menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Balance 2019 y desafíos 2020

La Armada de Chile reforzará la Escuadra Nacional con las fragatas clase Adelaide

La HMAS Newcastle (FFG-06) es una de las dos fragatas australianas clase Adelaide que incorporará la Armada de Chile. Foto: RAN

La HMAS Newcastle (FFG-06) es una de las dos fragatas australianas clase Adelaide que incorporará la Armada de Chile. Foto: RAN

30/12/2019 | Valparaíso

Nicolás García

La Armada de Chile cerró el 2019 con la compra de dos fragatas clase Adelaide que reemplazarán a las fragatas antiaéreas clase L y la reincorporación de la fragata antisubmarina Type 23 FF-05 Almirante Cochrane, la primera de las tres Type 23 que recibe una completa renovación de sus sistemas de combate.

La institución tiene en marcha el proyecto Puente IV que contempla dos nuevas fragatas que permitirán a la Escuadra Nacional mantener una fuerza operativa de ocho buques de superficie para garantizar la seguridad y la protección de los intereses nacionales.

El Ministerio de Defensa autorizó en 2018 el inicio de los estudios de reemplazo de las fragatas antiaéreas clase L que cumplirán a mediados de la próxima década su vida útil por obsolescencia logística. Estos dos buques, que fueron transferidos de la Escuadra Nacional a la Dirección de Recuperación de Unidades de la Armada de Chile (DRUA), zarparon de Valparaíso el 1 de diciembre rumbo a Talcahuano para iniciar su proceso de desactivación

Tras evaluar la opción de construcción de dos unidades en Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) y la adquisición de fragatas Type 23 de la Royal Navy, fragatas clase M de la Real Armada de Países Bajos o fragatas clase Halifax de la Real Armada de Canadá (RCN), la institución determinó a mediados de año la compra de las fragatas HMAS Melbourne (FFG-05) y HMAS Newcastle (FFG-06) de la Real Armada de Australia (RAN).

La incorporación de los buques considera un completo paquete logístico e instrucción del personal en el país oceánico. La Armada de Chile dispondrá en 2020 de 3,6 millones de dólares para efectuar 30 cursos de capacitación, traslados de tripulación, implementación de una Inspectoría Técnica de Obras (ITO) por un año y el retorno de las dotaciones a Chile con las fragatas.

Un buque con capacidades renovadas

 

El 8 de noviembre retornó al puerto de Valparaíso la fragata antisubmarina Type 23 FF-05 Almirante Cochrane tras recibir un extenso programa de modernización en las instalaciones de la planta industrial de Asmar Talcahuano que contempló la renovación de sus capacidades de mando y control, sensores y defensa antiaérea local y de punto.

El proyecto PIDAA, que ejecutó Asmar y Lockheed Martin como integrador principal, contempla la incorporación del sistema de gestión de combate CMS 330, el radar naval multifunción de vigilancia y adquisición de blancos TRS-4D de Hensoldt Sensors y el misil antiaéreo/antimisil de guía activa CAMM de MBDA.

La modernización de la FF-05 Almirante Cochrane comenzó en marzo de 2018 en Asmar Talcahuano. Tras un año y medio de intensos trabajos, el buque retornó al mar en octubre de 2019 con técnicos de la empresa a bordo para revisar y comprobar la correcta operatividad de los nuevos equipos y diferentes sistemas instalados

En la actualidad se realiza el refit de la FF-07 Almirante Lynch. El buque arribó a Talcahuano en junio de este año y su modernización concluirá en el primer semestre de 2020. La tercera fragata, la FF-06 Almirante Condell, deberá iniciar este proceso en las próximas semanas. La integración de nuevos sistemas demandará menos tiempo en estos dos buques ya que recibieron con anterioridad un extenso Período Intermedio de Dique (PID).

Un rompehielos multipropósito

 

Asmar tiene en marcha el proyecto Antártica I que es el primer rompehielos que construye un astillero del hemisferio sur y América Latina. El buque reemplazará al AP-46 Almirante Viel que fue retirado oficialmente del servicio el 11 de febrero tras brindar 24 años de servicios en labores de abastecimiento y logística antártica al país.

El nuevo rompehielos, de 12.000 toneladas y basado en el modelo Vard 9 203 de Vard Marine, será capaz de realizar tareas logísticas, operaciones de búsqueda y rescate, investigación científica y reabastecimiento de las bases y estaciones científicas que Chile posee en el continente blanco. Además podrá ejecutar misiones de búsqueda y rescate en caso de siniestros marítimos, aéreos o terrestres y estará habilitado para realizar fiscalización pesquera como buque inspector en embarcaciones que extraigan recursos marinos en el área antártica.

La ceremonia de colocación del primer bloque del rompehielos se realizó el 18 de julio de 2019. Las primeras secciones del buque, que contempla un total de 33 bloques, ya se encuentran en la grada de construcción de la planta industrial Talcahuano. Cada uno de estos bloques posee elementos integrados como escotillas, escalas, bases de equipos y cañerías lo que reduce el tiempo de construcción.  

El contrato de construcción entre Asmar y la Armada de Chile se firmó el 23 de noviembre de 2017 y está valorado en un monto de 216 millones de dólares La empresa espera realizar la botadura del rompehielos al mar en agosto de 2022 y entregar el buque en el año 2023.

Plan Nacional Continuo de Construcción Naval

 

El comandante en jefe de la Armada de Chile. almirante Julio Leiva, planteó en el acto inaugural del Mes del Mar 2019 que el país debe impulsar un Plan Nacional Continuo de Construcción Naval en donde las alianzas público-privadas puedan generar un verdadero motor de investigación, desarrollo e innovación con importantes beneficios estratégicos para Chile.

La concreción de este programa permitiría a la Armada de Chile dejar de depender de la oferta de buques usados. Esta alternativa no permite incorporar los buques que la institución necesita y la inversión genera pocos réditos en el país. Un buque usado tiene una vida útil más corta lo que provoca gastos mayores en mantenimiento y genera la necesidad de su reemplazo en un horizonte más corto a diferencia de un buque de nueva construcción.

La institución encargó un estudio de factibilidad técnica y económica a la Universidad Católica de Chile (UC) para poder implementar y desarrollar este Plan Nacional Continuo de Construcción Naval que permita reemplazar sus principales unidades de superficie una vez que cumplan su vida operativa.

El análisis de la UC, que evaluó las distintas alternativas que ofrece el mercado internacional incluida la compra de buques usados, determinó que la construcción local es la mejor opción ya que permite dejar en el país un 30 por ciento de toda la inversión y generar importantes beneficios en investigación, desarrollo e innovación tecnológica. Además la construcción de ocho fragatas costaría un 88 por ciento del valor que demandaría su compra en el extranjero.

El estudio plantea la construcción de una fragata de 5.200 toneladas de desplazamiento y 132 metros de eslora. El buque alcanzaría una velocidad máxima de 28 nudos y una vida útil de 35 años. La construcción de cada unidad, a cargo de la planta industrial Talcahuano de Asmar, requeriría 3,5 millones de horas hombre y cinco años. 

El almirante Leiva expresó que su institución desea iniciar la construcción de su primera fragata en un plazo de 10 años y ha recalcado que esta iniciativa no es sólo un proyecto de la Marina sino un proyecto país.

H125: El nuevo helicóptero de la Armada de Chile

 

La Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar) de la Armada de Chile adjudicó en el mes de septiembre a Airbus Helicopters la compra de cinco helicópteros livianos monomotor H125 con apoyo logístico integrado (ILS) y servicios asociados.

Este modelo, que reemplazará a los Bell UH-57B Jet Ranger, se empleará para proteger la vida humana en el mar; ejercer el rol de policía marítima; realizar el control de tráfico marítimo; llevar a cabo aeroevacuaciones médicas; brindar apoyo a la mantención de la señalización marítima, y permitir la instrucción básica de pilotaje de helicópteros.

Según información publicada en la tramitación del Proyecto de Ley de Presupuesto 2020, la Armada de Chile recibirá el próximo año dos unidades, una de las cuales será asignada al área general de Valparaíso, para operar entre Los Vilos y Quintay, mientras que la otra se destinará  al área general de San Antonio, para cubrir la zona ubicada entre Quintay y Pichilemu.

El proyecto se ejecutará en cinco etapas y se extenderá entre el 2019 al 2025. La Ley de Presupuesto 2019 destinó una partida de 6,7 millones de dólares para la primera fase mientras que el proyecto de Ley de Presupuesto 2020 contempla un monto estimado de 160.000 para los gastos de operación de la etapa 2. Además considera la construcción de un hangar en Concón.

Modernización de PC-7, Dauphin y Persuader

 

El Comando de Aviación Naval firmó en el mes de julio el contrato de modernización de aviónica de la flota de aeronaves de instrucción Pilatus PC-7 Turbo Trainer que adjudicó a la empresa brasilera Avionics Services

La firma será responsable de diseñar, instalar y certificar una nueva generación de sistemas de aviónica digital que contribuirá a extender el ciclo de vida útil de los PC-7 Turbo Trainer y facilitará el proceso de formación y familiarización de los pilotos de la institución con este tipo de instrumentación.

Los PC-7 Turbo Trainer incorporarán el sistema electrónico de instrumentos de vuelo (EFIS, por su sigla en inglés) Genesys Aerosystems modelo IDU-680, un horizonte artificial StandBy modelo ESI-500 de L3 y un nuevo sistema de control de parámetros de motor (EWD) Glass Panel Engine Monitor MVP-50T de Electronics International. Los trabajos de montaje e integración de la nueva aviónica serán efectuados por el Centro de Reparaciones de la Aviación Naval (CRAN) en la base aeronaval Concón.

La institución pondrá en marcha en 2020 el proyecto Halcón que permitirá recuperar las capacidades de búsqueda y salvamento nocturno de cuatro helicópteros Airbus SA365F1 Dauphin. El proyecto, que cuenta con un presupuesto estimado de 2,7 millones, considera el servicio de mantenimiento y la modernización de la aviónica y sistema de piloto automático.

En el primer semestre del próximo año está previsto el retorno al país del tercer avión de exploración aeromarítima y lucha antisubmarina P-295 Persuader del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 que está recibiendo el proceso de revisión de fuselaje de ocho años (Y8) en las instalaciones de Airbus Defence and Space en Sevilla, España. Este programa, que ya fue aplicado a los otros dos aviones de la unidad, considera trabajos de inspección y certificación del estado técnico del fuselaje conforme al calendario de mantenimiento del fabricante para garantizar la disponibilidad operativa y asegurar el ciclo de vida del avión.

Cabe destacar que a finales de noviembre arribó el primero de los dos aviones de exploración aeromarítima y lucha antisubmarina Lockheed Martin P-3ACH Orion modernizado por IMP Aerospace. La modernización abarcó trabajos de mantenimiento de depósito, reemplazo de componentes de las alas y montaje de un nuevo estabilizador horizontal, implementación de aviónica digital Fligh2™ de Collins Aerospace e instalación de nuevos motores que permitirán ampliar su servicio a 15.000 horas de vuelo, lo que equivale a 20 años de uso operativo.

Lanchas Defender

 

La Directemar de la Armada de Chile incorporó en 2019 las primeras cinco de un total de 15 lanchas de policía marítima modelo Defender 25 de Safe Boats International que reemplazarán a las lanchas clase Rodman 890 que cumplieron su vida útil.

La adquisición de las embarcaciones, enmarcada en el proyecto Rhin II Lacustre, permitirá a la Autoridad Marítima brindar mayor seguridad y reforzar la fiscalización en los ríos y lagos ubicados entre San Antonio y Puerto Montt que han tenido un incremento sostenido de las actividades náuticas.

El contrato de compra de las lanchas fue firmado entre Directemar y Asmar a finales de 2017. El astillero chileno es representante técnico certificado de Safe Boats y posee gran experiencia en lanchas Defender. La empresa estadounidense envía en contenedores los radares, cámaras térmicas, equipos de comunicaciones, sistemas de seguridad, motores propulsores y otros sistemas auxiliares de las embarcaciones y Asmar es responsable de realizar el proceso de armado, pruebas y entrega de las lanchas Defender a la Autoridad Marítima.

Las primeras cinco lanchas, numerales PM 2516 a PM 2520, arribaron al puerto de San Antonio en diciembre de 2018. La embarcación PM 2516 se incorporó a la Capitanía de Puerto de Valdivia, la PM 2517 a la Capitanía de Puerto Varas, la PM 2518 a la Capitanía de Puerto del Lago Rapel, la PM 2519 a la Capitanía de Puerto del Lago Villarrica y la PM 2520 a la Capitanía de Puerto del Lago Panguipulli.

La Ley de Presupuesto 2018 para el sector público de Chile destinó 2,2 millones para financiar la primera etapa del proyecto Rhin II Lacustre mientras que la Ley de Presupuesto 2019 asignó fondos por 2,9 millones para costear la segunda fase de cinco unidades. Está prevista que la entrega de las últimas cinco lanchas, correspondiente a la tercera etapa y final, se materialice en 2020. 

Ejercicios combinados

 

La institución ejecutó importantes ejercicios combinados con Armadas del continente americano para estrechar lazos, mejorar la capacidad de interactuar, estandarizar procedimientos e intercambiar experiencias en técnicas y tácticas 

Buzos Tácticos y Comandos Infantes de Marina del Comando de Fuerzas Especiales (Comfues) de la Armada de Chile e integrantes de la Agrupación de Fuerzas Especiales de la Brigada de Operaciones (BOE) Lautaro del Ejército de Chile participaron en enero en el ejercicio conjunto combinado Northern Star 2019 con personal de unidades del Comando de Operaciones Especiales Sur (Socsouth) de Estados Unidos 

La actividad, desarrollada en instalaciones y predios militares de Mississippi, tuvo como finalidad incrementar la capacidad de interoperabilidad en operaciones aéreas, marítimas y logísticas de las Fuerzas Especiales de ambos países, a través de la integración de efectivos en puestos de mandos combinados, intercambio de procedimientos y la ejecución de misiones en forma combinada.

La institución lideró la organización del ejercicio naval multinacional Unitas que se desarrolló en las costas del país desde el 28 de junio al 3 de julio. La LX edición reunió a 1.800 efectivos pertenecientes a las armadas de Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Perú y su objetivo fue fortalecer la cooperación para la seguridad optimizando el entrenamiento en operaciones con fuerzas aliadas o coaliciones en una variedad de escenarios marítimos simulados generando vínculos de confianza e incrementando la inteoperatividad entre los asistentes.

En julio se efectuó una nueva edición del ejercicio naval internacional Teamwork South (TWS) que congregó a unidades de la Armada de Chile y personal y medios del Comando Sur de las Fuerzas Navales de Estados Unidos (Usnavso), Cuarta Flota y Destroyer Squadron 40. La actividad permitió verificar e intercambiar procedimientos en operaciones antisubmarinas, ataques a unidades de superficie y operaciones aéreas con helicópteros y mejorar la preparación de las fuerzas contribuyendo a estrechas lazos entre las dos marinas.

Del 19 al 24 de agosto se desarrolló el ejercicio naval combinado Viekaren, evento anual que se realiza desde el año 2000 y que tiene como propósito verificar el nivel de interoperabilidad entre las armadas de Chile y Argentina para enfrentar situaciones de emergencia y rescate de personas en las aguas del canal Beagle. Viekaren contempló diferentes escenarios de siniestros en los que se desarrollaron operaciones de búsqueda y salvamento, atención y aeroevacuación de heridos, prácticas de remolque además de buceo combinado diurno y nocturno 

Apoyo a la comunidad

 

La Armada de Chile ha estado presente con personal y medios brindando protección y seguridad a la población y apoyando las labores de extinción de incendios forestales que afectaron a comienzos de año varias comunas del país

El Gobierno decretó el martes 5 de febrero Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe en la región del Biobío ante el peligro y daño provocado por una seguidilla de incendios forestales en zonas rurales y urbanas. En el puesto de Jefe de la Defensa Nacional (JDN) fue designado el comandante en jefe de la Segunda Zona Naval, contraalmirante Carlos Huber, con el fin de apoyar la prevención y el combate de siniestros; adoptar todas las medidas necesarias para evitar riesgos; dar tranquilidad a la población y facilitar labores de evacuación y rescate.

La Aviación Naval empleó un avión de exploración aeromarítima Airbus DS P-295 Persuader del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 para guiar y coordinar el lanzamiento de agua de la aeronave McDonnell Douglas DC10-30 Ten Tanker. Además utilizó un helicóptero AS365 Dauphin y un avión de vigilancia costera Vulcanair P68 Observer 2 del Grupo Aeronaval Talcahuano y dos AS332L Super Puma del Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 en tareas de vigilancia y reconocimiento de focos de incendio en el Biobío.

El Cuerpo de Infantería de Marina (CIM) desplegó más de 700 efectivos para operaciones de vigilancia y patrullaje diurno y nocturno tanto en carreteras y caminos rurales de las comunas de Tomé, Penco, San Pedro de la Paz, Coronel, Lota y área norte de Arauco. Cabe destacar el envío de la Compañía IM N°213 y la Compañía IM N°212 del BIM N°21 Miller de la Brigada Anfibia Expedicionaria (BAE) que zarparon desde Valparaíso rumbo a Talcahuano para reforzar al Batallón de Infantería de Marina N°31 Aldea.

Estado de Emergencia

 

El Gobierno de Chile decretó el 19 de octubre Estado de Excepción Constitucional de Emergencia en comunas de provincias de las regiones Metropolitana, Valparaíso y Biobío a raíz de violentos disturbios provocados por el alza tarifaria del tren subterráneo de Santiago que se extendieron posteriormente por el resto del país desencadenando una ola de protestas y destrucción de propiedad pública y privada a lo largo del país.

Se designó en la región de Valparaíso como JDN al comandante en jefe de la Primera Zona Naval, contraalmirante Juan Andrés de la Maza, mientras que en la provincia del Biobío fue nombrado el comandante en jefe de la Segunda Zona Naval, contraalmirante Carlos Huber, quienes asumieron el mando de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública que se encontraban en el área declarada bajo Estado de Emergencia.

Las autoridades determinaron la adopción de toque de queda limitando el desplazamiento de las personas en el horario fijado para controlar la situación y retomar la normalidad, además de garantizar el orden y la seguridad pública efectuando patrullajes y vigilancia de lugares estratégicos.  

El CIM utilizó vehículos ligeros y camiones multipropósito Kia para trasladar al personal que se enfocó en el control de actos de violencia, vandalismo, delincuencia y saqueos en estas dos regiones además de Tarapacá y Punta Arenas. La institución empleó además helicópteros UH-57B Jet Ranger, AS365 Dauphin y HH-32 Super Puma en tareas de reconocimiento y vigilancia.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje