Servicio Militar: el valor de una experiencia
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >
Cesim

Servicio Militar: el valor de una experiencia

|

Con motivo de celebrarse este 18 de mayo el Día del Soldado Conscripto, en conmemoración a la tragedia de Antuco, miles de jóvenes chilenos distribuidos en las reparticiones del Ejército de Chile desde Arica a Tierra del Fuego, participarán de la tradicional ceremonia de Entrega de Armas, como símbolo de su compromiso con la defensa de la patria y el servicio a la nación.

El Servicio Militar se crea en septiembre de 1900 mediante el establecimiento de la Ley N°1.362 de Reclutas y Reemplazos, siendo Chile el primer país de Latinoamérica en implementarlo. Así, luego de experimentar distintos procesos de modernización, en nuestros días la modalidad es mayoritariamente voluntaria y cada vez menos obligatoria, ya que solo se recurre a esta fórmula cuando no se ocupan los cupos del contingente necesario para completar las dotaciones de las Fuerzas Armadas.

Esta norma resulta muy relevante para la función Defensa, en particular para el Ejército, ya que asegura la disponibilidad de efectivos para la Fuerza Terrestre y nutre de reservas entrenadas para ser movilizadas en caso de un conflicto armado. También resulta fundamental el aporte de los soldados conscriptos ante situaciones de catástrofes naturales y antrópicas junto al resguardo de la población en actos eleccionarios.

Los hombres y mujeres que cumplen con su deber militar, son el principal orgullo para el Ejército de Chile, ya que sus aptitudes físicas, intelectuales, espirituales y psicológicas, además de su vocación de servicio, amor y entrega a la patria, les permiten alcanzar altos niveles de preparación, entrenamiento e instrucción, para poder desempeñar sus funciones en óptima forma y ser un aporte a la defensa nacional.

Además de constituir un elemento significativo en la protección de nuestra soberanía y en especialmente de su población, el período de conscripción constituye una experiencia enriquecedora que fomenta valores y virtudes propias de todo militar y que también son aplicables al ciudadano común, entre las que destacan el patriotismo, la abnegación, la disciplina, la lealtad, el respeto y el espíritu de cuerpo.

Sobre este último atributo, resulta interesante mencionar que cuando un soldado entra en combate, lucha por quienes tiene a su lado, pues sabe que harán lo mismo por él, formándose a partir de ello un vínculo indisoluble y forjando nexos que durarán por toda la vida.

Desde la perspectiva del crecimiento y desarrollo humano, las Fuerzas Armadas, a través del Servicio Militar, disponen de diversos incentivos que constituyen valiosas herramientas para desarrollar una actividad laboral futura. En este sentido, destacan la nivelación de estudios de enseñanza media y cursos de capacitación laboral acreditados, que complementan el perfil de los hombres y mujeres que cumplen con este deber en áreas como gasfitería, electricidad, guardias de seguridad y mecánica básica, entre otros, preparándolos para desempeñarse en diversos ámbitos tanto civiles como militares.

Asimismo, los soldados que participan activamente del Cuerpo Militar de Trabajo, contribuyen de manera anónima al desarrollo nacional, conectando las zonas aisladas y extremas a través de labores de construcción y vialidad tales como puentes, caminos e infraestructura, que facilita y mejora la calidad de vida de los chilenos.

En definitiva, se puede afirmar que el servicio militar es una instancia que permite el aprendizaje, la formación de carácter y el desarrollo personal para aquellos jóvenes que cumplen con su deber cívico. Las experiencias adquiridas en conjunto con las capacidades entregadas por el Ejército ofrecen una oportunidad cierta para insertarse con mejores herramientas en la vida civil o desarrollar una carrera militar en las diferentes escuelas matrices de las Fuerzas Armadas y de Orden.

Finalmente, esta tribuna constituye una espléndida oportunidad para reconocer y agradecer el generoso aporte, abnegación y compromiso de aquellos miles hombres y mujeres que a lo largo de la historia de nuestro país han asumido el compromiso de realizar su servicio militar en el Ejército de Chile.

© Cesim Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.



Recomendamos


Lo más visto