F-16 y F-5, los pilares de la aviación de combate de la Fuerza Aérea de Chile
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Sin categoría >

F-16 y F-5, los pilares de la aviación de combate de la Fuerza Aérea de Chile

Escuadrilla de F-16 de la FACh. Foto FACh
|

La flota actual de aviones de combate de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) está compuesta por bimotores Northrop Grumman F-5E/F Tigre III (Plus); monomotores Lockheed Martin F-16 Fighting Falcon de las versiones C/D Block 50 y AM/BM MLU (Mid-Life Update) Block 15/20; y aviones de ataque y entrenamiento CASA (Airbus)/Enaer A-36 Toqui y Embraer A-29B Super Tucano.


Los F-5 están asignados al Grupo de Aviación N° 12, Unidad Táctica Aérea de Combate cuya misión es realizar Operaciones Contra Fuerza Aérea Ofensiva (CFAO) y Operaciones Contra Fuerza Aérea Defensiva (Cfaod) en el Teatro de Operaciones Austral de la  IVª Brigada Aérea. Los aviones fueron adquiridos nuevos en 1975 y comenzaron a llegar al año siguiente al Grupo de Aviación N° 7 de Antofagasta, al norte del país, transformándose en la primera aeronave supersónica de la FACh.

A inicios de los 90, gracias al Joint Venture entre IAI, Enaer y su filial DTS, recibieron un upgrade denominado por IAI como F-5 Plus. Este incluyó el radar Elta ELM-2032 con control de tiro para los misiles de la familia Python de Rafael, empleados en conjunto con el sistema del casco DASH (Display and Sight Helmet) de Elbit Systems.

En 1996 Tiger Century Aircraft fue seleccionada para proveer, junto a Enaer, un kit de modificación estructural para permitir que los aviones fueran capaces de Reabastecer en el Aire (REA) con el sistema Probe and Drogue que hoy les permite recibir combustible desde los Lockheed KC-130R Hercules del Grupo de Aviación N° 10.

Posteriormente, Kellstrom Defense y Enaer firmaron en 2015 el cambio de alas, dejándolas prácticamente nuevas, labor que se ha desarrollado en Chile desde el 2016 en las instalaciones de la empresa estatal chilena. En tanto DTS, su filial, sigue con el contrato de mantenimiento de aviónica de la aeronave, que a nivel internacional, se está proyectando más allá del 2030. Para esto la compañía se está preparando para analizar las tecnologías y alternativas costo-eficientes para poder manejar la obsolescencia del avión.

Los F-16

Con la finalidad de dotarse de un nuevo avión de combate de cuarta generación, el 30 de enero del 2002 la FACh recibió la autorización presidencial para suscribir la carta de oferta para la adquisición de diez nuevos F-16C/D Block 50 los que comenzaron a llegar el 31 de enero de 2006.

El en ese entonces comandante en jefe, general del aire Osvaldo Sarabia, indicó que "este hecho constituye un gran hito en nuestra historia. Con este avión la institución inicia un período marcado por el incentivo de administrar un sistema de armas de última tecnología que eleva la altura estratégica de nuestro país".


Estos caza multirol pasaron a integrar el Grupo de Aviación N° 3 en la base aérea Los Cóndores de Iquique de la Iª Brigada Aérea en el Teatro de Operaciones Norte. Este Grupo de Aviación es una Unidad Táctica Aérea de Combate cuya misión es efectuar misiones aéreas en todo tiempo a través de todo el espectro ofensivo y defensivo en el ámbito de las Operaciones Contra Fuerza Aérea, de Superficie y Operaciones Aéreas Estratégicas.

Con este material de vuelo la FACh comenzó a operar nuevos sistemas de tecnología avanzada ya a fines del 2010, los que aún no existen en otras Fuerzas Aéreas de la región o recién las están incorporando: radar de largo alcance AN/APG-68(V)9, el poderoso motor General Electric F110-GE-129, softwares de mantenimiento, Link 16, misiles Beyond Visual Range Raytheon AIM-120C7, bombas con el kit Joint Direct Attack Munition, barquillas de reconocimiento y designación de objetivos, contramedidas electrónicas avanzadas, el Joint Helmet-Mounted Cueing System para la designación de blancos y optimización de la conciencia situacional en el combate aéreo, entre otros.  

A los diez Block 50 (seis mono y cuatro biplaza) se sumaron los 36 F-16AM/BM Block 15/20 (29 mono y siete biplaza) comprados usados a Holanda en dos lotes de 18 unidades que arribaron desde el 2006 al 2011, siendo asignados al Grupo de Aviación N° 7 y al Grupo de Aviación N° 8 en la base aérea Los Cóndores de Antofagasta de la Vª Brigada Aérea.

En junio del 2012 el primer lote recibió el programa de modernización Pacer Amstel que consistió en efectuar cambios estructurales y eléctricos en los diversos sistemas del avión que permitió aumentar su capacidad operativa en otros 20 años. Ingenieros, técnicos y mecánicos de aviación de la FACh y de Enaer se especializaron también en modificaciones en aviónica de este material con miras a hacerlo compatible con la tecnología del segundo lote MLU M4 y de los Block 50. En este proyecto también participó DTS en la modificación de sistemas clasificados.

Modernización de los Falcon

 

En el marco del ejercicio multinacional Cruzex 2018 en Brasil, donde fueron reabastecidos por uno de los Boeing KC-135E Stratotanker, el Ministerio de Defensa anunció la modernización de la flota completa de F-16. El 2019, el actual comandante en jefe de la FACh, general del aire Arturo Merino, ratificó que el programa de modernización permitirá proyectar la vida útil de estos aviones cerca del 2040.


El 23 de julio de 2020 el Departamento de Defensa de Estados Unidos informó que el Departamento de Estado de ese país aprobó la posible venta militar al Gobierno de Chile de modernos equipos y servicios para el upgrade avaluado en 634,70 millones de dólares donde el principal contratista sería Lockheed Martin. Ante la publicación, al día siguiente, el Ministerio de Defensa chileno informó que "el proyecto de upgrade tecnológico de los actuales aviones F-16 de la FACh comenzó el año 2012, y tiene por objeto mantener sus capacidades, con acciones que permitan evitar su obsolescencia, extendiendo su vida útil y con ello evitar un reemplazo de mucho mayor costo. El proyecto no contempla compra de armamento".

Agregó que "para el análisis del proyecto se efectuaron cotizaciones referenciales que requerían autorización por parte del Gobierno de Estados Unidos, una de cuyas fases ha sido aprobada como se indica en el reciente comunicado de prensa de la Agencia de Cooperación para la Seguridad y Defensa (DSCA) del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Los precios indicados en el comunicado de la DSCA son referenciales y mayores a los considerados en el proyecto del Ministerio de Defensa el que, a su vez, consideraba fases y pagos parciales en un período mayor a nueve años". Explicó además que "aunque el proyecto de upgrade se encuentra validado técnicamente y estaba a la espera de asignación de recursos, a inicios de este año se tomó la decisión de postergarlo debido a la emergencia sanitaria y la necesidad de priorizar recursos del Estado en otras áreas más urgentes".  


Como ha dado ha conocer Infodefensa.com, han sido varias las opciones ofrecidas por grandes compañías. Una de las últimas de parte de IAI donde, según la empresa, "ofreció un sistema electroóptico integrado con una solución de enlace de datos adecuada para helicópteros y aviones como parte del conjunto general de soluciones que la empresa ofrece a sus clientes".

La modernización está inserta dentro del Plan de Desarrollo Estratégico de la Fuerza Aérea de Chile, la que probablemente oriente su poder aéreo, luego del término de la vida útil de los F-16 en el 2040, hacia un avión de combate de quinta generación.

Combate e instrucción

La FACh también contempla como aviones de combate a aeronaves de entrenamiento táctico y ataque como los CASA (Airbus)/Enaer A-36 Toqui y Embraer A-29B Super Tucano.

