Seguridad multidimensional: una reflexión
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >

Seguridad multidimensional: una reflexión

|

El trabajo realizado hace casi veinte años por los Estados del hemisferio en la “Declaración de las Américas”, el 28 de octubre de 2003 en México (en adelante la Declaración), se destacó por consolidar una definición que incluyera a todas las amenazas, riesgos y desafíos a la seguridad y defensa de los países, reflejando un esfuerzo significativo de los mismos, para hacerle frente a flagelos que ponen en jaque dichos ámbitos, a las instituciones, calidad y gobernabilidad democrática de los Estados americanos.

De acuerdo a lo anterior, es preciso comprender que los conceptos relativos a la seguridad y defensa han ido evolucionando en el tiempo, ya que en un principio dichas nociones hacían referencia al Estado Nación, desde el siglo XVII con la Paz de Westfalia, como principal blanco de las amenazas tradicionales, ya que el Estado se establece como el legítimo articulador de su representación diplomática y su defensa.

Posteriormente, el concepto adquirió mayor alcance, incluyendo nuevas temáticas y a las denominadas “amenazas no tradicionales”, que se alejan de los clásicos conflictos bélicos interestatales, como se mencionó anteriormente. De esta forma, se llega a la denominada “seguridad multidimensional”, que engloba desafíos de naturaleza diversa, haciendo un llamado en la Declaración de 2003 a ampliar los enfoques tradicionales para afrontar flagelos que afectan los espectros políticos, económicos, sociales, culturales, ambientales y de salud, –que se condicen con la denominada “seguridad humana” - y a aunar esfuerzos para contar con una institucionalidad que permita combatir y lidiar con los problemas a la seguridad, desafío que se mantiene.

Sin perjuicio de lo anterior, la Declaración reconoció las diferentes perspectivas sobre las amenazas y prioridades a la seguridad de los países de América, por lo que desde ese entonces se comprendía que su implementación e institucionalidad sería difícil de concretar.

En el mismo tenor, es pertinente considerar que cada país de América cuenta con sus propias definiciones sobre seguridad y defensa, así como con aspectos de soberanía, leyes y jurisdicción, y definiciones de amenazas distintas, factores que hacen aún más difícil concatenar esfuerzos colectivos.

En virtud de lo anterior, es que podemos identificar desafíos tanto a nivel regional como nacional. Por un lado, se hace evidente la necesidad de una consolidación de la arquitectura interamericana en temas de seguridad multidimensional, a pesar de las dificultades, generalmente en términos de soberanía y definición de conceptos. No obstante, en países como Chile, la seguridad multidimensional, humana y nacional, se correlaciona armónicamente con los elementos constitutivos del Estado.

En este sentido, cabe preguntarnos entonces ¿cuáles son las mayores amenazas a las que se enfrenta nuestro país hoy en día? 

Sin lugar a dudas encontramos un creciente e importante desafío en lo que respecta al narcotráfico y al crimen organizado transnacional, puesto que el último tiempo los índices de victimización (Santiago 51%, Antofagasta 49,2%, Iquique 48,5%, Temuco 48,1% son las ciudades con mayor nivel de victimización), violencia, delincuencia, decomiso y consumo de sustancias ilícitas, han evidenciado alzas significativas, así como amplios niveles de percepción en su incremento.

Lo anterior, se ha visto reflejado en los altos niveles de violencia, delincuencia, decomiso y consumo de narcóticos los últimos años, así como también contamos con la presencia e influencia de bandas criminales internacionales en Chile, tales como el venezolano Tren de Aragua y los cárteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

En este contexto de seguridad, el país está a tiempo para enfrentar efectivamente dichas amenazas, ejerciendo acciones concretas para controlar el crimen organizado transnacional. Para ello, se estima conveniente continuar profundizando en la problemática, mediante un trabajo colaborativo entre las carteras de gobierno y cooperativo entre Estados, puesto que es un problema de carácter multidimensional que no reconoce fronteras.

© Cesim Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.



Recomendamos


Lo más visto