menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

La inversión en estas naves crecerá un 81% en diez años

Los portaviones alcanzarán el 11% del gasto mundial en buques militares

Portaviones estadounidenses. Foto: Us Navy

Portaviones estadounidenses. Foto: Us Navy

21/12/2020 | Londres

Infodefensa.com

Francia empleará en portaaviones uno de cada cinco euros destinados a sus buques militares durante los próximos diez años. El programa de portaviones de nueva generación (PANG, por su acrónimo en francés) que ha acometido el país representará en la próxima década en torno al 20% de las adquisiciones navales del país. Se trata de casi el doble de la cuota del gasto en buques militares que el mundo dedicará a este tipo de naves (11%) durante el mismo periodo, y que previsiblemente se incrementará un 81% entre 2020 y 2030.

Con el desembolso previsto París podrá seguir contando con “un poder naval formidable”, como recoge la consultora y analista de datos londinense GlobalDataj, responsable de estos cálculos. El especialista en defensa de la compañía Sourabh Banik destaca que la decisión francesa de desarrollar un nuevo buque de estas características le lleva a formar parte de “un club exclusivo de países que están invirtiendo en portaaviones modernos durante esta década”. En ese limitado grupo también se incluyen Estados Unidos, China, India, Corea del Sur “y probablemente Rusia”. Se trata de “una importante herramienta de proyección de poder para los países que buscan ejercer influencia más allá de sus aguas territoriales”, explica el experto.

El presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, anunció este mismo mes que el futuro portaviones  galo también estará dotado de propulsión nuclear, como el actual Charles de Gaulle. Al elegir “la propulsión nuclear para sus portaaviones de próxima generación –concreta Banik– Francia consolida aún más su intención para retener y tal vez aumentar sus capacidades operativas en aguas azules, ya que las necesidades de reabastecimiento de combustible del buque serán raras y le permitirá tener una resistencia teóricamente ilimitada en el mar”.

En concreto está previsto que el futuro buque monte dos reactores nucleares K22 para alimentar sus motores. Cada uno de ellos es capaz de generar una potencia de 220 MW, frente a los 150 MW que desarrolla cada reactor K15 con los que está dotado el Charles de Gaulle. El futuro portaviones francés, que deberá entrar en servicio en 2038 y acoger aviones del programa FCAS, sumará 75.000 toneladas de desplazamiento, medirá 300 metros de largo y será capaz de desarrollar una velocidad de 27 nudos (cerca de 50 kilómetros por hora). Aún está por decidir si finalmente será un único buque o una clase con dos naves.

De acuerdo con Banik “los portaaviones representarán el 11% de la inversión mundial en adquisiciones de buques de guerra durante los próximos diez años, mientras que registrarán un crecimiento del 81% en valor en 2030 en comparación con el año en curso, según estimaciones de GlobalData”. Estas cifras representan un crecimiento del 6,11% anual en este segmento en durante diez años, entre 2020 y 2030.

EEUU copará la mitad del gasto

 

Estados Unidos liderará durante ese periodo el gasto mundial en portaviones. Su programa de buques de la clase Gerald R. Ford equivale, de hecho, a la mitad de la inversión prevista durante toda la década en este tipo de desarrollos. A este país le sigue la región Asia-Pacífico como mayor inversor en portaviones durante estos años, con aproximadamente un tercio del total estimado.

En tercer lugar figura Europa, donde destaca la finalización del programa de dos portaviones británicos de la clase Queen Elizabeth. Ahora solo queda Rusia, además de Francia, como único país de la zona que probablemente invertirá en el desarrollo de un portaviones antes de 2030.

La consultora británica abunda en que los portaviones mejoran significativamente las capacidades operativas en aguas azules de la fuerza naval anfitriona, “al actuar como una base aérea flotante, que se puede estacionar muy cerca de una zona de conflicto”. El despliegue de este tipo de buques “en el patio trasero de una nación adversaria permite a la armada anfitriona presionar al rival imponiendo tácticas de superioridad aérea y negación de área”.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje