S. Cappelletti (Drass): “Ofrecemos una alternativa real al submarino convencional”
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

S. Cappelletti (Drass): “Ofrecemos una alternativa real al submarino convencional”

El director general de la compañía italiana revela la estrategia de la firma para vender estos sistemas en el mercado mundial
Cappelletti Sergio (drass)
Sergio Cappelletti. Foto: Andrea Guidugli
|

La compañía italiana Drass es una de las empresas del sector submarino más antiguas del mundo. Su director general, Sergio Cappelletti, respondió a las preguntas de Infodefensa.com en la pasada feria de la defensa, la industria marítima y el mar Seafuture, que tuvo lugar entre los pasados días 28 de septiembre y 1 de octubre. En esta extensa entrevista, el directivo revela alguna de las estrategias en el mercado de la defensa de su firma, que ahora tiene la mira puesta en el mercado latinoamericano, entre otros.

¿Cuál es la importancia de Drass dentro del sector?

Con más de un siglo de actividad ininterrumpida, Drass Galeazzi es reconocida como una de las empresas fundadoras de la rica historia de la innovación submarina italiana. Por poner un ejemplo y dar una idea de lo que hemos sido, recuerdo que durante las pruebas navales de 1930, el traje atmosférico Galeazzi batió los récords mundiales de los descensos más profundos jamás logrados, hasta la increíble profundidad de 300 metros. La vanguardista gama de cascos de buceo y equipos personales de buceo de Drass sigue siendo muy popular en la actualidad. Con una tradición de productos de defensa que se remonta a la Segunda Guerra Mundial, Drass sigue proporcionando a las armadas submarinos compactos de última generación, vehículos de transporte de nadadores, soluciones de rescate de submarinos, buques y equipos de rescate de submarinos, y soluciones soluciones de formación innovadoras y eficaces.

¿Cómo piensan ampliar sus ventas en mercados difíciles y con pocos recursos, como América Latina?

DRASS se caracteriza por una larga historia, una gran tradición y la capacidad y experiencia de pertenecer a la única nación del mundo que ha construido submarinos compactos con un alto nivel de profesionalidad y competencia. Recuerdo que en los años 80 Colombia adoptó nuestros submarinos, que llevaron décadas en servicio.

Lo que ha ocurrido en los últimos años es que, al haber operado en el extremo superior del sector del petróleo y el gas en lo que respecta a la tecnología de los submarinos, hemos sido capaces de dar al producto militar un enorme impulso tecnológico y, por tanto, todo lo que era excelencia en el sector del petróleo y el gas (como el BLC, la automatización, la antivibración, etc.) lo hemos trasladado al producto militar. Y así hemos dado un nuevo impulso al submarino compacto, que se ha convertido en la alternativa real al submarino convencional para todas aquellas naciones que tienen la ambición de proteger sus zonas de interés marítimo exclusivo y no tienen que ir al Polo Norte o al Polo Sur.

¿En qué consiste su estrategia para que los países que pueden permitirse una inversión limitada puedan tener una flota de submarinos?

De hecho, muchos países tomaron decisiones empujados y guiados por naciones extranjeras que imponían sus grandes industrias de armamento. En los años 70 y 80 las armadas compraron productos que no podían pagar o que ni siquiera necesitaban, mientras que otras adquirieron submarinos usados que hundieron después de 30 años porque no podían mantenerlos. Ahora todas estas naciones se están desarrollando, tienen una capacidad muy elevada, con oficiales y suboficiales jóvenes que han crecido con la capacidad de tomar sus propias decisiones sin dejarse influir por naciones más poderosas. El reto, ahora que estas naciones pueden elegir por sí mismas y pueden entender qué productos necesitan según sus necesidades, es conseguir productos buenos, duraderos, fáciles de manejar y de mantener, y Drass tiene realmente la respuesta.

En este contexto, ¿se plantean desarrollar una estrategia de marketing también hacia los países latinoamericanos?

Somos italianos y no tenemos una política hegemónica y condicionante. Somos un socio comercial honesto con gran capacidad tecnológica y estamos convencidos de que esta política y la capacidad de nuestro producto darán sus frutos a medio y largo plazo.

Drass ya ha comenzado a promocionarse en tres países distintos de la zona que están evaluando la posibilidad de tener una fuerza submarina. Es obvio que estos países tienen la ambición de renovar o crear una esctructura de cierto nivel y en esto nosotros representamos una inversión compatible con las necesidades actuales. Pensar que una nación latinoamericana puede permitirse una flota de nuevos submarinos convencionales es prácticamente imposible, mientras que una flota de submarinos compactos como el DG 550 es ciertamente factible y acorde con los costes de mantenimiento en vida, formación, etc.

Antes ha mencionado el petróleo y el gas y la derivación tecnológica al sector de defensa, ¿cómo combinan el lado civil y el militar de sus productos?

Es esencial entender que Drass utiliza COTS [soluciones comerciales listas para usar] en la medida de lo posible, lo que significa que tomamos componentes certificados de petróleo y gas, minería, etc. que tienen incluso estándares más altos que los militares y los instalamos con el fin de obtener menores costos y mantenimiento y soporte de por vida, porque se venden en cantidades muy grandes. Especialmente cuando el cliente está en una situación de necesidad real, va al mercado de petróleo y gas y puede comprarlos a precios normales y en muy poco tiempo. Por lo tanto, cuando se utilizan normas de petróleo y gas, que son absolutamente equivalentes en términos de rendimiento, porque abordan los mismos problemas, son estándar de mercado abierto que funcionan perfectamente, son menos costosas y permiten gestionar el ciclo de vida incluso en situaciones críticas.

Presumen de contar con soluciones absolutamente punteras en salvamento submarino.

Hemos concluido el contrato de salvamento de submarinos más ambicioso e importante del mundo, que es el de la Marina italiana. Hemos visto aumentar el interés de al menos cuatro países de la región y la razón principal es que la flota de submarinos sudamericana necesita desesperadamente un sistema de rescate porque se continúan utilizando submarinos que están en las mismas condiciones que el [submarino argentino desaparecido en 2017] ARA San Juan. Por supuesto, hay soluciones de clase A, que equivalen a las infraestructuras gigantescas, pero son irrealmente caras, mientras nosotros tenemos soluciones de emergencia con costes limitados. Hemos visto en operación la inmensa maquinaria organizativa, que consiguió poner en marcha un sistema de rescate en 21 días, mientras que todos sabemos que el submarino sólo tiene un tiempo de supervivencia de cinco días. Tenemos las soluciones para distribuir el aire y prolongar la vida de las tripulaciones, esto sería fácil, barato, eficiente y ciertamente respetaría a esos hombres que arriesgan sus vidas bajo los océanos.

Por último, Drass es el principal proveedor de sistemas de buceo en todo el mundo, habiendo diseñado y fabricado la mayoría de los sistemas de buceo certificados construidos desde 1967. Las soluciones de buceo comercial abarcan los sistemas y equipos de buceo de saturación, los sistemas hidráulicos de lanzamiento y recuperación (LARS), los sistemas de buceo de superficie, los equipos de buceo personal y los componentes de buceo. Defensor de la terapia hiperbárica desde la década de 1950, las soluciones de Drass siguen incluyendo cámaras hiperbáricas de última generación para oxigenoterapia, cámaras hiperbáricas para tuneladoras, sistemas de control ambiental para zonas confinadas/controladas y simuladores hiperbáricos húmedos y secos para los sectores comercial y de defensa. 



Recomendamos