menú responsive
AMÉRICA | Empresas
-/5 | 0 votos

El buque entrará en servicio en 2023

Asmar avanza en la construcción del rompehielos Antártica I

El proyecto es el más importante y complejo de la historia de Asmar. Foto: Armada de Chile

El proyecto es el más importante y complejo de la historia de Asmar. Foto: Armada de Chile

14/02/2019 | Valparaíso

Nicolás García

La planta industrial Talcahuano de Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) tiene listos los primeros bloques del rompehielos Antártica I tras haber iniciado el proyecto de construcción en agosto de 2018.

La Armada de Chile publicó en su cuenta de Twitter un video en que se aprecia el trabajo de armado de bloques en uno de los talleres que posee Asmar para desarrollar este proceso productivo.

Tal como publicó Infodefensa.com, el astillero está realizando el corte de planchas de acero y la unión de cañerías que darán vida al rompehielos que desplazará más de 12.000 toneladas y será capaz de romper una capa de hielo de un metro de espesor de un año de antigüedad cubierto con hasta 20 centímetros de nieve a una velocidad de tres nudos.

Asmar ha puesto en marcha un amplio programa de modernización de sus instalaciones. En 2016 invirtió 6,8 millones para comprar una línea automática de planchas y perfiles, ampliar la maestranza T-63, pavimentar el sector conocido como Sahara y construir dos galpones techados.

La empresa dispusó de un presupuesto de 21 millones de dólares en 2018 para renovar la línea de aceros, incrementar la capacidad de almacenamiento de elementos, recepcionar un carro multirruedas para el movimiento de bloques de hasta 150 toneladas e incorporar una grúa pórtico Konecranes de 150 toneladas de levante que arribó a Talcahuano en enero de 2019. 

Selección de sistemas del Antártica I

 

Asmar inició en 2018 la fase de selección de sistemas y componentes. En el mes de marzo adjudicó el contrato de compra del sistema de propulsión del rompehielos a GE's Electric Marine Solutions mientras que en abril eligió para el suministro de la maquinaria de cubierta a la empresa española Ibercisa Deck Machinery.

El astillero definió también en abril el diseño, fabricación e instalación de dos grúas del tipo pluma rígida con capacidad para levantar 20 toneladas de carga que encargó a la compañía italiana Melcal y en agosto se anunció que la producción de servomotores y timones estará a cargo de Damen Marine Components.

Recientemente Asmar dio a conocer que el diseño y gestión de la compatibilidad e interferencia electrónica (EMC/EMI) del buque será ejecutada por la empresa finlandesa Surma. Esto permitirá que los diferentes equipos a bordo no causen interferencia a otros sistemas, que no sean susceptibles a emisiones de otros equipos y que no genere interferencias a sí mismo. 

Características y capacidades del Antártica I

 

El rompehielos Antártica I ejecutará tareas logísticas, operaciones de búsqueda y rescate, investigación científica y reabastecimiento de las bases y estaciones científicas que Chile tiene en el continente blanco.

El buque, basado en el diseño Vard 9 203 de Vard Marine, posee clasificación Ice Class (PC5). Tendrá una eslora de 111 metros, 21 metros de manga y 7,2 metros de calado y será capaz de operar a una temperatura de -30°C. Dispondrá de un alcance de 14.000 millas náuticas, autonomía para operar 60 días y su velocidad máxima será de 15 nudos. Tendrá una dotación de 76 tripulantes y podrá transportar en cada viaje a 44 científicos. Contará con hangar y cubierta de vuelo para dos helicópteros tipo Super Puma.

El rompehielos tendrá dos motores marinos de 4.700 kW, una línea completa de propulsión y hélice, un propulsor de proa, tecnología de posicionamiento dinámico SeaStream (DP) y un sistema de automatización para optimizar el rendimiento de los motores del fabricante GE's Electric Marine Solutions además de dos generadores de 4.700 bkW y dos generadores de 1.900 bkW.

Para realizar labores de investigación contará con ecosondas, sonares, perfilador de fondo, perfilador de corrientes y posicionador acústico de alta precisión que facilitarán los estudios de oceanografía física, química, geológica y geofísica.  

Además de su capacidad científica, el buque podrá ejecutar misiones de búsqueda y rescate en caso de siniestros marítimos, aéreos o terrestres en la Antártica empleando para ello helicópteros embarcados, botes de rescate y una enfermería con capacidad quirúrgica. Asimismo, estará habilitado para realizar fiscalización pesquera como buque inspector en embarcaciones que extraigan recursos marinos en el área antártica.

El proyecto de construcción naval Antártica I contempla una inversión estimada de 216 millones de dólares. El buque deberá ser lanzado al mar en 2022 y se espera que entre en servicio en 2023.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje