas dependencias en el sector de unos países y otros a través de las cadenas de suministro auguran nuevas medidas en el sector mundial, incluido el cierre temporal de más centros de producción.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje