Simmel espera crecer un 20 impulsada por las guerras en Oriente Medio
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Simmel espera crecer un 20 impulsada por las guerras en Oriente Medio

151222 nexter munitions press trip simmel difesa cristiano pacchetti gines soriano forte 1469x1039
|

El fabricante de municiones italiano Simmel Difesa llegó a facturar hace unos años en torno a 110 millones de euros. Sin embargo el ciclo económico le ha llevado a generar en torno a la mitad, unos 50 millones de euros, en la actualidad. Ahora la empresa espera recuperarse creciendo al menos un 20 por ciento, hasta los 60 millones, tal vez 70 millones, según adelantó la pasada semana su director de Desarrollo de Negocios, Cristiano Pacchetti, durante una visita de periodistas especializados a la empresa en Colleferro, cerca de Roma,, en la que Infodefensa.com fue el único medio español presente.

Pacchetti (en la imagen) reveló durante una conversación con este digital mantenida durante el recorrido por las instalaciones de 110 hectáreas que las expectativas de crecimiento se basan en buena medida sobre los pedidos previstos por la India y por los combates que actualmente se libran contra el Daesh y otros grupos en Oriente Medio. En este punto citó expresamente a Arabia Saudí, que se ha interesado por los productos de Simmel para alimentar el armamento que sus fuerzas armadas emplean actualmente en Yemen.

Simmel Difesa fue adquirida el año pasado por la compañía estatal francesa Nexter Systems al mismo tiempo que se hizo con la belga Mecar, como recogió entonces Infodefensa.com. Entre las dos, más Nexter Munitions, núcleo de la actividad de fabricación de proyectiles de medio y gran calibre en el grupo, denominada Nexter Amunition Business (Nexter ABG), suman un catálogo de más de dos centenares de referencias para una treintena de calibres diferentes. Entre todas dan trabajo a 1.150 empleados, de los que en torno a dos centenares operan en Simmel.

Nexter ABG espera obtener este 2015 una facturación del entorno de los 430 millones de euros, lo que de confirmarse representaría un crecimiento del 17 por ciento respecto al ejercicio anterior. Para continuar su actividad cerrará este año con una cartera de encargos pendientes estimada en 1.200 millones de euros, un 35 por ciento más que la que alcanzó al cierre de 2014.

La filial italiana es la única de las tres del grupo que también desarrolla servicios de desmilitarización, y es una de las pocas de Europa que se dedican a esta actividad. Sus responsables destacan en la sede de la firma que esta labor permite reciclar el armamento para un nuevo uso en el mercado civil.

La actividad de Simmel, que tiene más de cien años de historia, es singularmente notable en munición naval. La compañía suministra proyectiles a en torno cuarenta clientes, tanto miembros de la OTAN como países ajenos. Entre sus productos se encuentran proyectiles navales de los principales calibres empleados por la Alianza Atlántica (76, 127 y 40 milímetros) y munición terrestre para tanques de 105/120 mm, de artillería de 105/150 mm, bombas de mortero de 81/120 mm y granadas de 40/46 mm. Además fabrica detonadores de distintas tecnologías para sistemas terrestres, navales y para su implementación en misiles, para los que también desarrolla otros componentes, como cabezas de guerra; y propelentes.

En la planta de Colleferro la empresa ensambla y prueba detonadores, se producen propelentes, cabezas de guerra, cargas explosivas y se prueban los desarrollos, entre otras actividades. A la vez, la compañía dispone de otras instalaciones próximas, en Anagni, de 50 hectáreas, en las que se fabrican los proyectiles inertes y se realizan los trabajos de desmilitarización.

En total, la empresa tiene capacidad para producir cada año 1.300 toneladas de propelentes, en torno a mil toneladas de explosivos, cerca de medio millón de detonadores y 1,4 millones de proyectiles.

Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com



Recomendamos

Lo más visto