Ambos modelos están asignados al Grupo de Aviación N° 1 en la base aérea Los Cóndores de Iquique de la Iª Brigada Aérea. El Grupo de Aviación N° 1 Escuela Táctica es una Unidad Táctica Aérea cuya función es realizar misiones aéreas de Apoyo Aéreo Estrecho, Escolta, Reconocimiento, y Entrenamiento Armado. Asimismo, en su rol de Escuela Táctica, instruir y capacitar a los oficiales del Escalafón del Aire de manera de capacitarlos para que se desempeñen como Pilotos de Combate en los aviones de la FACh.

Originalmente, los 37 T/A-36 (C-101BB/CC) cofabricados estaban equipados con una aviónica simple, suficiente para cumplir con su rol de entrenador de acuerdo con los estándares de los 80. Posteriormente, Enaer desarrolló una modernización de su aviónica denominada Toqui e integró a los A-36 remanentes un sistema de navegación y ataque que incluyó conceptos HOTAS (Hands On Throttle And Stick), HUD (Head Up Display) y actualizó la tecnología de varios de sus otros subsistemas. Además se complementó con la habilitación para portar misiles aire-aire lo que redundó en un incremento significativo de la capacidad de instrucción táctica de la aeronave que actualmente va en retirada en la institución, siendo reemplazados por los Embraer A-29B Super Tucano.

El 15 de agosto de 2008 Embraer fue la encargada de anunciar la venta de los primeros 12 Super Tucano que llegarían a contar de noviembre de 2009 al Grupo de Aviación Nº 1. Este sistema de armas incluyó un paquete de soporte logístico integrado ILS (Integrated Logistic Support) y un sistema de entrenamiento y apoyo a la operación TOSS (Training and Operation Support System), compuesto por tres subsistemas: uno de planificación de misiones de navegación y ataque MPS (Mission Planning Station), uno para el relato de misiones MDS (Mission Debriefing Station), y un simulador de vuelo.

La adquisición del segundo lote de seis unidades también fue anunciado por Embraer el 16 de octubre de 2017. En un comunicado la compañía señaló que "las aeronaves encomendadas, por un cliente no revelado y que serían entregadas en 2018, son de ataque ligero y para el entrenamiento de pilotos militares. Los aviones podrán ser usados tanto para el entrenamiento táctico y avanzado, como para misiones ISR (Intelligence, Surveillance, and Reconnaissance)".


El A-29B es una aeronave turbohélice doble cabina, capaz de ejecutar diferentes misiones: CAS (Close Air Support), FAC (Forward Air Controller), Recce (Armed Reconnaissance), ISR y entrenamiento avanzado. Gracias a su tren reforzado, puede operar en pistas improvisadas y además cuenta con sistemas EO/IR (Electro-Optical / Infra-Red System), LRF (Laser Range Finder), Datalink, NVG (Night Vision Goggle), sistema dispensador Chaff/Flare (CMDS, Counter-Measure Dispense System), asientos eyectables Martin Baker MK 10, un motor Pratt & Whitney PT6A-68C, y NCDR (Net Centric Data Recorder).    

Los pilotos cuentan con un sistema integrado SMS (Store Management System) con el que administran sus armas, entre ellas, dos ametralladoras calibre .50. También tienen un CAM (Computerized Attack Modes) que despliega en el HUD la información de los tipos de misión de bombardeo (CCIP, Constantly-Calculated Impact Point, o CCRP, Constantly-Calculated Release Point).

En el año 2020 se adicionaron las últimas cuatro unidades, por lo que la institución opera 22 de estos aviones de entrenamiento con capacidad de ataque. En un reciente reportaje del canal institucional, el comandante del Grupo de Aviación N° 1, Claudio Ibarra, señaló que "el proyecto del A-29 venía enfocado a poder iniciar a las nuevas tripulaciones hacia el material de primera línea que es el F-16. Es así que este avión está diseñado en su tecnología interna para poder replicar los sistemas de radares que tiene el F-16, lo cual les permite a los alumnos poder practicar, entrenar y prepararse para poder llegar a este avión".

Fotos: Cristóbal Soto/Issan Valenzuela/Alfredo Vera/Fernando Castillo/FACh.



Recomendamos